eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Versos a la pasión de Lope en el tradicional 'pique' de un pueblo de Ávila

- PUBLICIDAD -
Versos a la pasión de Lope en el tradicional 'pique' de un pueblo de Ávila

Versos a la pasión de Lope en el tradicional 'pique' de un pueblo de Ávila

Los 300 versos que Lope de Vega dedicó a la pasión de Jesucristo, publicados en las "Rimas Sacras" (1614), han propiciado un año más el 'pique' entre dos cuadrillas de romanceros en el Jueves Santo de la localidad abulense de Navaluenga, de unos 2.000 habitantes.

Se trata de la procesión de "Los Romances" que, declarada de Interés Turístico Regional, proporciona el momento culminante de la Semana Santa de este municipio abulense próximo a la Comunidad de Madrid, que estos días incrementa significativamente su población.

Esta tradición arraigada e inicialmente reservada a los hombres consistía en una especie de 'competición' en la que dos cuadrillas de romanceros se 'retaban' para comprobar cuál era capaz de recitar mejor, más alto y más claro los versos de Lope de Vega sin confundirse.

Partiendo de la iglesia de Nuestra Señora de los Villares, la comitiva integrada por cientos de personas ha acompañado a las imágenes de Cristo Amarrado a la Columna, La Caída, el Cristo de la Vera Cruz y la Virgen Dolorosa.

Delante de esta última se sitúan las cuadrillas de romanceros, que durante las últimas semanas han ensayado el tono y el ritmo de unos versos recitados de una manera peculiar, con un soniquete pegadizo y extraño para quien los escucha por primera vez, aunque todo termina por hacerse familiar.

Antes de comenzar, y con una temperatura de 27 grados, el secretario de la Hermandad de Romanceros, Saturnido Herráez, se ha dirigido a los miembros de las cuadrillas para decirles: "Romanceros, habéis estado todo el año reprimiendo vuestras gargantas y vuestros sentimientos. ¿Estáis preparados? ¡Pues vamos a darle!".

En ese momento ha arrancado esta celebración tan arraigada actualmente y que estuvo a punto de desaparecer hace unos años: el empeño de los integrantes de la Hermandad, que actualmente cuenta con 540 miembros, logró recuperarla hasta conseguir su reconocimiento regional.

Aunque no existe constancia sobre el origen de esta tradición popular, se piensa que pudo surgir en el siglo XVII como manifestación de fe durante la contrarreforma, antes de que más tarde se convirtiera en acto procesional durante el siglo XVIII.

Ya en el XIX, los romanceros solteros y casados se desafiaban entre sí a recitar los famosos versos, de manera que la cuadrilla que resultaba perdedora debía invitar a la ganadora, algo que ahora se encarga de hacer el Ayuntamiento repartiendo 11.000 bollitos y unos 300 litros de limonada entre los asistentes.

Pese a que inicialmente era una costumbre reservada a los hombres, ya se encuentra abierta a mujeres y niños, que al finalizar el recorrido de la procesión se han vuelto a citar junto la iglesia de Nuestra Señora de los Villares para volver a protagonizar el curioso 'pique' entre las dos cuadrillas de romanceros.

Todos ellos, muchos de los cuales iban ataviados con camisa blanca, chaleco negro y una medalla al cuello, han ido recitando los romances de Lope de Vega durante el trayecto con un tono peculiar y muchos de ellos casi sin mirar los papeles, ya que conocían de memoria su contenido.

Según la tradición, el 'pique' finaliza cuando uno de los coros se equivoca, aunque lo normal es que esa circunstancia no se produzca y la tradición culmina una vez que se termina de recitar todos los versos.

A mitad del recorrido, los participantes en la procesión han realizado una parada frente a la ermita de La Merced, donde las mujeres le han cantado a la imagen de la Virgen 'Las siete palabras'.

Por Antonio García

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha