eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los rebeldes sirios ganan terreno en varios frentes tras un cambio de estrategia

- PUBLICIDAD -
Los rebeldes sirios ganan terreno en varios frentes tras un cambio de estrategia

Los rebeldes sirios ganan terreno en varios frentes tras un cambio de estrategia

Los rebeldes sirios han conseguido en las últimas semanas importantes victorias tácticas a lo largo y ancho del país, gracias a un cambio de estrategia, aunque la situación parece estar todavía lejos de una eventual derrota militar del régimen, indicaron a Efe expertos y fuentes de la oposición.

"Lo que ha cambiado es que las diferentes facciones de la oposición se han unido en varias salas de operaciones que son capaces de dirigir y controlar amplios campos de batalla por todo el territorio", explica a Efe por internet el portavoz del insurgente Frente Islámico, capitán Islam Alush.

Esto ha permitido que los rebeldes tomaran en los últimos meses la mayor parte de la provincia de Idleb, incluida su capital homónima; el paso fronterizo de Nasib, en el sur y el más importante entre Siria y Jordania; o avanzaran en Deraa y Quneitra, en la mitad meridional, así como en Al Qalamún (centro) y Alepo (norte).

En opinión de Alush, esta unión y mayor coordinación de los distintos grupos está siendo la clave, ya que, asegura, los rebeldes no disponen de armas nuevas.

El enfoque global también se aprecia a la hora de planear las batallas porque "todos los frentes son importantes, todos son parte de Siria", indica el portavoz opositor, cuya organización es la principal alianza armada islámica del país.

En la avanzadilla de las últimas operaciones, han estado grupos de tendencia islámica, como los Libres de Sham (el Levante), uno de los principales del Frente Islámico, y el Frente al Nusra, filial siria de Al Qaeda.

Para mejorar la coordinación y la unidad de mando, esas organizaciones y otras más han creado una sala de operaciones que han bautizado como Ejército de Al Fatah (la Conquista, en árabe), que dirige la ofensiva en Idleb y en la región de Al Qalamún, en la frontera con el Líbano.

Un portavoz del Ministerio de Defensa del Gobierno interino de la oposición, vinculado al moderado Ejército Libre Sirio (ELS), confirmó a Efe por internet la escasa presencia de sus combatientes, porque "el 60 % de los miembros del Ejército de Al Fatah no sigue a este ministerio, son de los Libres de Sham".

La fuente considera que los recientes triunfos se han producido porque "los rebeldes han vuelto a tener fe", gracias a los resultados positivos de facciones como el Frente al Nusra y a la efectividad del Ejército de Al Fatah.

Según el general retirado libanés Elías Hanna, profesor de Estudios Políticos en la Universidad Americana de Beirut (AUB), hay cuatro razones básicas por las que los opositores han logrado varias victorias que el experto considera "tácticas, que no estratégicas, porque no van a hacer tambalearse al régimen".

En primer lugar, está la moral de los efectivos gubernamentales, "que no han parado de luchar en estos cuatro años de guerra", subraya, lo cual supone un gran desgaste.

Además, el general opina que "la lucha está muy extendida; desde Alepo (norte) hasta Deraa son 500 kilómetros, por ello es fácil abrir una brecha desde cualquier lado".

Otros factores son la unidad de mando de los opositores, gracias al "Ejército de Al Fatah" y al apoyo de Arabia Saudí y Catar, "especialmente ahora que van a proporcionar misiles antitanque" a los rebeldes, dice a Efe Hanna.

No obstante, el experto castrense augura que el régimen no va a tardar en responder: "No sé si será en Yisr al Shogur (Idleb) o en Al Qalamún. Tiene que detener este progreso de los rebeldes y elevar la moral de sus tropas".

De hecho, en un discurso el miércoles, el presidente sirio, Bachar al Asad, ya anunció que la ayuda iba en camino para socorrer a los efectivos asediados por los opositores en Yisr al Shogur.

A la luz de los últimos acontecimientos, el mandatario se ha visto también obligado a reconocer reveses que calificó de "normales" en situaciones de lucha.

"Por supuesto que en las batallas hay retrocesos, triunfos y pérdidas. Hay altibajos", afirmó Al Asad, en una alocución dirigida a elevar la moral de sus soldados.

Esta evolución en el campo de batalla coincide con el inicio de "consultas" en Ginebra entre el enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura, y representantes del régimen, la oposición y personalidades de la sociedad civil.

Para Hanna, el avance de los rebeldes va a la par de las negociaciones, "pero está coordinado con ellas".

"Cada vez que hay una guerra debe haber un camino diplomático, pero lo que de verdad configura el diálogo es lo que ocurre sobre el terreno", concluye.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha