eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Una decena de personas continúa la huelga de hambre en Barajas para pedir asilo para el joven saharahui Hassana Aalia

Alrededor de una decena de personas continúa, después de tres días, la huelga de hambre llevada a cabo en la T4 del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas para reclamar al Gobierno español asilo para el joven saharahui Hassana Aalia, condenado por un Tribunal Militar marroquí a cadena perpetua en febrero de 2013.

- PUBLICIDAD -
Una decena de personas continúa la huelga de hambre en Barajas para pedir asilo para el joven saharahui Hassana Aalia

En un comunicado, la Plataforma de apoyo a Hassana Aalia ha asegurado haber enviado una solicitud de entrevista al Ministerio del Interior para volver a demandar el asilo, aunque han señalado que no tienen conocimiento de que el Ministerio haya variado su postura.

La plataforma ha informado que el estado de salud de los huelguistas se "resiente" por un ayuno que supera ya las 72 horas. Por eso, los activistas están obligados a "reducir su grado de actividad" y deben de "permanecer recostados cada vez más tiempo".

Desde esta plataforma de apoyo esperan "celebrar la concesión", en las próximas horas, del asilo del joven por considerarlo "justo". Los huelguistas han pedido que el Ministerio reconsidere su solicitud de asilo y se quede en suspenso la orden de salida del territorio español que pesa contra él y que vence el próximo miércoles, 4 de febrero.

Hassana Aalia ha estado en comunicación "directa" y "permanente" con los jóvenes que se encuentran en la T4 a los que les ha trasmitido su "emoción" y "alegría" por "las amplias muestras de solidaridad que ha recibido". Aalia ha agradecido especialmente "el sacrificio que están haciendo estas activistas Saharacciones".

ESPAÑA ASUME LA SENTENCIA MARROQUÍ

Hassana Aalia está en España desde 2011, año en que llegó a Bilbao para estudiar con una beca. Cuando le quedaban dos meses para volver a El Aaiún, Marruecos emitió una orden de busca y captura contra él por haber participado en 2010 en Gdeim Izik, el campamento de protesta pacífica que fue desmantelado por el Ejército marroquí de forma violenta en noviembre de aquel año. Y, en esa tesitura, decidió no volver a su tierra.

El joven activista ya había sido juzgado por sumarse a esa protesta, siendo condenado a cuatro meses de prisión sin ejecución, pero el 17 de marzo de 2013 el Tribunal Militar de Rabat emitió sentencia contra 25 civiles acusados de haber organizado el campamento, entre ellos Aalia quien, al estar en España, fue juzgado en rebeldía y condenado a cadena perpetua.

Varios organismos como la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo, la Fundación Sahara Occidental, Human Rights Watch y Amnistía Internacional han denunciado que el juicio del tribunal militar no contó con las suficientes garantías y al Alto Comisionado de Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR) ha pedido protección para Aalia.

Sin embargo, el pasado 19 de enero el Ministerio del Interior denegó su petición de asilo y emitió una orden de salida del territorio nacional en un plazo máximo de 15 días.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha