eldiario.es

Menú

PNV y EHBildu rechazan ingresar medio millón anual por publicidad en Bizkaibus

El PSE proponía instalar publicidad exterior como se ha hecho en las unidades de Bilbobus, donde ha generado unos ingresos adicionales de 360.000 euros para las arcas bilbaínas.

Aunque con matizaciones diferentes, jeltzales y abertzales tumban una propuesta con la que sí se mostraron de acuerdo sus compañeros en el Ayuntamiento.

Las Juntas instan a la concesionaria de la AP-8 a no modificar de forma “lesiva” las condiciones laborales de sus trabajadores.

- PUBLICIDAD -

¿Le importaría a usted que en las unidades de Bizkaibus figuraran otros logotipos además de su característica mancha verde si con ello se consiguen unos ingresos adicionales para abaratar el precio del billete o mejorar el servicio? A EHBildu y al PNV sí les importa. En la comisión de Transportes de este viernes de las Juntas Generales ambos partidos han votado en contra de una proposición no de norma del PSE para que la Diputación instale publicidad en sus autobuses siguiendo la estela del Ayuntamiento de Bilbao. El pretexto ha sido que se perjudicaría la imagen corporativa de la empresa pública. Según los cálculos del PP, estos ingresos adicionales podrían suponer medio millón de euros anual para las arcas públicas vizcaínas.

Existe ya un precedente cuyos resultados son ya palpables. El Ayuntamiento de Bilbao, con apoyo de todos los grupos, decidió ejecutar esta misma medida con su servicio Bilbobus y esto ha supuesto unos ingresos adicionales de 360.000 euros anuales. Aunque los junteros han puntualizado que existen diferencias entre el posible impacto de la publicidad en el transporte urbano, que siempre se desplaza por ciudad, y en el interurbano, cabe suponer que los cálculos de los populares no andan desencaminados. Especialmente si se tienen en cuenta el mayor número de unidades que compone la flota de Bizkaibus, 262 frente a 152, y el mucho mayor ámbito geográfico que abarcan.

¿Y entonces cuál es el problema? Tanto el PNV como EHBildu han argumentado que se perjudicaría la imagen corporativa de los autobuses públicos de Bizkaia con algunas matizaciones diferenciadas. Los jeltzales han subrayado las diferencias entre el ambiente urbano y el interurbano. “Parece que tiene más sentido poner publicidad en los autobuses sólo cuando van por ciudad”, ha argumentado el juntero Jon Larrea. EHbildu, por su parte, ha preferido centrarse en la falta de concreción sobre el destino de los ingresos extra. “¿En qué va a mejorar la publicidad el transporte público vizcaíno?”, ha preguntado Aitor Torre. “No nos parece adecuado romper la imagen corporativa sin un plan que defina a qué se van a dedicar esos ingresos”, ha añadido.

En contrapartida, el PSE cree que la imagen de Bizkaibus no se ve comprometida por instalar publicidad. “¿Acaso hemos deteriorado la imagen del Athletic por manchar la camiseta?”, ha preguntado el portavoz socialista Joaquín Colmenero. Dirigiéndose a EHBildu, Colmenero les ha recordado en referencia a Gipuzkoa que donde tienen responsabilidades de gobierno sí han tomado decisiones parecidas. “Estamos en una situación demasiado complicada para renunciar a estos ingresos adicionales”, ha criticado el juntero del PSE.

El PP, por su parte, se ha mostrado de acuerdo desde el primero momento con la propuesta socialista e incluso la ha enmendado para que también se instale publicidad interior en los autobuses. “Que quede claro que son ustedes y no nosotros los que rechazan este medio millón de euros”, ha declarado su portavoz, Jesús Isasi, en referencia al PNV y a EHBildu.


Conflicto en la AP-8

En el transcurso de la comisión de Transportes, se ha adoptado un posicionamiento ante el conflicto que enfrenta a trabajadores y empresa concesionaria de la autopista AP-8. GEBISA, de la que depende la gestión de la vía, anunció a finales del año pasado a su plantilla una serie de modificaciones de sus condiciones laborales que han puesto en pie de guerra a los sindicatos. Las Juntas han instado a la Diputación y a la empresa pública Interbiak a garantizar que GEBISA no haga cambios que puedan resultar “lesivos” para sus trabajadores.

La proposición ha salido adelante con el apoyo de EHBildu, PSE y PP y la abstención del PNV. En opinión de la portavoz nacionalista Nerea Ahedo, a las Juntas Generales no les corresponde “entrar en la organización interna de una empresa”, aunque, como en este caso, se trate de una compañía que gestiona un servicio público y que recibe parte de sus ingresos directamente de las arcas de la Diputación. “Les aseguro que Interbiak en ningún caso aceptará un empeoramiento de la calidad del servicio para los usuarios o rescisiones de contratos no consensuadas con los trabajadores”, ha matizado Ahedo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha