eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Isnilon Hapilon, el califa del EI para el Sudeste Asiático, sigue en Marawi

- PUBLICIDAD -
Isnilon Hapilon, el califa del EI para el Sudeste Asiático, sigue en Marawi

Isnilon Hapilon, el califa del EI para el Sudeste Asiático, sigue en Marawi

El filipino Isnilon Hapilon, proclamado califa del Sudeste Asiático por el grupo terrorista Estado Islámico (EI), sigue con las fuerzas yihadistas que se alzaron en Marawi, ciudad del sur de Filipinas, el 23 de mayo pasado, informaron hoy fuentes oficiales.

"No queremos que Isnilon salga vivo de Marawi", dijo el jefe de las Fuerzas Armadas de Filipinas, Eduardo Año, en una rueda de prensa en Manila de la que informó la cadena de televisión local GMA.

Año señaló que también continúa en la ciudad Omar Maute, fundador, con su hermano Abdulá, del grupo Maute en 2012 en Lanao del Sur, provincia cuya capital es Marawi.

La banda Maute, que comanda el alzamiento en Marawi, declaró su afiliación al EI tres años más tarde.

El jefe de las Fuerzas Armadas explicó que los yihadistas en Marawi están divididos en dos grupos, uno dirigido por Isnilon, y el otro, por Omar.

El Ejército arrebató a los insurgentes, entre el viernes y el sábado pasados, tres posiciones claves, entre ellas la mezquita Bato, que servía de cuartel general a la facción de Omar.

La operación permitió detener a varios yihadistas y rescatar a dos rehenes, entre ellos el vicario general de Marawi, Teresito Suganob, quien llevaba cautivo desde mayo.

Las Fuerzas Armadas mostraron hoy a la prensa en Manila a Suganob, quien dijo encontrase bien de salud y pidió a los filipinos que recen por él.

El conflicto empezó el 23 de mayo pasado, cuando cientos de yihadistas filipinos y extranjeros liderados por el grupo Maute se levantaron en armas en Marawi, capturaron rehenes, quemaron varios edificios gubernamentales y desfilaron por las calles con banderas del EI.

Ese mismo día, el presidente del país, Rodrigo Duterte, declaró la ley marcial en la región y ordenó a los militares liberar la población.

Desde entonces, han muerto en el conflicto 673 rebeldes, 149 soldados y policías y 47 civiles, y otras 600.000 personas han resultado desplazadas.

El Ejército, que calcula que quedan unos 80 yihadistas, anunció a principios de septiembre que Abdulá había muerto en Marawi en agosto.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha