eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Pedro Sánchez acusa a la "triste izquierda" de Podemos de acompañar al "secesionismo de las élites"

El líder socialista acusa a Puigdemont de un "falso exilio": "Los independentistas han desconectado, pero de la realidad"

El secretario general del PSOE asegura que no se puede culpar a los jueces de lo que ocurre en Catalunya

Miquel Iceta promete "cambiar el rumbo" para que Catalunya pase "del lío a las soluciones"

134 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Sánchez está seguro de que el PSC será el 21D "la salida al final del túnel"

Pedro Sánchez a su llegada al Comité Federal. EFE

Pedro Sánchez se ha dirigido por primera vez al Comité Federal del PSOE, el órgano que acabó con su mandato hace poco más de un año. El líder socialista ha convocado al máximo órgano entre congresos del partido después de haber pactado con Mariano Rajoy la respuesta al desafío independentista. Los barones han cerrado filas en torno a él. La situación no se parece en nada a la de finales de 2016. El PSOE y el PSC se ponen en marcha de cara al 21D con un duro discurso contra los independentistas, pero también contra Podemos y los 'comunes'. 

El secretario general del PSOE ha iniciado su discurso atacando a los dirigentes independentistas: "Viendo a Carles Puigdemont deambular por Bruselas pienso que lo único que han hecho los independentistas es desconectar, pero de la realidad". Sánchez ha reprochado al president cesado que se vaya a un "falso exilio" y ha reivindicado el pasado de los socialistas que se exiliaron en la guerra y el franquismo. "Se sienten víctimas quienes lo que han hecho ha sido dividir, fragmentar y fracturar a la sociedad", ha dicho Sánchez. 

Además, ha acusado a las fuerzas independentistas que han gobernado en Catalunya de ir en contra de las clases trabajadoras y trabajar en el mismo sentido que la derecha del PP en el ámbito social. Así, ha reprochado que la derecha catalana se "entregara" a los recortes, a la reforma laboral o al desempleo. También ha aprovechado para echar en cara los casos de corrupción tanto del PP como del PDeCAT.

Pero Sánchez también ha cargado contra quienes, a su juicio, se sitúan del lado de los independentistas de derechas. "Triste izquierda la que acompaña en este viaje al secesionismo de las élites frente a la solidaridad de los pueblos", ha dicho en una alusión velada a Podemos y los 'comunes'. No ha sido la única:

"¿Qué izquierda es esa que justifica que haya presos políticos en otros países y justifica que haya políticos presos por saltarse la ley?", se ha preguntado Sánchez que se ha referido, sin citarlo explícitamente, a Venezuela. El PSOE ha mostrado su respeto a las decisiones judiciales que han enviado a prisión a Oriol Junqueras y los exconsellers que se presentaron en la Audiencia Nacional. El PSC sí ha criticado las medidas cautelares por considerarlas "desproporcionadas". 

Sánchez ha asegurado que Catalunya vive un "fracaso político sin precedentes": "No podemos culpar a los jueces de ello". De hecho, el líder socialista ha acusado a los independentistas de "haber hecho oídos sordos de las resoluciones judiciales". 

"Hay otra izquierda que se creyó ese relato de la España como patrimonio de la derecha y que todavía sigue atrapada en ese laberinto –ha continuado–. Esa no es la izquierda que representa el PSOE. Esta izquierda, la izquierda de gobierno jamas la van a arrebatar el derecho a invocar el nombre de nuestro país, de España", ha reivindicado.

Sánchez ha defendido su posición ante la crisis en Catalunya: "Los socialistas nunca quisimos ni la declaración unilateral de independencia ni la aplicación del 155. Una vez impuesta la declaración unilateral de independencia no había otra respuesta".

A partir de ahí ha tratado de marcar distancias con el PP al asegurar que con un Gobierno socialista "jamás se hubiera llegado a esta situación en Catalunya". Sánchez ha acusado de  "desidia": "Cuando pudo respaldar, construir, proponer y razonar, prefirió enfrentar, destruir, callar y dividir".

Sánchez ha acusado a Rajoy de dejar una "herencia" que ha resumido en el rescate bancario que supondrá a las arcas públicas 40.000 millones de euros, una comparecencia "inédita" ante la Audiencia Nacional como testigo por la corrupción en el PP, una crisis territorial que creció "ante sus ojos" sin que hiciera nada y "la terrible desigualdad".

"Quien no sepa gobernar la diversidad difícilmente podrá gobernar España", ha asegurado. Por eso ha apostado por la "concordia" y la reforma constitucional para lograr un acuerdo. "Las grandes crisis se superan con enormes dosis de sentido común y hoy el sentido común lo encarnan el PSC y el candidato Miquel Iceta", ha afirmado.

Iceta propone liderar el "Junts pel seny"

La intervención de Iceta también ha sido en abierto –algo inédito en los comités federales en los que los intervinientes, excepto el secretario general, hablan a puerta cerrada–. El candidato del PSC a las elecciones del 21D se ha comprometido a trabajar por un "cambio de rumbo" en Catalunya ante el "fracaso sin paliativos" del proyecto encarnado por los independentistas. 

"Queremos pasar del lío a las soluciones, del radicalismo al sentido común", ha resumido Iceta, que ha asegurado que frente a la coalición Junts Pel Sí que ha gobernado Catalunya los dos últimos años él quiere liderar el Junts Pel Seny. Así, ha prometido ser el "presidente de todos" los catalanes, pese a que las encuestas le alejan de las primeras posiciones. 

Un Comité Federal con menos protagonismo de los barones

El PSOE ha recuperado las citas en los comités federales con una convocatoria en la localidad madrileña de Alcalá de Henares, a unos 30 kilómetros de la calle Ferraz, donde está la sede nacional y donde se celebró la reunión del máximo órgano entre congresos que acabó con el liderazgo de Sánchez. Los socialistas han recuperado la paz interna y la disposición del Comité Federal ha sido diferente.

Los barones han tenido menos peso, si bien es cierto que previamente se ha reunido el Consejo de Política Federal, donde tienen un asiento junto a algunos miembros de la Ejecutiva Federal. Los secretarios generales territoriales ya no se han sentado en primera fila, sino que estaban colocados encabezando las correspondientes delegaciones de sus federaciones. Los presidentes autonómicos no han tomado la palabra esta vez, pero sí lo han hecho quienes acaban de estrenarse en sus puestos –todos afines a Sánchez–.

Tras Sánchez e Iceta, ha habido una veintena de intervenciones sin tensión. Las únicas voces críticas han sido la del exdirigente de Izquierda Socialista José Antonio Pérez Tapias, contrario al apoyo al 155, y partidario de que el PSOE defienda un referéndum pactado y la del histórico dirigente extremeño Paco Fuentes, que ha recriminado en tono irónico a Sánchez que no se consultara el 155 a la militancia y que se apartara a Alfonso Guerra de la Fundación Pablo Iglesias. 

El PSOE ha cerrado filas en torno a la estrategia y la posición de Sánchez en Catalunya. Susana Díaz, Guillermo Fernández Vara, Emiliano García-Page y Ximo Puig han trasladado su apoyo al secretario general en declaraciones a los periodistas. La mayoría han abandonado la reunión mucho antes de que concluyera por razones de agenda. El presidente asturiano, Javier Fernández, que presidió la gestora en el periodo de interinidad del PSOE ha sido el gran ausente.

A su llegada al lugar en el que se ha celebrado el Comité Federal, una mujer le ha pedido a Susana Díaz que pusiera "orden". "Está todo ordenado", le ha respondido la presidenta andaluza, que se ha quedado rezagada en su entrada al Museo Arqueológico.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha