eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Barcina y las políticas de derechas: poder y clase social

Yolanda Barcina, la presidenta navarra, anunció recientemente que no será cabeza de lista en las elecciones forales del 2015. Más allá de cierto alivio para la ciudadanía navarra a la que ha dejado sin la posibilidad de echarla en las urnas, podemos realizar ciertas apreciaciones que tienen que ver con el poder de las mujeres en los partidos de derechas.

Desde el feminismo es una práctica habitual denunciar la falta de compromiso de los partidos políticos con los feminismos. En este sentido, Beatriz Gimeno es tajante y muy clara en sendos artículos como Ser feminista en un partido político (mi experiencia) donde narra a través de su experiencia personal la sistemática expulsión de las reivindicaciones feministas en las estructuras políticas o como El silencio político alienta la violencia machista en el que a su vez reflexiona sobre cómo la ausencia de un compromiso político firme con las reivindicaciones feministas crea un clima que alienta la violencia machista.

Por estas mismas razones, llama aún más la atención ver cómo en los partidos de derechas, de forma especial en el Partido Popular o en el caso de Barcina en Unión del Pueblo Navarro, existen mujeres con mucho poder, con mucho más poder que cualquier mujer de partidos de izquierdas.

Seguir leyendo »

Correr riesgos, perder privilegios

Participantes en el X Encuentro Lésbico Feminista de Abya Yala./ Producciones y Milagros

Participar en la política supone asumir riesgos. Si formas parte de la política tradicional puedes verte envuelto en una trama de corrupción; si perteneces a una Casa Real puedes tener un accidente mientras matas elefantes; si eres activista contra los desahucios de viviendas, puede pegarte la policía; si eres lesbiana pueden matarte y, es más, lo hacen. Quizá no en el Estado español, donde sólo somos víctimas del 17% de los delitos de odio que se denuncian y agredidas a la salida del instituto; pero sí en Abya Yala. Así es como el pueblo Kuna se refería a América Latina hasta que el colonialismo les robó la palabra. Igual que la tierra, el agua, que sus costumbres, organización social, lengua, cultura.

 

Las lesbianas feministas de aquellos territorios llevan organizándose, cada dos años, desde 1987. La primera cita fue en México. La última, a principios de octubre, en Colombia. La situación ha cambiado mucho desde la primera vez que se dieron las primeras jornadas, pero lo cierto es que los  Encuentros Lésbico Feministas de Abya Yala siguen siendo un escenario indispensable para la articulación de un discurso lesbofeminista que pretende, ni más ni menos, cambiar el mundo. Discurso que tiene que llegar también a esta parte, que nosotras también necesitamos para la construcción de las bases de la sociedad a la que aspiramos.

Seguir leyendo »

Feminismo y ternura

Mi perfil de Twitter dice así: " Si no puedo perrear, no es mi revolución". Es el título de un post que escribí en mi blog a modo de provocación y que tuvo mucha más difusión que la que esperaba. La semana pasada, precisamente,  me entrevistaron en una radio libre para hablar sobre reguetón desde un enfoque feminista y crítico. Surgió de los constantes cuestionamientos que recibo cuando dejo caer que me divierte bailar reguetón y que me gusta su ritmo. Me hablan del machismo en el reguetón (indudable) pero mi tesis es que, si esas alarmas no saltan cuando digo que me gusta bailar salsa (en la que el hombre dirige a la mujer), la bachata (en la que las letras son probablemente más terribles) o cuando alguien dice que le gusta el indie (lean 'Machismo gafapasta') es porque, en realidad, lo que escuece del reguetón es que el perreo, entre otras cosas, desafía nuestro puritanismo. El caso es que en ese post decía:

"En realidad disfruto más escuchando y bailando otras músicas, pero la imagen de feminista que perrea rompe los esquemas, y eso me mola, así que la exploto. Para la gente con resistencias antifeministas, cuestiona el estereotipo de que las feministas vivimos amargadas, de que somos unas ‘malfolladas’ que no sabemos disfrutar de la vida y nos lo tomamos todo a la tremenda. Para muchas feministas, que una de las suyas disfrute restregando voluntariamente su culo contra el paquete del maromo de turno, puede generar un cortocircuito interesante". Y concluía: "Estoy convencida de que si nos reímos, si bailamos, si perdemos la compostura, si nos entregamos al desenfreno, seremos seres menos rígidos, más libres, capaces de hacer un activismo más transformador. Un activismo desde el placer y no sólo desde el enojo".

Recientemente, Erika Irusta escribió en su blog un post con un título inspirado en el mío (yo por mi parte parafraseaba la gran frase de Emma Goldman, "si no puedo bailar, no es mi revolución"): "Si no hay mimos, no es mi revolución". Este es el párrafo clave:

Seguir leyendo »

Una Pikara en el Zinemaldia. Cine con gafas fucsias.

El nº2 de Pikara en papel, en la alfombra roja del Zinemaldia

 Pikara Magazine ha estado este año en el Festival de cine de San Sebastián. Días de trabajo han dado como resultado una serie de críticas:  La familia como sinónimo de angustia, Hijas, pandilleras juveniles y homofobia y Padres secuestradores, madres castradoras y princesas, 11 críticas que nos acercan a 11 películas entre las que destacamos 'Bande de filles' (Céline Sciamma, Francia, 2014), Premio Otra Mirada RTVE, una radiografía certera y sugerente de la adolescencia y juventud de las chicas de extrarradio, 'Mommy' (Xabier Dolan, Canadá, 2014) un retrato veraz y cruel de lo que significa ser madre desde la precariedad de un hijo con problemas de conducta, 'Catch me Daddy' (Daniel Wolfe, Reino Unido), una película rabiosamente feminista dentro de una cinta de género negro o de triller, 'La madre del cordero' (Rosario Espinosa, Enrique Farías, Chile, 2014) que muestra la opresión y las consecuencias de asumir la feminidad patriarcal y 'Kaguya-Hime no monogatari/ The tale of de Princess Caguya' (Isao Takahata, Japón, 2013), un delicioso cuento que nos desmonta las convenciones de las princesas occidentales (con el beneplácito de Disney).

Ser una pikara entre pelis mola mucho, ser una feminista en uno de los principales Festivales de Cine del mundo da cierto vértigo. Una se pone sus gafas fucsias, esas que intentan llegar un poco más que las violeta, que intentan construir discursos desde lo secundario o las disidencias, y no puede evitar sentirse una francotiradora de género. Y es que en Pikagramas, la sección de cine (y series) de Pikara, somos un poco francotiradoras.

Comenzamos Pikagramas en septiembre de 2012 escribiendo sobre Brave. De la princesa domesticada a la heroína indomable, una película que desde Disney, los principales responsables de la creación de un imaginario heteropatriarcal, comenzaba a desmontar las propias construcciones de género que ellos y ellas mismas habían creado. No ha sido el único artículo Disney. A Brave le siguieron Frozen, princesas de hielo o Maléfica, una de las mejores malas, malísimas (redimidas). Consideramos que es de vital importancia analizar los mensajes de género que se lanzan desde películas dirigidas a un público infantil y familiar y poner el énfasis en la perversidad de los mismos, así como en sus rupturas y potencialidades.

Seguir leyendo »

¡Fantaseemos contigo, Toni Nadal!

58 Comentarios

Toni Nadal. EFE

Las palabras de Nadal están en negrita y sí que existieron en la realidad. Aquí , la prueba.

[La decisión de la Federación] no deja de sorprenderme por varias razones.

¿Por cuáles, Toni?

Seguir leyendo »

Mentes maestras

La física Rosalind Franklin, cuya contribución al conocimiento de la estructura del ADN fue menospreciada

Te propongo practicar un periodismo a ciegas. Yo te escribo el pie de foto y tú imaginas la escena.

"Cerca de 200 accionistas participaron en la asamblea".

Accionista es una palabra de género común, es decir, se refiere a ambos géneros, masculino y femenino. Confiesa, has imaginado a 200 accionistas, pero hombres. Sin embargo, fíjate qué diferente si el pie de foto te lo hubieran leído: "Cerca de doscientAs accionistas participaron…".

Seguir leyendo »

Cuando la amante despechada entra en política

Fotografía tomada del monitor de la sala de prensa de la Audiencia de Málaga, en la que se ve a Isabel Pantoja, Julián Muñoz y Maite Zaldívar.

La clase política ha hecho de la corrupción una actividad cotidiana, mientras la ciudadanía asiste entre estupefacta, resignada y adormecida a escándalos casi diarios. ¿Podemos hacer una lectura de género de la corrupción? Podemos y debemos. Es obvio que existen chorizos y chorizas a partes iguales, ser mujer no te exime de robar. Si los casos de corrupción en la actualidad salpican más a los hombres, es porque son ellos los que todavía ostentan una mayor parte de cargos públicos y de responsabilidades políticas.

Mujeres de políticos o integrantes de la familia real se han visto implicadas e incluso imputadas en tramas corruptas. Como bien explicaba el reportaje de Elena Ledda y June Fernández En la sombra: las mujeres en las tramas de corrupción, “muchas utilizan estereotipos femeninos como la falta de liderazgo o el desinterés hacia los negocios como estrategias para eludir su responsabilidad ante la justicia y la opinión pública” . Asumir el papel de “tonta” -como mujer casi no me entero de nada- o de “esposa de” -yo sólo hacía lo que me decía mi marido, o el pasmoso, “lo hice todo por amor”- refleja roles machistas asumidos por la sociedad, que refuerzan el patriarcado y la imagen de inferioridad y sumisión de las mujeres.

¿Qué ocurre cuando en casos de corrupción irrumpen temas personales y amorosos? ¿Qué ocurre cuando aparece la figura de la amante? Analicemos dos casos:el archiconocido y mediático caso de Julián Muñoz, exalcalde de Marbella, Maite Zaldívar, la esposa engañada e Isabel Pantoja, la amante tonadillera, y el reciente caso de Jordi Pujol, ex presidente de la Generalitat de Cataluña, su esposa Marta Ferrusola y ¡María José B! la amante despechada, que si algo tienen en común, es la decisiva figura de la amante o esposa despechada para destapar las corruptelas.

Seguir leyendo »

La solución de la Policía contra la difusión ilícita de fotos íntimas: tápate

57 Comentarios

Mensajes difundidos esta semana en Twitter

Volvemos de vacaciones y nos encontramos con estos ingeniosos tuits lanzados desde las cuentas dos cuerpos de la policía. Proponen básicamente lo mismo que el Ministerio del Interior: para que no te violen, no vayas sola; para que no te humillen o te acosen por haberte sacado fotos desnuda, no te saques fotos desnuda. De lo contrario, tú serás la responsable. 

Uso el femenino porque, si bien la Policía (como tampoco el Ministerio) no se dirige explícitamente a las mujeres, los estudios sobre 'sexting' -la práctica de compartir fotos y vídeos con contenido erótico- no dejan dudas de que la mayor parte de víctimas de estos ataques son mujeres, ya que una foto en tetas o un vídeo masturbándose no es un material tan efectivo para humillar, chantajear y extorsionar cuando el que posa es un hombre. La policía, en vez de recordar que estas prácticas constituyen delito, nos llama al recato. Es el "si llevas minifalda, no te extrañe que te violen", en versión 2.0. 

Publiqué hace meses un artículo sobre este terror sexual 2.0, una tendencia recurrente por parte de la policía, de la comunidad educativa y de los medios de comunicación, que presentan internet como un nuevo escenario de peligros inevitables para las mujeres; rara vez como un espacio que también es nuestro y que podemos usar para combatir el sexismo. Pero, en este caso, me ha cabreado especialmente el tonito socarrón de los tuits. Ya sé que está de moda que los community managers de la Policía vayan de frescos, cercanos y graciosetes. Pero, sobre todo el de la Policía Nacional, no transmite mucho respeto hacia las personas a las que se pretende sensibilizar. Suena a tirón de orejas con dosis de burla hacia una caricatura de chica joven, frívola y ligerita de cascos adicta a los selfies de morritos luciendo escote con push-up.  

Seguir leyendo »

Una rubia cara de mantener

Integrantes del partido feminista sueco, durante la marcha del Orgullo LGTB./ Fredrik Wass

Hace un par de semanas acudí a una administración bilbaína de la Seguridad Social, en busca de un par de documentos que necesitaba presentar en un nuevo empleo. Eran las 8:40 de un lunes y la oficina abría al público a partir de las 9:00.

En la acera, ya hacía cola un hombre de alrededor de 50 años, de estatura mediana, que llevaba un portafolios debajo del brazo y se miraba los zapatos. Me coloqué a esperar detrás de él. Cinco minutos después pasó por delante, taconeando, una mujer de pelo largo, liso y rubio, de no más de 40 años, vestida con una camiseta y unos vaqueros bien ceñidos. Era, en los parámetros de la estética hegemónica, una 'tía buena'. Al oír las pisadas de la mujer, el hombre levantó la cabeza, le siguió unos segundos con la mirada y me dijo:

—Cara de mantener será esa rubia.

Seguir leyendo »

Tanto revuelo por unos pelos...

24 Comentarios

Hemos publicado la serie de ilustración de Rocío Salazar celebrando la opción de no depilarse y, como siempre ocurre al hablar de depilación, inmediatamente ha habido un aluvión de comentarios. Los comentarios hostiles o cuestionadores se pueden resumir en los siguientes argumentos:

- Es una cuestión individual, una simple opción estética, (como afeitarse o no en los hombres) y hay que defender el derecho tanto a no depilarse como a hacerlo.

Seguir leyendo »