eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Incienso contra los malos espíritus para abrirle a Macri el camino a la Presidencia

- PUBLICIDAD -
Incienso contra los malos espíritus para abrirle a Macri el camino a la Presidencia

Incienso contra los malos espíritus para abrirle a Macri el camino a la Presidencia

Mauricio Macri está convencido de que se alzará con la Presidencia argentina pero, antes del desafío electoral, se ha protegido contra los malos espíritus con una ofrenda a la Pachamama, la Madre Tierra, en Humahuaca, donde cerró su campaña en un acto multitudinario.

Para cerrar la más larga y difícil campaña que ha vivido Argentina, ante una segunda vuelta, Macri, el candidato de Cambiemos, eligió Humahuaca, una bella localidad del norte del país cargada de historia y simbolismo, a 3.000 metros sobre el nivel del mar y a más de 1.600 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, su bastión electoral.

Y lo ha hecho para dar un mensaje de inclusión y subrayar la necesidad de impulsar el desarrollo del norte, una de las zonas más relegadas durante décadas.

Bajo el brazo, para atraer el voto de una región que supone alrededor del 11 por ciento del censo electoral, Macri llega con la promesa de inversiones superiores a los 16.000 millones de dólares en un ambicioso plan de infraestructuras.

Y trae también promesas de integración para los pueblos originarios, como los que hoy le invitaron a una ofrenda a la Pachamama para "abrir los caminos" y ahuyentar los malos espíritus.

En el altar, hoja de coca, incienso y vino, y una petición de los pueblos originarios: una política que garantice la democracia como forma de vida, la búsqueda de consenso, el encuentro con el otro y que prepare un legado digno para las próximas generaciones.

"Se ve bueno. Esperemos que no cambie. Ojalá que no se olvide del norte", se le escapa a Isabel Romero mientras presencia la ofrenda.

Isabel y su hermana Teresa han cerrado hoy el quiosco que regentan en Jujuu, la capital de la provincia que Cambiemos ganó al peronismo tras 32 años de Gobierno, para acompañar al candidato en su último acto electoral.

"Quiero el cambio que él ha planteado. Quiero que sea justo, que no mienta, que no tenga la soberbia que tiene la presidenta y que nos tiene podridos", dice.

La presencia de Macri ha revolucionado Humahuaca, una pequeña localidad de 8.000 habitantes volcada en el turismo, que hoy recibió a miles de simpatizantes de Cambiemos.

Modesto Cruz es uno de ellos. Tiene 85 años y asegura que no podía perderse la visita de Macri. Por eso lleva horas esperando para conseguir un lugar privilegiado.

"El domingo voy a votar por Macri, por quién más", presume. "Lo voy a votar porque ahora hay un gobierno de muchos años y es importante que dejen lugar a otros. Porque no han podido manejar el país y porque hay mucha gente con la mano larga, que le gusta lo ajeno".

Atardece sobre la escalinata del monumento a la Independencia, la multitud grita "si se puede, si se puede" cuando Macri aparece en escena.

"El domingo cuento con ustedes. Es el momento, es ahora", grita el candidato. "Quiero que cada uno de ustedes se vaya a casa sabiendo que esto comienza".

"El momento es ahora", insiste. "Vamos Argentina, cambiemos", y la multitud le jalea al grito de "Mauricio presidente" mientras le colocan un colorido poncho tradicional del norte argentino.

Fuegos artificiales cubren la rápida salida de Macri del escenario tras un breve discurso, apenas quince minutos.

Muchos, como el viejo Matías, confían en poder saludarle personalmente, pero el candidato se sube a una camioneta y desaparece entre las empedradas calles de Humahuaca.

"Esta relajado. Esta bien. Ha cambiado mucho en su contacto con la gente", concluye uno de sus asesores de cabecera.

Si el domingo llega la Presidencia, continúa, va a mantener el estilo porque "la idea es seguir siendo lo que somos, gente distinta"

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha