eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El PSOE plantea sesiones de control 'a la inglesa' en el Congreso, permitiendo preguntas espontáneas de diputados

Piden mayoría cualificada para vetar iniciativas de la oposición y facilitar la creación de comisiones de investigación

- PUBLICIDAD -
El PSOE plantea sesiones de control 'a la inglesa' en el Congreso, permitiendo preguntas espontáneas de diputados

El PSOE quiere agilizar el formato de las sesiones de control al Gobierno que tienen lugar los miércoles en el Congreso de manera que no haya que registrar las preguntas con anterioridad para que las preparen los ministros y que cualquier diputado pueda levantarse y plantear una cuestión sin aviso previo.

Este modelo de sesiones de control 'a la inglesa' se recoge en el documento titulado 'Ganarse otra democracia' que el PSOE ha redactado para el cuarto debate preparatorio de su Conferencia Política del próximo otoño, que tendrá lugar este sábado en Oviedo. Estas propuestas también se incluirán en las sugerencias que el Grupo Socialista aportará a la reforma del Reglamento del Congreso abierta hace dos semanas.

De entrada, y "para superar la rigidez de las sesiones de control", el PSOE propone que no sea preciso formular las preguntas con anterioridad. Actualmente las cuestiones se registran el jueves anterior y sólo se pueden cambiar el lunes por mañana siempre que sea por un asunto de última hora.

Según el plan del PSOE, la sesión de control debería durar dos horas, de las que media hora estaría protagonizada por el presidente del Gobierno, al que no podría preguntar el partido que le apoya.

La dirección de cada grupo parlamentario podrá elegir a la mitad de diputados que pregunten pero el resto serían señalados sobre la marcha: los que quieran formular cuestiones se ponen de pie y el presidente de la Cámara les va eligiendo hasta cubrir el cupo del grupo. "De esa forma --argumenta el PSOE--, todos los diputados tendrán la posibilidad de ser llamados para que formulen su pregunta, y las sesiones de control serán un escenario más ágil para la fiscalización del Ejecutivo".

Y LOS EURODIPUTADOS, EN ALGUNOS DEBATES

Del mismo modo, apuestan por facilitar la actuación individual de los diputados permitiendo que puedan tomar la palabra por un máximo de dos minutos en los debates de política general, una vez que hayan intervenido los portavoces de los Grupos. También quieren permitir que los eurodiputados participen en los debates del Congreso en debates de política comunitaria.

"El diputado debe convertirse en el centro de la institución, reforzándose además su presencia en la circunscripción por la que ha sido elegido y las relaciones directas con sus electores", sostienen los socialistas.

El Gobierno, por su parte, habrá de justificar cada ausencia de sus ministros y no podrá aplazar preguntas unilateralmente: si un grupo quiere ya una respuesta de un ministro que no esté presente en el hemiciclo, otro deberá asumir la cuestión.

También propone eliminar de los Reglamentos la prerrogativa que actualmente tiene el Ejecutivo de poder pedir la palabra en cualquier momento del debate o poder intervenir sin límite de tiempo. En sus comparecencias, los miembros del Gobierno tendrán el mismo tratamiento que los representantes de los grupos.

Asimismo, y para evitar que el partido que apoya al Gobierno vete iniciativas de la oposición en la Mesa del Congreso, el PSOE quiere que se exija una mayoría cualificada de dos tercios (seis votos) en el órgano de gobierno de la cámara a la hora de inadmitirlas.

En cuanto a las comisiones de investigación, el PSOE quiere garantizar su creación con el único requisito de que lo pida la cuarta parte de la cámara (88 diputados) y sólo podría impedirlo un acuerdo del Pleno del Congreso por mayoría cualificada.

DOS DEBATES POR LEY

Respecto al procedimiento legislativo del Congreso, los socialistas quieren dos únicos debates: de totalidad en el Pleno y aprobación del articulado con las enmiendas en la comisión correspondiente. Solo existirá un debate final en el Pleno en las leyes orgánicas (que exigen mayoría absoluta) y en las iniciativas de especial relevancia, como la Ley de Presupuestos, pero ya no servirá para discutir enmiendas que no hayan sido consensuadas, sino que sería un debate breve sobre la oportunidad política de la propuesta.

Sobre los decretos ley, se propone facilitar su conversión en proyectos y se pretende que el Tribunal Constitucional dé prioridad absoluta al examen de los recursos planteados en su contra (deberán resolverse en menos de un mes).

Los socialistas apuestan por aumentar la actividad de la Cámara baja y para ello quieren regular que durante los meses de enero, julio y agosto, el Pleno de la Cámara deba reunirse al menos, una vez cada dos semanas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha