eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Fernández avisó a Bustos de que podía ser imputado un mes antes del caso

- PUBLICIDAD -
Fernández avisó a Bustos de que podía ser imputado un mes antes del caso

Fernández avisó a Bustos de que podía ser imputado un mes antes del caso

El exsecretario de Organización del PSC Daniel Fernández avisó al exalcalde de Sabadell (Barcelona) Manuel Bustos de que podía ser imputado por un asunto urbanístico un mes antes de que el juez lo acordara, lo que motivó que éste valorara ir a las elecciones catalanas para lograr ser aforado.

Así lo afirman los Mossos d'Esquadra en un informe policial incluido en el sumario del "caso Mercurio", al que ha tenido acceso Efe, una investigación de presunta corrupción urbanística en la que, además de Bustos, acabó siendo imputado por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) el diputado socialista Daniel Fernández por un delito de tráfico de influencias.

A través de las comunicaciones telefónicas de Bustos, que tenía el teléfono intervenido por orden judicial, los Mossos descubrieron que Daniel Fernández le avisó supuestamente en octubre de 2012 de que iba a ser imputado por un asunto de presunta corrupción urbanística.

Concretamente, el 11 de octubre de 2012 Fernández envió un mensaje de móvil a Bustos con el texto "Manolo, llámame cuando puedas" y, según creen los Mossos d'Esquadra, ambos miembros socialistas mantuvieron posteriormente un encuentro en la calle Espronceda de Barcelona.

En esa reunión, Fernández habría avisado a Bustos de que se había enterado por un amigo de que el alcalde de Sabadell "es muy probable que vaya adelante imputado" en una trama de presuntas irregularidades urbanísticas vinculadas al polígono Sant Pau de Riu Sec de la población.

Tras ese encuentro, el exalcalde de Sabadell, que dejó el cargo a raíz de su imputación, se reunió con su abogado Cristóbal Martell, con el que estuvo valorando la posibilidad de que figurara en las listas del PSC para las elecciones autonómicas del 25 de noviembre para que, de esa forma, Bustos pudiera gozar de la condición de aforado.

El informe de los Mossos d'Esquadra también pone de relieve que en febrero de 2012, al sospechar que podía ser objeto de una investigación policial, Bustos pidió reunirse con el entonces conseller de Interior, Felip Puig, que se lo desmintió.

No obstante, Bustos cambió de hábitos telefónicos, ya que dejó de mandar mensajes de móvil durante un tiempo, empezó a utilizar distintos teléfonos y fue más precavido en sus conversaciones.

Según consta en el sumario, después de ser advertido en febrero de 2012 que podía ser objeto de una investigación policial, Bustos canceló de forma repentina su presencia en un acto que tenía convocado en Manresa (Barcelona), al que ya se estaba dirigiendo, dio media vuelta y se fue hacia la capital catalana, con la intención de forzar una entrevistar con Puig.

Bustos llamó a su secretaria para pedir que le concertara una entrevista urgente con Puig: "es urgente que lo vea, si puedo hasta ahora mismo. Es muy urgente que lo vea, yo estoy en Barcelona, me acerco en un momento a su despacho o donde esté. Es muy urgente", le dijo Bustos a su secretaria.

Mientras esperaba a poder contactar con Puig, Bustos también llamó al intendente de los Mossos d'Esquadra de la comisaría de Sabadell, para conocer el estado de la investigación de una denuncia que había presentado por supuestas amenazas telefónicas que había recibido, ante lo que el responsable policial le señaló que aún estaban buscando al autor de las mismas.

Un responsable de la consellería de Interior llamó a Bustos aquel mismo día, para advertirle que el conseller se encontraba en un acto institucional en Gandesa (Tarragona), ante lo que el alcalde insistió en que quería hablar con el conseller: "nada, es tomar un café, un agua...un cuarto de hora como máximo".

Según el informe policial, el encuentro se celebró días después y, añaden los Mossos, en la reunión el alcalde le planteó al conseller, con la excusa que quería saber cómo avanzaban las pesquisas sobre las supuestas amenazas telefónicas, si existía una investigación hacia su persona.

En el informe, los Mossos d'Esquadra basan esta hipótesis porque, a los pocos días, Puig llamó a Bustos y le dijo: "alcalde, en relación a lo que viniste y me hablaste, te puedo decir que nada, de nada, de nada. Desde esta casa nada, de nada, de nada"..

Bustos le respondió con la frase "no, no, si, es esta casa, otra casa no", en referencia implícita a la consellería de Interior, a lo que Puig le replicó: "desde esta casa nada, de nada, de nada".

Según el informe de los Mossos d'Esquadra, se puede "especular" con la posibilidad de que el alcalde "hubiera sospechado el inicio de una investigación hacia su persona", por lo que empezó a recelar de usar ciertas palabras a través del teléfono e incluso a utilizar más de un teléfono.

Incluso en una ocasión llegó a bromear con un interlocutor, tras una llamada fallida, con la frase: "es mi móvil, que lo tengo intervenido, jaja...".

Además, en alguna conversación con su hermano, el entonces concejal Francisco Bustos, cuando este le planteó la situación sobre los trámites para colocar a una técnica afín en Montcada, el alcalde le advirtió: "espera...ahora te llamo de un teléfono diferente".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha