eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El bebé británico enfermo será desconectado tras ingresar en otro hospital

- PUBLICIDAD -
El bebé británico enfermo será desconectado tras ingresar en otro hospital

El bebé británico enfermo será desconectado tras ingresar en otro hospital

El bebé británico Charlie Gard, en estado terminal por una rara enfermedad congénita, será desconectado de las máquinas que le mantienen con vida tan pronto ingrese en un hospital especializado en cuidados paliativos, dispuso hoy el juez Nicholas Francis.

Este magistrado, de la División de Familia del Tribunal Superior de Londres, ha aprobado un plan de cuidados por el que el niño será trasladado en breve del hospital infantil londinense Great Ormond Street, que le ha tratado hasta ahora, a un centro especializado en enfermos terminales, donde se le dejará morir de la mejor manera posible.

El magistrado dijo que "inevitablemente", por su condición, Charlie fallecerá en ese otro hospital no identificado "en un corto periodo de tiempo" después de que se le retiren las máquinas que le sustentan, tal como han recomendado los médicos de Great Ormond Street.

Esta decisión va en contra de los deseos de los padres, Connie Yates y Chris Gard, que habían pedido que se le mantuviera con vida artificialmente varios días más en el centro de cuidados paliativos para poder despedirse del niño, que no tiene ninguna función activa.

El pequeño de once meses padece el síndrome de depleción de ADN mitocondrial, un extraño desorden que inhabilita la capacidad del cuerpo de dar energía a los músculos, hasta que el cuerpo eventualmente sufre una falla respiratoria total.

Francis aprobó hoy el plan de cuidado propuesto por el hospital Great Ormond Street después de que no se pudiera alcanzar un consenso con los padres, tras varios días de tensas audiencias que han culminado un juicio de varios meses.

Esta semana, los padres desistieron de su idea inicial, que motivó el inicio de este juicio el pasado marzo, de trasladar a Charlie a Estados Unidos para recibir un tratamiento experimental, después de que los expertos demostraran que no hubiera mejorado su calidad de vida.

Además, también tuvieron que renunciar a su deseo de trasladar al niño a su hogar para cuidarle unos días allí antes de desconectarle de las máquinas, opción descartada por el juez por considerarla impracticable.

Por último, en base al plan difundido hoy, tampoco podrán ver satisfecha su petición de mantener a Charlie con vida varios días en el hospital de cuidados paliativos, cuyos nombre y ubicación no han sido revelados para preservar la privacidad.

El caso de Charlie Gard ha suscitado una gran atención mediática y cobertura internacional, después de que la pareja lograra el apoyo para su causa del presidente estadounidense, Donald Trump, y el papa Francisco.

Los Gard recaudaron inicialmente 1,3 millones de libras (unos 1,5 millones de euros) para financiar el tratamiento en Estados Unidos, cantidad que han indicado que ahora podrían destinar a una fundación en memoria de su hijo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha