eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Josu Montalbán

Josu Montalbán  (Zalla, Bizkaia, 1952). Escritor y colaborador de prensa. Cursó Medicina en la Universidad de Bilbao, aunque posteriormente ha desarrollado su trabajo en la política. Ha sido diputado foral de Bienestar Social (1988-1995) y de Urbanismo (1995-1999), de la Diputación Foral de Bizkaia. Portavoz del Grupo Socialoista en las Juntas Generales de Bizkaia. Diputado en las Cortes Españolas por el PSE(EE)-PSOE durante la IX Legislatura. Colaborador en diferentes medios de comunicación, es autor del libro "El Doctor Areilza. El Médico de los Mineros", así como de varios poemarios de juventud como "Caminando hacia Ella", "Polvo y Tierra"...

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 115

Pablo Iglesias y el referendo de Podemos

Los dos líderes de Podemos, Pablo e Irene, -unidos no solo por ostentar dicho liderazgo sino también por compartir las mieles de Cupido que, según parece, ha unido sus corazones con la misma flecha amatoria-, quieren dar una lección de Democracia al someter dicho liderazgo al refrendo de sus bases. Al menos tendrán sus militantes una semana para votar, pero el resultado de tal, que no resolverá casi nada, tampoco servirá para dejar herida de muerte a la formación. Porque bien poco importa que sus bases opten por mantenerles en el liderazgo o no, son ellos los que se han puesto en la picota con la absurda y mezquina decisión de obrar como, según habían proclamado, nunca serían capaces de hacerlo, pues ese comportamiento viciado era el que tenían sus adversarios, a los que ellos elevaron a la condición de enemigos.

Si las bases les dicen que se queden estarán justificando su comportamiento, y si les dicen que deben irse la formación sufrirá un deterioro organizativo de difícil cuantificación. Los primeros posicionamientos son bien explícitos, porque quienes ocupan los puestos más altos en el escalafón de Podemos, o guardan un silencio tan cobarde como cómplice, o simplemente guardan silencio, en todo caso “guardan” algo y no se expresan lo suficiente, semejando de ese modo el comportamiento de cualquier partido político conservador. Después de haber visto el comportamiento de los populares del PP con la Sra. Cifuentes es evidente que el rigor silencioso con que los líderes “podemitas” están escondiendo a Iglesias y Montero participa de las mismas características. Los procesos, salvando que responden a causas diferentes, están siendo tratados con terapias idénticas, -suavizar la sintomatología adversa-, desde diagnósticos igualmente valorados. Tal como los populares quitaban importancia a lo achacado a la Sra. Cifuentes, se resta importancia al hecho de que la adquisición de la mansión por parte de Pablo Iglesias resulta a todas luces estridente. Por eso lo que más pena da es que el redentor de los humildes se haya erigido en un soberbio a las primeras de cambio.

Seguir leyendo »

¡Oh, Puigdemont!

Desde hace algún tiempo me viene asaltando una inquietud, o una duda, qué más da. Concretamente desde que Puigdemont puso pies en polvorosa y huyó lejos de su terruño. Esta duda o inquietud, qué más da, me surgió mientras escuchaba la canción de José Luis Perales en la que el motivo principal, contenido en su estribillo, lo constituyen una serie de preguntas: “¿Quién es él? ¿En qué lugar se enamoró de ti? ¿De dónde es? ¿A qué dedica el tiempo libre?”. La verdad es que la pregunta más difícil de responder, en lo que se refiere al Sr. Puigdemont, es la cuarta, porque su tiempo libre es mucho, y el ocio excesivo suele desembocar en ocurrencias mucho más que en juiciosas reflexiones.

El Sr. Puigdemont tiene demasiado tiempo libre que emplea, -supongo yo-, en ejercer a su modo esa especie de poder vacuo y estéril que no está fundamentado en la autoridad sino en el atrevimiento. Su huida, pertrechada desde la cobardía más alevosa, le ha convertido en una especie de tótem al que adoran los catalanistas sin otra finalidad que evitar nuevos sacrificios. A lo largo del tiempo ha quedado demostrado que Puigdemont es un provocador empeñado en convertirse en una divinidad. De momento se ha convertido en la fuente de la que emanan los oráculos de los dioses catalanistas. Como si de un dios se tratara, se le venera, se le respeta como si fuera infalible, se le honra como si fuera un dechado de virtudes, y quizás incluso se le teme. Por eso él, que sabe todo esto, muestra una sonrisa excesivamente cínica y simula constantemente una seguridad y una autosuficiencia desafiantes. Los que, víctimas del procés, fueron incluso encarcelados en España, ya han sido olvidados. Permanecen a la sombra, esperando que Puigdemont se decida a hablar y proponer cosas desde su torre de marfil, sometidos a ese Artículo 155 que podría ser levantado si el “gobierno catalán” abandonase su cerrazón, dejase de provocar un conflicto tras otro y se aviniera a cumplir la Ley de todos. Pero Puigdemont no está por la labor, mientras se pasea ahora por Berlín (antaño lo hacía por Bruselas) procurando olvidar incluso las semblantes atribulados de sus compañeros de gobierno encarcelados, y de los líderes de ANC y de Omnium.

Seguir leyendo »

El populismo a escena

Ya hace algunos años que los partidos políticos se han entregado a un populismo que sólo resulta rentable para quienes lo practican, pero muy poco para la colectividad. Conforme las ideologías clásicas fueron abandonando ideas, e incluso principios, los populismos avanzaron y se pusieron al frente del cotarro. Nunca será mejor utilizada la palabra “cotarro”, pues su significado es en una de sus acepciones “colectivo de personas en estado de agitación o nervios”. De modo que los partidos políticos, más bien conglomerados, se han entregado a una estrategia de agitación que aprovecha cualquier desorden para erigirse en ordenador o calmante de los caos y las iras.

Tal parecen Podemos y Ciudadanos, cada uno en su lado, que nunca usan las viejas palabras con que se definieron las ideologías. Si a Podemos se le debe adscribir en la izquierda política, cabe advertir a sus líderes las escasísimas ocasiones en que usan términos como “socialismo” o “comunismo” (a pesar de su coalición con los antiguos comunistas de IU), u otros términos característicos de las ideologías de la izquierda. Y si a Ciudadanos se le adscribe a la derecha política, igualmente cabe destacar la escasa frecuencia con que recurren a términos como “liberalismo económico” o “conservadurismo”. Resulta evidente que unos y otros han surgido para recoger los votos que han ido cayendo de las izquierdas y derechas tradicionales, afectadas por su propia ineficacia para resolver debidamente las crisis socioeconómicas y de convivencia.

Seguir leyendo »

Anatomía del comunicado de ETA

"Con varios ademanes horrorosos / los montes de parir dieron señales", de este modo empieza una de las fábulas de Samaniego, pero el final no puede ser más desalentador: "Estos montes, que al mundo estremecieron / un ratoncillo fue lo que parieron". Debidamente interpretada la fábula da la impresión de que Samaniego hubiera asistido a ese final de ETA que nos ha sido anunciado hace pocos días, pero Samaniego vivió en la segunda mitad del siglo XVIII, y ya estamos en el XXI.

¿Qué ha sido, sino un ratoncillo, el parto-comunicado de ETA al Pueblo Vasco, que alguien ha titulado 'Declaración sobre el Daño Causado'?  La verdad es que el comunicado es mejor que nada, pero las expectativas han quedado en un 'déjà vu' que apenas sirve para mitigar la curiosidad de quienes seguimos esperando que ETA se vaya, que ETA nos deje tranquilos, recomponiendo nuestras vidas, arreglando las familias a las que el miedo dispersó, permitiéndonos honrar a quienes murieron asesinados y acompañar a quienes fueron víctimas de atentados en los diferentes grados de consecuencias. Los etarras han parido un ratoncillo remiso y asustado que, recién salido del vientre maldito de la Organización, ha corrido a refugiarse lejos del lugar en el que ETA actuó con mayor frecuencia. Que ETA haya circunscrito sus pronunciamientos, acciones de desarme y demás actos solemnes a Francia, aunque el noventa por ciento de sus matanzas y destrozos fueran en España, demuestra su cobardía y su miseria moral.

Seguir leyendo »

25 años de la unión PSE-EE: mereció la pena

Hemos celebrado recientemente una conmemoración singular, la de los 25 años de la unión de PSE y EE para formar el PSE-EE(PSOE). Probablemente, y a fuerza de ser sincero, me atrevo a afirmar que la “convergencia” (así se denominó) de ambos llegó con, al menos, diez años de retraso. Durante esos diez años ambos partidos rivalizaron, irracionalmente, para mostrar quién de ambos era más “izquierdoso” y quién de ellos era más vasco. Fue un tiempo sombrío, oscuro y estéril, en el que eran frecuentes los desencuentros entre ambas formaciones porque las disputas priorizaban la identidad nacional sobre la ideología social. Ese fue un gran error que retrasó la convergencia y dejó a muchos fieles de izquierdas abandonados por el camino.

EE fue la estación de llegada de quienes iban abandonando el sentido puramente revolucionario del "patriotismo vasco" (abertzalismo). Su relación con ETA-pm cuestionaba su sentido democrático. Durante la década de los ochenta EE sufrió profundas transformaciones que culminaron en la solicitud de ingreso en la Internacional Socialista, en que ya estaba el PSOE, iniciándose un proceso de acercamiento al PSE que culminó en la fusión “con objeto de convertirse la nueva formación en una alternativa al PNV en el Gobierno de Euskadi”. Hay que subrayar el importante papel jugado por Bandrés, pero sobre todo por Mario Onaindía, que fue el gran muñidor de aquella convergencia (PSE-EE), junto con los socialistas vascos Benegas y Jáuregui, como máximos impulsores.

Seguir leyendo »

Visiones de la farsa catalan(ist)a

Cuando, hace unos cuantos meses, Puigdemont tomó el camino de su "exilio" particular, no fueron pocos los políticos catalanes que recapacitaron. Bastantes de ellos comenzaron a declarar ante los Tribunales con cierta mesura, -o quizás fuera cobardía-, con el único objeto de eludir o aminorar sus posibles condenas. Unos rechazaban expresamente la DUI (Declaración Unilateral de Independencia) que con tanta insistencia habían vitoreado, otros abrazaban la legalidad, y unos y otros se posicionaban en el ámbito de la inocencia que les evitaría la cárcel. ¿En qué han desembocado tal cúmulo de reacciones?

Me asombra que los españoles y españolas (no solo los catalanes), de pronto, nos hayamos dotado de tantos conocimientos jurídicos como para convertir al Juez Llarena en un corrupto vengativo al servicio exclusivo del Gobierno, pero así ha sido, de modo que he salido a la calle y los que se dicen más sabihondos y entendidos primero le tachan de fascista y luego hacen profesión de fe a favor de los 'indepes' catalanes recurriendo a los beneficios e idoneidades del diálogo entre las partes. Y resulta que el diálogo que asunto requiere no ha de ser una mera disputa de barra de bar o patio de vecinos, sino que precisa de modos y maneras mucho más cuidados y respetuosos. Todos deben saber que las Leyes pueden ser más o menos atinadas, incluso inapropiadas, pero han de ser inviolables en tanto, mediante procedimientos parlamentarios legales, sean cambiadas.

Seguir leyendo »

Cataluña hospitalaria (A pesar de todo)

El procés catalán  empieza a pesarle demasiado al pueblo catalán porque no solo obedece a posiciones políticas o territoriales que, pudiendo ser resueltas o suavizadas mediante el debate o la negociación, está presentando muchas dificultades, sino que empieza a mostrar signos de una enfermiza intransigencia.

No parece que se esté viendo por ningún lado ningún propósito de enmienda. Nada invita a prever que la insolencia con que se comportan los responsables catalanes pueda derivar hacia un acuerdo de convivencia entre los catalanes independentistas y el resto, es decir los autonomistas. En menos de veinticuatro horas Cataluña ha vivido dos espantadas muy significativas que, obedeciendo a asuntos bien diferentes, culminan en la misma actitud o característica. Ahora mismo los independentistas catalanes, llevados por un ramillete de atrevidos que meten su mano en cajas de caudales cuyos caudales proceden de fuentes tan dudosas como marrulleras, están haciendo el más flaco de los favores que se puede hacer a la catalanidad. Los catalanes, incluida la gran mayoría de los partidarios de la independencia, son ciudadanos capaces de sentir los vínculos de pertenencia con la debida sensatez, cuidando que los vínculos de ciudadanía sin más, es decir los vínculos más normales, que son los que influyen realmente en las vidas compartidas, no sufran en exceso.

Seguir leyendo »

Procés catalán: se amontonan los papeles

… se embarullan las palabras, todo es falso, nada es cierto, todo es cierto, nada es falso…

En mi constante puesta al día sobre el famoso 'procés catalán' ya he pasado por todos los trances posibles: la sorpresa, la previsión, la constatación, la certeza y, sobre todo, la duda. El procés catalán se ha convertido en una obsesión desde que, con motivo de la proclamación ritual de la república catalana el 27 de Octubre el Estado se viera en la obligación de aplicar el denostado Articulo 155 de la Constitución. En aquel momento el mapa catalán, -no solo el geográfico o territorial, también el social y económico-, comenzó a avivarse, diversificó sus paisajes y escenarios, confundió a unos y a otros, a quienes siendo favorables a la “cruzada” catalana creían que sus “puigdemontes” obraban en sus cabales, y a quienes se mostraban ajenos al conflicto que se desencadenaba de forma tan irresponsable como escandalosa.

Seguir leyendo »

Puigdemont

"Todo ha sido consumado", Jesucristo Crucificado.

De haberlo sabido, siquiera atisbado como una posibilidad remota, habría hecho acopio de noticias, reseñas u opiniones relativas al llamado 'procés catalán', pues al fin ha devenido en un interminable culebrón en el que no faltan actores de toda condición: trágicos, cómicos, dramáticos o bufos… Y da la impresión de que asistimos al cierre del 'procés', al menos en su representación, pues no en vano su artífice y protagonista principal ha pronunciado, con una solemnidad desbordante, la fatídica frase: "Esto se ha terminado".

Seguir leyendo »

Procés catalán: ¡Ni el apuntador!

La obra que se ha venido representando ha sido 'El procés catalán'. ¿Se trata de una comedia, una tragedia, quizás una tragicomedia, un drama, o se ha quedado en una especie de opereta bufa, un sainete, o un sencillo entremés? ¡Qué más da! Lo cierto es que la sala teatral en la que se ha venido celebrando la sesión está siendo abandonada incluso por quienes resultan imprescindibles en la representación. El elenco de actores está quedándose en una sencilla muestra del que fue en el inicio de la obra, cuando se alzó el telón. El attrezzo o utilería permanece allí, pero tan desocupado como inútil.

Las bambalinas cuelgan aún, ocultando lo poco vistoso y oscuro, y dando vistosidad a los colores (principalmente el amarillo) que dan un sentido especial a la obra. Todo permanece, pero el libreto está ahora mismo cerrado a cal y canto, como si esperara que alguien viniera a escribir en sus páginas los diálogos y guiones de la obra. Aunque se trata de una obra que se ha intentado representar en ocasiones anteriores, da la impresión de que algunos factores 'extraños' han cubierto de moho las páginas a la vez que una pátina de olvido ha cubierto la memoria de los actores.

Seguir leyendo »