eldiario.es

9

Josu Montalbán

Josu Montalbán  (Zalla, Bizkaia, 1952). Escritor y colaborador de prensa. Cursó Medicina en la Universidad de Bilbao, aunque posteriormente ha desarrollado su trabajo en la política. Ha sido diputado foral de Bienestar Social (1988-1995) y de Urbanismo (1995-1999), de la Diputación Foral de Bizkaia. Portavoz del Grupo Socialoista en las Juntas Generales de Bizkaia. Diputado en las Cortes Españolas por el PSE(EE)-PSOE durante la IX Legislatura. Colaborador en diferentes medios de comunicación, es autor del libro "El Doctor Areilza. El Médico de los Mineros", así como de varios poemarios de juventud como "Caminando hacia Ella", "Polvo y Tierra"...

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 135

Tiempo de zozobra, tiempo de arrojo

Ignoro ahora mismo en qué va a quedar la formación del nuevo Gobierno de España. Unos y otros mantienen sus posiciones rotundas e inamovibles. Durante, ya, cuatro meses todo han sido noticias absurdas sobre las actitudes de los líderes políticos y de sus respectivas formaciones. Ni los vencedores ni los perdedores han demostrado ser conscientes de que debían hacer una lectura responsable de los votos para que sus reacciones posteriores, a la hora de decidir la formación del nuevo gobierno, no movieran al desprecio de sus opiniones respectivas.

El resumen es que, cuatro meses después, España sigue sin un Gobierno estable (ni inestable) que pueda administrar el nuevo tiempo que se avecina. Ciertamente, a la vista de los números, no resulta nada fácil llegar a la cifra de 176 escaños que es necesaria para entronizar al nuevo Presidente, pero lo más difícil está resultando ser doblegar la porfiada intransigencia de los líderes derrotados (Casado, Rivera e Iglesias), que tiran de oportunismo para convertir al líder más votado, -y, por tanto, preferido por la mayoría de los españoles-, en una especie de muñeco de pimpampum, a lo que en alguna medida colabora él mismo con su escasa contundencia para tomar la decisión más correcta.

Seguir leyendo »

¿Es una nación Castilla-La Mancha?

A veces el cortoplacismo y la inmediatez -que casi siempre responden al oportunismo- convierten el debate político en un ejercicio nada riguroso que somete la política a las conveniencias de un momento o de un grupo indeterminado de ciudadanos en lugar de tratarla como lo que es: "ciencia (y actividad) que trata del gobierno y la organización de las sociedades humanas, especialmente de los Estados". Los políticos, cuando ejercen el debate en su materia, deberían tener en cuenta el sentido y alcance de las definiciones para obrar con rigor, y no para interpretar las definiciones según su antojo o conveniencia. Ved lo que ha dicho un dirigente de un partido político vasco, para más inri de izquierdas: "Castilla-La Mancha es una nación, ¿por qué no? Tiene sus particularidades, su cultura y cuestiones que le diferencian de otras comunidades. Puede profundizar en su autogobierno y tendrán un autogobierno conforme a su identidad".

Y bien, yo que siquiera ejerciendo el turismo vacacional he visitado las cinco provincias (¡bellísimas!) de tal Castilla, y he admirado tanto su naturaleza como sus monumentos, no dudo de que habrá quienes hagan una lectura floja y poco exigente de lo dicho por el líder socialista para darle toda la razón. Me permito, con la misma flojedad irresponsable, conceder la condición de 'nación' a La Alcarria y a otras comarcas o parajes regionales que son conocidos por sus nombres propios… Pero bien sé que cuanto estoy diciendo sirve para bien poco, prefiero aceptar la definición contenida en el diccionario que, a pesar de todo, tampoco servirá para resolver las dudas que con tanta frecuencia y ligereza se desatan en el discurso político y en las reyertas, dialécticas o formales, que protagonizan los líderes políticos.

Seguir leyendo »

El nuevo estatuto: los tres proyectos y el trilerismo

Desde el primer momento pensé que no es necesario elaborar un nuevo Estatuto para los vascos. En todo caso el Estatuto actual, que algunos han tachado de “inservible” y viejo, a pesar de que hayan pasado todo el tiempo desde que fue aprobado negándole e ignorándole, es un documento vivo, y siempre activo, que admite modificaciones puntuales, si bien es totalmente válido y útil en su punto de partida, en su mensaje interior y en su objetivo último y definitivo. Pero ha surgido un momento en que el vocerío procedente del Parlamento Vasco, coincidente en el tiempo con el fin de los atentados etarras y la escuálida entrega de armas, sugirió que se encargara a un grupo de expertos la elaboración de un “nuevo” Estatuto.

Exactamente se habló, y se habla, de un “nuevo” Estatuto. Paradójicamente “nuevo”, porque no habiéndose desarrollado del todo el ya “viejo”, al parecer debería haberse omitido el calificativo. El resultado es “desesperanzador”, desde mi punto de vista, porque los diferentes partidos, y sus líderes, lejos de convertir el Estatuto reformado en punto de llegada, lo han utilizado como un lugar de disputa, casi un punto de partida. Los expertos elegidos lo han sido más por sus vinculaciones y adscripciones ideológicas concretas que por sus cualificaciones, estas sí suficientemente contrastadas. Pero, ¿qué debe hacer un experto enviado por un partido concreto, cualquiera que sea el partido? ¿Qué esperan de él quienes le han propuesto para tal encomienda? Principalmente que sea fiel a la voz que le ha pedido su colaboración… Y en este caso que nos ocupa es evidente que, con pequeñas variaciones, en los temas espinosos cada experto optará por arrimar el ascua a su sardina, no dejando que con su ascua se caliente ni una sola de las ascuas ajenas.

Seguir leyendo »

"El tiempo pasa....."

Pablo Milanés hizo famosa una simple frase, archiconocida por quienes van llegando a la madurez, a esa edad que nos aproxima a la cumbre, al “éxito”, a ese punto que no somos capaces de superar plácidamente y nos provoca melancolía. Decía Pablo Milanés que “el tiempo pasa y nos vamos poniendo viejos”.

No es malo llegar a viejos, más bien es malo no llegar a viejos, sobre todo, es muy malo sentir que la vida se va escapando, huidiza, sin que hayamos hecho acopio de vivencias y experiencias inolvidables. Nada hay más triste que se ve predestinada al olvido. Cuando repasamos nuestro trayecto por la vida, y no encontramos momentos inolvidables, o trances memorables que alimenten nuestro orgullo interior, corremos el riesgo de desear nuestro propio olvido. Entonces, cabizbajos, nos condenamos a nosotros mismos a durar sin más, a perdurar sin ningún aliciente, únicamente aleccionados porque nos asusta el miedo a morir, mucho más que la ilusión por vivir.

Seguir leyendo »

Ahora sí: ¡Sí!

Acabó la incertidumbre. El 93 % del 63 % de mis compañeros y compañeras del PSOE han votado qué es lo más idóneo para su partido: hacer un Gobierno con Unidas Podemos para España. Aún no sabemos cómo se configurará, ni sabemos el programa que deberá desarrollar. Tampoco sabemos si Unidas Podemos, -es decir, sus “inscritos”, que parece ser una nueva forma de militancia, desde luego mucho menos “militarizada” que la del “afiliado” y, por ello, menos comprometida y responsable de sus actos y ante sus actos consumados-, va a decir que “sí” a ese Gobierno de coalición. Por si fuera poco, también Izquierda Unida ha convocado a sus huestes, al margen de las de UPodemos, para dar la impresión de que esto va en serio… Y más aún, ERC ha ideado una pregunta para formular a sus bases, que tanto va a servir, sea cual sea el resultado, para favorecer el sí como el no a un futuro Gobierno de coalición.

Quienes pagamos la cuota de afiliación a un partido político sabemos desde el primer día que tal afiliación nos obliga a ser condescendientes y disciplinados, que son dos formas de ser virtuosos. Ahora nos queda que los inscritos de Unidas Podemos voten en la misma dirección que los afiliados del PSOE, y que ERC oculte sus arteras (¿?) intenciones, esas premisas con las que ha venido arremetiendo contra el PSC, contra el PSOE, contra el Gobierno Central y contra el Presidente Sánchez… Porque nada de todo eso se ha aclarado durante la última campaña, ni después de conocidos los resultados que llevaron a Pedro Sánchez y a Pablo Iglesias a tomar la decisión express.

Seguir leyendo »

Apuntes de la 'campaña electoral reducida'

Desde el primer instante de este viernes 1 de Noviembre, -curiosamente Día de Todos los Santos en los calendarios-, ya estamos en Campaña Electoral, y como en esta ocasión la campaña ha quedado limitada a nueve días escasos (más el consiguiente Día de Reflexión), habrá que aligerar el paso y hablar, quienes tengan que orar o predicar, con mayor celeridad, quizás usando frases en sentido figurado o pronunciando las palabras de forma atropellada.

Caben otras posibilidades, por ejemplo, que la labor de prédica, durante estos nueve días, la protagonicen más personas, más o menos el doble que en las campañas que han durado quince días. O bien que se programen más de dos actos cada día, en los que los líderes proclamen sus virtudes. Esto iría en detrimento del número de asistentes a los actos, dado que los ciudadanos emplean al menos ocho horas diarias en dormir, nueve horas para servir a la honorable acción de trabajar para ganarse el pan con el sudor de su frente, y tres o cuatro horas, como mínimo, para comer y hacer las labores domésticas y familiares. Esta distribución horaria nos deja poco tiempo para el ocio o el divertimiento, de modo que el hecho de acudir a actos políticos o mítines solo será posible, y se hará con agrado, si la discreción política del partido de cada cual genera optimismo suficiente y despierta ilusiones.

Seguir leyendo »

De Franco… (Y acabo)

Quienes más satisfechos deberían sentirse con la exhumación de Franco y su salida del Valle de los Caídos deberían ser sus partidarios, sus nostálgicos y, sobre todo, sus familiares. Los demás, los que consideramos que dicha exhumación es “un triunfo de la Democracia”, deberíamos verlo con más naturalidad porque aunque es verdad que nuestra Democracia -ya hace tiempo consolidada gracias al esfuerzo de los españoles, capaces de ejercer el “borrón y cuenta nueva”- no tiene nada a lo que temer, tampoco tiene necesidad de alardear ni mostrar su poder en un asunto como este.

En el Valle de los Caídos reposan los restos, amontonados, de las víctimas (muchas de ellas, otras están en las cunetas) de la Guerra Civil, en la que no se dirimió nada especial ni se resolvió ningún conflicto, salvo que Franco y los suyos sintieran la necesidad apremiante de imponer su voluntad a todos los demás. En suma, la Guerra Civil respondió a un capricho abominable del Dictador. Y como necesitaba algo que le sirviera de disculpa, interpretó la realidad de 1936 y de la República de aquel tiempo, como una situación insoportable para él y algunos de sus secuaces. De casi nada sirvió que quien gobernaba en España hubiera sido elegido por todos los españoles, porque se sintió tiznado por Dios para redimir a España y a los españoles.

Seguir leyendo »

Franco no fue un caído

El Tribunal Supremo ha admitido el plan presentado por el Gobierno de Pedro Sánchez para sacar los restos de Franco del Valle de los Caídos y enterrarlo en Mingorrubio, al ledo de los restos de su esposa. Probablemente, que Franco y su esposa reposaran juntos hasta el fin de los tiempos hubiera sido lo lógico, entre otras cosas porque el franquismo siempre defendió esa remilgosa unión indivisible entre los casados. Pero Franco era otra cosa, y aunque no dejó a nadie el encargo de perpetuar su régimen por los siglos de los siglos, no faltaron quienes se impusieron tal deber, y para ello buscaron el lugar adecuado y señalado: el Valle de los Caídos. Allí reposaría junto a los muertos que él mismo mató o provocó su muerte. Allí ha reposado hasta ahora, durante 40 años, hasta que ha sido posible sacarle de ese lugar tan significativo, y entregarle a sus familiares y a los partidarios de sus brutalidades e ignominias.

Pedro Sánchez ha afirmado que esta decisión de exhumar a Franco constituye un triunfo de la Democracia. Así es, aunque la Democracia ya había triunfado antes, justamente cuando a Franco no le reemplazó en el Gobierno español un franquista. Que Franco muriera en la cama no es algo abominable. ¿Dónde deben morir las gentes si no es en sus camas? Lo grave fue que fuera homenajeado, que fuera aplaudido, que “reposara” en un Monumento tan insigne, junto a tantos muertos ejecutados por él mismo. Lo imperdonable ha sido que la familia se haya empecinado en combatir al sentimiento colectivo de todos los españoles, de izquierdas y de derechas, demócratas, que queremos entregarles a su “ser querido” para que sean ellos quienes le honren si lo juzgan conveniente. Franco fue un dirigente político, pero fue sobre todo un Caudillo, un sátrapa, un dictador y un asesino… Y cuando alguien es depositario de tales características no merece delicadezas de ningún tipo.

Seguir leyendo »

El mandato de las urnas...

...Y el oportunismo de Pablo Iglesias.

En una entrevista televisada Pablo Iglesias Turrión, el líder único y mandamás de UPodemos, ha utilizado un término cuyo significado resulta claramente engañoso. Ha dicho que si Pedro Sánchez pretende gobernar España sin incluir a UPodemos (es decir a él) en un Gobierno de coalición, no está entendiendo el “mandato de las urnas”. En realidad la entrevista ha estado llena de afirmaciones y reflexiones escasamente profundas porque la única pretensión de Pablo Iglesias ha sido servirse de la confusión para dar a entender que el resultado electoral de UPodemos, - 4º y penúltimo clasificado entre las fuerzas de ámbito nacional -, constituye una garantía y un espaldarazo firme para forzar la coalición. No se ha detenido ni un segundo en reflexionar que sus votos, unidos a los del PSOE que fue la fuerza más votada, solo suman 147 escaños, demasiado alejados de los 176 necesarios. Ni se detiene a pensar que los escaños que aporta a esa suma con el PSOE son la tercera parte de los que aporta el partido claramente mayoritario, el PSOE. 

Seguir leyendo »

Política: ¿un lujo o un deber?

Tengo que reencontrarme. Cuando tantos se empeñan en urgir a Pedro Sánchez ante la formación del nuevo Gobierno español, a mí para nada me urge esa urgencia que los demás reclaman, es más, después de tantos y tan variados fracasos creo que lo más lógico es volver a iniciar la travesía, salvo que de pronto acontezca algo extraordinario como, por ejemplo, ocurrió a Pablo de Tarso cuando iba camino de Damasco. Porque ahora todo son dudas y argucias que, debidamente administradas, pretenden justificar lo injustificable. Una de las conclusiones a las que está llevando el proceso es que la Política actual ha abandonado el rigor, y que los políticos que la administran actúan desde el egoísmo personal y no desde los dictámenes del beneficio colectivo.

Sí, es verdad que Pedro Sánchez no estuvo muy atinado cuando habló de “desconfianza” para llamar al sentimiento que Pablo Iglesias le genera. En todo caso, ¿le genera la misma desconfianza que Casado o Rivera? ¿Más o menos desconfianza? Por su parte, sin recurrir a esa palabra, Pablo Iglesias muestra por activa y por pasiva que a él el PSOE sólo le interesa para que le alce al segundo lugar del Gobierno español, ya sea por su nombramiento directo o mediante figura interpuesta (Irene Montero). Si esto es así no cabe la esperanza, hasta tal punto que lo más idóneo sería iniciar un nuevo proceso en el que los ciudadanos fuéramos capaces de saber realmente a qué juegan los líderes, por qué unos se recluyen en sus atalayas, y por qué los otros apedrean sin ton ni son a quienes han obtenido mejores resultados que ellos.

Seguir leyendo »