eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El gobernador de Okinawa pide ver a Obama tras el asesinato cometido por un exmarine

- PUBLICIDAD -
El gobernador de Okinawa pide ver a Obama tras el asesinato cometido por un exmarine

El gobernador de Okinawa pide ver a Obama tras el asesinato cometido por un exmarine

El gobernador de Okinawa, Takeshi Onaga, manifestó hoy su deseo de reunirse con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para tratar el reciente asesinato de una joven japonesa a manos de un exmilitar estadounidense en dicha región del sur del país.

Onaga pidió al primer ministro Shinzo Abe, con el que se reunió hoy en Tokio, que mediara para posibilitar un encuentro con el líder estadounidense aprovechando su visita al país para acudir a la cumbre del G7 los días 26 y 27 de mayo.

"Espero que nos conceda la oportunidad de ver al presidente Obama con el objetivo de proteger la vida, el patrimonio, la seguridad y la estabilidad del pueblo okinawense", dijo Onaga durante su reunión con Abe, según declaraciones recogidas por el diario Mainichi.

Las autoridades detuvieron el pasado viernes al exmilitar Kenneth Franklin Shinzato, de 32 años, quien ahora trabaja como civil en la base de Kadena en Okinawa, por supuestamente haber asesinado a una joven en un nuevo suceso que ha despertado la indignación local.

"Ya hemos oído cientos de veces durante las últimas décadas que (los militares) iban a mejorar su comportamiento y las medidas de prevención, pero no ha cambiado nada", insistió el gobernador.

Por su parte, la embajadora de EEUU en el país asiático, Caroline Kennedy, tiene previsto viajar a Okinawa para reunirse con Onaga, según informaron hoy fuentes diplomáticas a la agencia local Kyodo.

Organizaciones locales han convocado además una manifestación masiva en Okinawa para protestar por el crimen el mes que viene, indicó la agencia japonesa.

La población de Okinawa ha protestado durante años por el excesivo despliegue militar en sus islas y los riesgos para la seguridad ciudadana que implica la cercanía de bases aéreas a zonas muy pobladas, así como por los crímenes que han cometido miembros de las Fuerzas Armadas estadounidenses en la región.

El más grave tuvo lugar en 1995 cuando tres soldados de una base de Okinawa secuestraron y violaron a una niña de 12 años, un suceso que motivó una manifestación que movilizó a unas 85.000 personas.

Okinawa alberga a más de la mitad de los cerca de 47.000 efectivos militares que EEUU mantiene en Japón, así como al 74 por ciento de las instalaciones castrenses de ese país en el archipiélago.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha