eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Álvarez (UGT) considera un desastre la política de competencia fiscal entre CCAA

- PUBLICIDAD -

El secretario general de la UGT, Pepe Álvarez, se ha mostrado hoy en desacuerdo con la eliminación del impuesto de Sucesiones en Andalucía y ha considerado un "desastre la política de competencia -fiscal- entre comunidades para ver quién paga menos".

En rueda de prensa en Sevilla, donde ha participado en una asamblea con más de setecientos delegados sindicales de Andalucía, el líder de la UGT se ha referido de esta forma a la reforma acordada en Andalucía entre el PSOE y Ciudadanos del impuesto de Sucesiones para garantizar un acuerdo presupuestario para 2018 en la comunidad.

Álvarez ha argumentado que cuando se acumula riqueza, a la hora de heredar es un "proceso de equidad que una parte vaya al bien común" y que "los hijos de los que no tuvieran tantas amistades o cualidades tengan derecho" a acceder a más prestaciones.

También ha hecho hincapié en que la riqueza y el crecimiento se reparta en España mediante incrementos salariales en la negociación colectiva que deben llevar a situar el salario mínimo en convenio en 1.000 euros al mes y también el salario mínimo interprofesional, en un plazo de dos o tres años.

UGT quiere cerrar este año, junto con CC.OO, un acuerdo interconfenderal con la patronal CEOE sobre negociación colectiva para el 2018 e incluso los años 2019 y 2020.

En este sentido, Álvarez ha dejado claro que situarán la negociación en otros términos y los aumentos porcentuales de los salarios no serán la base de sus reivindicaciones sino que ningún convenio recoja salarios por debajo de mil euros mensuales.

Ha argumentado que "hay que corregir" el desigual reparto de la riqueza, ya que es un "escándalo" que la CEOE reconozca que no se puede vivir con 800 euros al mes "y luego no hace nada sino que quieren ganar más y repartir los beneficios que van a sus bolsillos".

El líder de UGT ha advertido de que habrá conflicto social, "sin poner ningún límite", si el Gobierno no pone en marcha políticas para redistribuir mejor la riqueza tras varios años de crecimiento de la economía y ha reconocido que la huelga general nunca está descartada como instrumento de presión.

De hecho, ha recordado que UGT ha convocado marchas de protesta, que comienzan el 30 de septiembre desde distintos puntos de España, y confluirán el 9 de octubre en Madrid, en defensa de unas pensiones dignas y para exigir que se derogue la reforma del 2013.

Su presencia en Sevilla responde a la voluntad del sindicato de acercarse a sus delegados y afiliados y, por ello, celebra cada mes una reunión de su ejecutiva en las distintas comunidades autónomas y hoy en Sevilla han aprovechado para "escuchar su gente" en la asamblea de delegados.

En el terreno organizativo, el dirigente de UGT ha puesto en valor las reformas de la estructura del sindicato que impulsa desde que hace un año y medio llegó a la secretaria general, así como el proceso de transparencia en sus cuentas.

Ha explicado que quieren conseguir "concienciar a la sociedad de que los sindicatos no están subvencionados sino que son ellos los que subvencionan" el coste de la negociación colectiva y otras reformas, que recaen no sólo en sus afiliados sino en el conjunto de los trabajadores.

Por ello, se propone distinguir en las cuentas de UGT los recursos que se destinan a trabajos que repercuten directamente en sus afiliados y los que dedican al "interés general", los cuales deberían soportarse o con impuestos o por todos los perceptores de la negociación colectiva, ha apuntado Álvarez.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha