eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El mural de Miró ya luce en el Museo Nacional de Arte de Cataluña

- PUBLICIDAD -
El mural de Miró ya luce en el Museo Nacional de Arte de Cataluña

El mural de Miró ya luce en el Museo Nacional de Arte de Cataluña

El gran mural cerámico que Joan Miró y Joan Gardy Artigas hicieron en 1978 para el edificio de IBM en Barcelona, actual sede de la Conselleria de Enseñanza, luce desde hoy en la Sala de la Cúpula del Museo Nacional de Arte de Cataluña, después de un trabajo de desmontaje que ha durado unos meses.

Fue el pasado 26 de junio cuando se empezó a desmontar esta obra, de 2,80 por 8,72 metros, una vez que el Gobierno catalán aprobara la venta del edificio a un fondo inmobiliario del grupo asegurador francés AXA y se acordara que este patrimonio continuara en manos públicas y a disposición de la ciudadanía.

Los consellers de Enseñanza y Cultura, Irene Rigau y Ferran Mascarell, así como el presidente del MNAC, Miquel Roca, el director del centro, Pepe Serra, y el ceramista Joan Gardy han coincidido este mediodía en mostrar su satisfacción por la nueva ubicación del mural, en un espacio amplio y diáfano como la Sala de la Cúpula.

Gardy ha asegurado que Miró estaría muy contento si pudiera ver esta pieza en su nuevo emplazamiento y ha rememorado que durante su elaboración trabajaron y cocieron la cerámica en hornos de leña.

El mural está formado por 406 baldosas de gres refractario.

Sobre un fondo blanco crudo, Miró dibujó figuras con colores vivos, como el azul, el rojo, el verde y el amarillo, contorneadas por gruesas líneas de color negro, descansando todo el conjunto sobre una línea de pintura negra que atraviesa el mural de lado a lado, dejando caer pequeñas salpicaduras y chorrillos.

La consellera Irene Rigau ha explicado que esta línea, al parecer no muy del gusto de Miro, fue realizada porque los antiguos gestores de IBM contaban que a su altura se debían sentar detrás de unas mesas varias personas, quienes a la entrada del edificio debían informar a los visitantes sobre las dependencias del inmueble.

El conseller Ferran Mascarell, por su parte, ha indicado que cuando el conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, le comunicó la intención de la Generalitat de vender el edificio se empezó a trabajar para que se "garantizara la continuidad del mural a manos públicas" y para que pudiera mostrarse en un museo catalán.

Ha acabado en el MNAC, donde se construye el relato del arte catalán, muy cerca, además, de la Fundación Miró. "Es bueno que los genios catalanes estén en el MNAC, hoy más rico con el legado de Miró", ha precisado.

Para Miquel Roca, ahora esta pieza "será una escuela nueva de cultura al servicio de todos los chicos de Cataluña".

Todos ellos han coincidido, por otra parte, en agradecer la disposición, supervisión y el trabajo realizado en los últimos meses por Joan Gardy Artigas para que el mural pueda exponerse en las mejores condiciones, después de su restauración.

Gardy Artigas aprendió el oficio de ceramista de su padre, Josep Llorens Artigas, quien a partir de los años cuarenta empezó su colaboración con Miró y dio como frutos grandes murales cerámicos como el que se encuentra en la sede de la UNESCO en París o en el aeropuerto de Barcelona.

En el espacio que ocupaba el mural hasta el mes de junio, la conselleria ha optado por colocar una reproducción.

Situado en el número 202 de la Vía Augusta, el edificio que ocupa el Departamento de Enseñanza fue vendido por un importe de 40,37 millones de euros, desde un precio inicial de salida de 52,14 millones.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha