eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Mueren dos "cascos azules" marroquíes en otro ataque en la R.Centroafricana

- PUBLICIDAD -
Mueren dos "cascos azules" marroquíes en otro ataque en la R.Centroafricana

Mueren dos "cascos azules" marroquíes en otro ataque en la R.Centroafricana

Dos "cascos azules" marroquíes de la misión de las Naciones Unidas en la República Centroafricana (MINUSCA) murieron y otro resultó herido en una emboscada en el sureste del país, el segundo ataque contra las fuerzas marroquíes en la última semana, informó hoy la ONU.

El ataque ocurrió el martes por la tarde en Bangassou, muy cerca de la frontera con la República Democrática del Congo (RDC), cuando militares marroquíes fueron atacados por presuntas milicias anti-Balaka, informó la MINUSCA en un comunicado divulgado anoche.

La emboscada fue muy similar a la del pasado domingo, cuando otro militar marroquí murió y otros tres resultaron heridos en Bangassou cuando escoltaban camiones cisternas que iban a trasladar agua de un río para abastecer las necesidades humanitarias de la ciudad.

"Estoy consternado por estas nuevas víctimas y condeno enérgicamente esta flagrante violación del derecho a la vida y derecho internacional", afirmó el jefe de la misión de Naciones Unidas en el país, Parfait Onanga-Anyanga.

La MINUSCA reiteró su solidaridad y apoyo al contingente marroquí desplegado en Bangassou, del que destacó su valor y sacrificio en la protección de los civiles.

La República Centroafricana vive una nueva ola de violencia pese al alto el fuego acordado el pasado 19 de junio por el Gobierno y grupos político-militares, entre ellos los exrebeldes Séléka, de mayoría musulmana, y las milicias anti-Balaka, con predominio de cristianos y animistas.

Un total de 21.500 personas han entrado en las últimas semanas en la República Democrática del Congo huyendo de la violencia en la República Centroafricana, según datos recientes de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Los continuos enfrentamientos y los ataques de estos grupos armados -que han tenido como objetivo también a tropas de la ONU- han llevado a la misión de la MINUSCA a reforzar sus posiciones en las zonas afectadas.

El país vive un complicado proceso de transición desde que, en 2013, los exrebeldes Séléka derrocaran al presidente François Bozizé, desatando una ola de violencia sectaria entre musulmanes y cristianos que causó miles de muertos y ha obligado a cerca de un millón de personas a abandonar sus hogares.

La elección de Faustin Archange Touadéra como nuevo presidente en febrero de 2016 debía abrir una nueva etapa para el país, que sin embargo todavía tiene muchos problemas para controlar a los grupos rebeldes en zonas alejadas de la capital.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha