eldiario.es

Menú

¿Cabe el socialismo en un estado débil?

La creación de nuevos Estados en base a discriminaciones económicas, clasistas o raciales, constituye una ignominia que sufren en su honor y dignidad las personas o ciudadanos de quienes se separan los prepotentes

- PUBLICIDAD -

Mi respuesta es implacable: ¡No!

Por eso, -llámense cómo se llamen: regiones, nacionalidades o naciones-, las Comunidades Autónomas deben servir al Estado y además servir para que el Estado no se convierta en el Leviatán que propugnaba Hobbes, aunque tampoco en un mero territorio que aglutina, como pretenden que sea algunas fuerzas políticas nacionalistas, y algunas otras como Podemos, que no siendo tal se comportan como útiles colaboradoras de sus métodos. Quienes defienden el “derecho a decidir”, como una estación intermedia para reivindicar, y después conseguir, la independencia de sus territorios y sus poblaciones, no se diferencian mucho de quienes defienden dicho derecho pero no se posicionan respecto a su ejercicio y su posicionamiento en el hipotético caso de que tal derecho se desarrolle.

Lo que está en juego es la libertad de los individuos, y qué posibilidades tiene cada cual de vivir del mismo modo, con la misma holgura y dignidad con que viven sus vecinos en el Mundo. En España aún están pendientes algunas disquisiciones y debates que responden a tiempos tan pasados que ya deberían estar superados. En España se producen situaciones que, aunque interesadamente se equiparan, tienen muy poco que ver entre sí, porque siguen caminos y evoluciones bien diferentes, y porque incluso quienes deberían ayudarse y echarse una mano para alcanzar objetivos “iguales”, dicen querer llegar a dichos objetivos mediante estrategias diferentes.

Las cuatro unidades a las que me refiero son Cataluña, Euskadi, Galicia y Canarias. Ahora que las Instituciones catalanas andan cuestionando todo, que invitan a las fiestas reivindicativas de su singularidad y sus derechos históricos (e histéricos) a los nacionalistas de los otros territorios, Euskadi sigue una estrategia muy diferente para reivindicar y definir su soberanía, y Galicia mantiene su “servidumbre” a una oligarquía tan española como españolista a cambio de que le dejen cantar y bailar muñeiras y hablar en su vieja lengua, el “galego”. De Canarias hay poco que decir porque sus características propias y su ubicación a medio camino de España, de América y de África las convierten en dependientes de quien mejor puede protegerlas, es decir España.

El jarrón de barro que es este Estado llamado España presenta fallas, hendiduras y rajas que deben ser restauradas desde la sensatez

Hay veces que los análisis políticos no pasan de lo obvio. Un cambio puramente formal, como consecuencia de un desarrollo tan inevitable como inconcluso (todo será “inconcluso” mientras el tiempo perdure), nos lleva a negar costumbres o comportamientos que no solo no han cambiado con el paso del tiempo, sino que nunca van a poder cambiar. Por eso cuando algunos pretenden cuestionar el papel que han de ejercer los Estados en su relación con los ciudadanos, y los enfrentan a otras formas de representación social y política, -regiones, nacionalidades, naciones…-, en muchos casos solo están renunciando a principios éticos, aunque pueda parecer justamente lo contrario.

En nuestro mundo, tan lleno de diferencias como injusticias, los grandes principios éticos apenas son aplicados para suavizar los rigores, arduos y penosos, con que viven los ciudadanos. El Estado, y sus poderes, apenas protegen los derechos básicos que siempre van encadenados unos a otros, como son la justicia, la igualdad y la solidaridad. Sin embargo no escatiman esfuerzos para garantizar unidades territoriales indivisibles que provocan en sus habitantes pensamientos y posiciones implacablemente contrarias a las que mantienen sus vecinos. Del mismo modo se van generando identidades caprichosas basadas en usos y costumbres, incluso en modos de hablar, que terminan por imponerse cualitativa y cuantitativamente al debate de los principios éticos.

Quienes reivindican independencias territoriales, negando legitimidad a los Estados pluriterritoriales o plurinacionales, están discriminando negativamente a unos ciudadanos respecto de los otros. La unión de Estados, mediante fórmulas aglutinadoras que equiparen a los ciudadanos de un Estado con los de los otros, ha de ser un objetivo encomiable. La creación de nuevos Estados en base a discriminaciones económicas, clasistas o raciales, constituye una ignominia que sufren en su honor y dignidad las personas o ciudadanos de quienes se separan los prepotentes.

Y bien. España es un Estado. Las fuerzas políticas que aspiran a gobernar en dicho Estado reclaman para sí mismas “unidad”. “No podemos convertirnos en nuestros propios enemigos, es hora de reconstruir el partido, de restañar heridas y buscar la fuerza de la unidad”, ha dicho Patxi López en relación a la crisis que vive el PSOE. Y yo creo que también está en crisis el concepto “Estado”, pero no es necesario destruirlo porque nos parezca anticuado, ya que solo un Estado firme puede garantizar los derechos de los ciudadanos. Un Estado quebradizo, como lo está siendo ahora mismo España, solo produce inseguridad, pues se puede verter su contenido por las innumerables rajas que presenta.

El jarrón de barro que es este Estado llamado España (mientras no se demuestre lo contrario) presenta fallas, hendiduras y rajas que deben ser restauradas desde la sensatez, a sabiendas de que un Estado debe proteger y no atosigar. Para ello las partes del jarrón, -asa, vientre, fondo, boca…-, han de mantenerse en las óptimas condiciones. ¿Imagináis un jarrón sin asa, sin embocadura, o sin fondo? Pues yo sí lo imagino, porque no podría contener ni conservar nada en su interior, es decir, no sería un jarrón… Ni tendría sus fabulosas propiedades.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha