eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El relator de la ONU: Pyongyang aumenta la represión por el uso de nuevas tecnologías

- PUBLICIDAD -
El relator de la ONU: Pyongyang aumenta la represión por el uso de nuevas tecnologías

El relator de la ONU: Pyongyang aumenta la represión por el uso de nuevas tecnologías

El relator de la ONU sobre derechos humanos en Corea del Norte, Tomás Ojea Quintana, destacó hoy en una entrevista con Efe el aumento en ese país de la represión por el uso de nuevas tecnologías y de los controles fronterizos para evitar deserciones.

El abogado argentino acaba de concluir una visita a Corea del Sur, la segunda desde que accedió al cargo en junio de 2016 y un viaje fundamental para elaborar un informe que se presentará en los próximos meses, ya que es en este país donde se establece legalmente la mayor parte de desertores norcoreanos.

Ojea subraya, no obstante, que a la hora de trazar un mapa completo sobre las violaciones de libertades que sufren los norcoreanos hay otros países igualmente importantes, como China o Rusia, "con una relación complicada con el tema de derechos humanos en el seno de la ONU", que no han aceptado su solicitud de visita.

El relator especial de la ONU aún está "definiendo los ejes" del informe, aunque destaca dos en la entrevista telefónica con Efe.

"Uno es que es que se ha incrementado la represión del régimen contra el uso de las nuevas tecnologías en respuesta a la intensificación de su utilización en el país", explica.

Los testimonios a los que ha tenido acceso destacan que "cada vez hay más comunicación (de los norcoreanos) con el exterior y también a nivel interno a través de 'smartphones'" y que Pyongyang está intentando endurecer el control sobre estos canales.

Del mismo modo, apunta Ojea, se sigue penalizando el visionado de los llamados "dramas" (telenovelas) de Corea del Sur, que muchas veces son introducidos en lápices de memoria desde la frontera con China.

El segundo elemento de peso es precisamente el control reforzado de esa frontera por parte del régimen, algo que, según varias asociaciones, está detrás de la caída en el número de norcoreanos que han podido llegar al Sur, de un 20 por ciento menos en los seis primeros meses de 2017.

"Ese mayor control fronterizo está pensado para gente que se quiere escapar y no tanto para aquellos que quieren cruzar por motivos económicos (principalmente aquellos que se dedican a comerciar con productos traídos de China)", resalta Ojea.

"Mi intención es que Pekín haga mas transparente lo que pasa en su frontera porque tenemos informes de torturas, detenciones y repatriaciones por parte de sus fuerzas de seguridad", añade.

La mayoría de los norcoreanos que desertan lo hacen a través de China, que los considera migrantes económicos y no refugiados y los devuelve sistemáticamente a su país, donde pueden ser encarcelados y torturados.

Así lo aseguran incontables testimonios, muchos recogidos en el informe de la Comisión de Investigación de la ONU sobre Derechos Humanos en Corea del Norte de 2014.

"Personas que entrevisté me contaron que recientemente cinco norcoreanos se suicidaron al saber que los iban a repatriar. Es una información horrorosa", se lamenta Ojea.

A la hora de no aplicar, por ejemplo, la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de Naciones Unidas, "China se ampara diciendo que no les pasa nada a los repatriados, pese a que hay documentados todo tipo de abusos. Ahora mismo es importante que esto se discuta en China y en el seno de la ONU", subraya el abogado.

Respecto al establecimiento de un diálogo sobre derechos humanos con Corea del Norte, la segunda vía que persigue su misión (la primera es intentar colocar al líder norcoreano, Kim Jong-un, frente a la Corte Penal Internacional), Ojea destaca que los avances son nulos de momento.

"Sin embargo, durante mi visita he entrevistado a las 12 camareras de un restaurante norcoreano en China que llegaron al Sur en 2016. Lo he hecho a expensas de la denuncia de Pyongyang, que asegura que han sido llevadas contra su voluntad. En ese sentido he apelado a Corea del Norte para que vea que hay neutralidad y una puerta abierta para el diálogo", afirma.

En esa misma línea, Ojea también ha hablado con un desertor que ha mostrado deseos de regresar a Corea del Norte en un momento en el que el número de norcoreanos insatisfechos en el Sur parece aumentar (25 han retornado en los últimos cinco años).

"Es importante conocer las complicaciones que hay en el Sur y sacarlas a la luz. No olvidemos que los dos países tienen vigente un alto el fuego y no un tratado de paz y que las legislaciones tanto en lo civil como lo militar están muy exacerbadas en ambos sitios", apunta.

El caso del estudiante Otto Warmbier, que falleció en junio tras regresar en coma de su detención en Corea del Norte, seguramente también tendrá cabida en el próximo informe, aunque Ojea asegura que falta más información al respecto y que es EEUU quien tiene que aportar parte de la misma. Andrés Sánchez Braun

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha