eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Islamabad califica de "represalia" el ataque a un preso pakistaní en la India

- PUBLICIDAD -
Dejan en coma a un preso paquistaní en la India tras morir un reo indio en Pakistán

Dejan en coma a un preso paquistaní en la India tras morir un reo indio en Pakistán

Pakistán calificó hoy la agresión a un preso paquistaní en una cárcel india como una "obvia represalia" por la muerte un día antes de un prisionero indio en un centro de este país vecino.

En un comunicado oficial, el ministerio de Exteriores de Pakistán ha pedido a las autoridades indias que investiguen minuciosamente el incidente para castigar a los culpables de la "atrocidad".

Sanaulá Ranjay, de 54 años, entró en coma esta mañana tras ser golpeado en la cabeza con un martillo por un exmilitar indio encarcelado en un presidio en Jammu, capital de invierno de la parte india de Cachemira, región que ambos países se disputan.

Nueva Delhi calificó en un comunicado de "desafortunado" el ataque contra el recluso condenado a cadena perpetua por actividades terroristas y preso desde 1997, y aseguró que "está siendo investigado y que los culpables serán castigados".

El Ministerio de Exteriores de la India ha propuesto que "ambas partes se reúnan para garantizar la seguridad y el trato humano de prisioneros de paquistaníes e indios en las cárceles de ambos países".

La diplomacia paquistaní pidió a la India que provea la "mejor atención sanitaria posible" a Sanaulá y precisó que sus delegados en Nueva Delhi han solicitado permiso para visitar al herido, que según la nota está en "estado crítico".

La India ha asegurado que permitirá a diplomáticos del país vecino visitar a su ciudadano más adelante.

Este ataque llega un día después de que el indio Sarabjit Singh, condenado por espionaje y encarcelado desde hace 22 años en Pakistán, muriera por las heridas sufridas tras ser atacado días atrás por dos compañeros de celda.

Singh, cuya muerte ha causado revuelo mediático y malestar político en la India, había denunciado en repetidas ocasiones que estaba recibiendo amenazas dentro del centro penitenciario pero no recibió protección.

Su cadáver llegó ayer a la India y hoy recibió un multitudinario funeral oficial en su pueblo natal, Bikhiwind en el estado del Punyab, al que seguirán tres días de luto.

A la cremación asistieron entre otras personalidades, Rahul Gandhi, vicepresidente del gobernante partido del Congreso y heredero de la dinastía Nehru-Gandhi.

Los allegados de Singh siempre defendieron su inocencia y, según ellos, había cruzado la frontera entre la India y Pakistán bajo los efectos del alcohol.

Sarabjit Singh fue condenado a muerte por espionaje y terrorismo hace 22 años por su relación con varios atentados con bomba en las ciudades de Faisalabad, Multán y Lahore -en el este y el noreste paquistaní- en los que murieron 14 paquistaníes.

Tras ratificarse su sentencia de muerte en el Supremo, en 2006 las autoridades paquistaníes suspendieron la ejecución de Singh después de una controvertida petición de clemencia presentada por el Gobierno indio.

La India y Pakistán mantienen una enconada rivalidad desde su independencia del Imperio Británico y partición del subcontinente, en 1947, que les ha llevado a librar tres guerras y varios conflictos menores.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha