eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

Grupos estadounidenses destinan millones de dólares a campañas antiaborto en América Latina

The Guardian revela que grupos provida de EEUU usan métodos sofisticados y financian asociaciones locales para tratar de impedir posibles reformas a las estrictas leyes antiaborto de la región

- PUBLICIDAD -
Activistas celebran la aprobación de la ley de las tres causales en Chile.

Activistas celebran la aprobación de la nueva ley del aborto en Chile

Grupos estadounidenses contra el aborto están coordinando y financiando una campaña para restringir el acceso al aborto en Latinoamérica y el Caribe.

The Guardian ha descubierto que las organizaciones han destinado millones de dólares en la región, que tiene una de las legislaciones más estrictas contra el aborto, para combatir las voces que luchan para despenalizar las interrupciones de embarazos, y también para dificultar el acceso a clínicas que ofrecen estos servicios.

En julio, the Guardian informó que Human Life International (HLI), una organización católica sin ánimo de lucro del estado de Virginia, destinó más de 600.000 dólares (unos 510.160 euros) a sus misiones en Centroamérica entre 2008 y 2014, y que un grupo en El Salvador, Fundación Sí a la Vida, recibió más de 47.000 dólares (alrededor de 39.938 euros) a lo largo de siete años.

Ahora ha salido a la luz que al menos dos organizaciones más con sede en Estados Unidos -40 Days of Life (40 Días de Vida) y Heartbeat International (Latido Internacional)– están formando a activistas antiaborto, abriendo centros e inyectando dinero en la región.

Grupos provida profesionalizados

Natalia Acevedo Guerrero, de Profamilia, el mayor servicio de atención a la salud reproductiva en Colombia, dice: "Estamos acostumbrados a la oposición, pero en los últimos años hemos visto cómo los grupos antiaborto se han organizado mucho más. Se han profesionalizado. Ya no son señoras mayores con rosarios. Son abogados con un discurso sofisticado, tienen grupos de presión...Tienen dinero, tienen gente en los juzgados, tienen gente en el Congreso".

El aborto está prohibido en países como República Dominicana, El Salvador y Nicaragua, y muchos de los otros países de Latinoamérica sólo lo permiten en circunstancias muy limitadas. Sin embargo, medidas para liberalizar las leyes están teniendo algo de éxito. En agosto,  Chile revocó la ley que prohibía por completo el aborto para permitirlo en casos en los que la vida de la mujer estuviese en peligro, y en El Salvador se está discutiendo hacer lo mismo.

La gran mayoría de estos fondos estadounidenses se emplean en desarrollar una red de "centros de crisis del embarazo" que según los críticos están destinados a persuadir a las mujeres para que no aborten. El número de centros, 130,  ha aumentado más del doble entre 2012 y 2015.

Entre 2010 y 2015, HLI dirigió más de 1,3 millones de dólares (alrededor de 1,1 millones de euros) a socios antiaborto en Latinoamérica y el Caribe, según documentos de la declaración de impuestos vistos por the Guardian. Durante cuatro décadas, HLI ha ayudado a desarrollar una red de grupos que se extiende por más de 20 países.

Una extensa red de centros antiaborto

Adolfo Castañeda, el director de educación destinado a la comunidad hispana de HLI, dice que cada centro en la red opera de manera independiente, dando acceso a muchos "materiales educativos" en español, como cursos de formación online, programas de vídeo y de radio, así como conferencias y talleres.

"No gestionamos la red, pero colaboramos estrechamente con ella, en el sentido en que les proveemos con materiales educativos que la gente que trabaja en esos centros emplea para educar a las embarazadas, en relación con el aborto, para convencerlas a que no aborten", dice Castañeda.

"Servimos de intermediarios entre organizaciones que tienen dinero para financiar [centros de crisis del embarazo]" añade Castañeda. "Por ejemplo, si hay una fundación católica que quiere donar, vamos a decir 10.000 dólares a un centro en Bolivia, ayudamos a la fundación, traducimos cualquier formulario que necesiten y servimos de canal para que el dinero les llegue".

Castañeda dice que HLI trabaja con asesores jurídicos estadounidenses para proporcionar estrategias a los abogados y grupos de presión locales que pueden emplear para "educar y luchar políticamente contra las leyes antivida y en favor de leyes provida".

Latido Internacional, que lleva una de las redes más grandes de centros en Estados Unidos y a nivel internacional, expandió su red de alcance global a Latinoamérica y el Caribe en 2013. Jay Jobbs, su director de marketing y comunicaciones, dice que están centrados en la educación y la formación "para que las mujeres en localidades de todo el mundo puedan tener decisiones positivas alternativas al aborto".

Entre el 2013 y el 2015 dieron 15.925 dólares (unos 13.542 euros) a socios latinoamericanos, según declaraciones de impuestos en Estados Unidos. También ayudan a  recibir y transferir donaciones de otros grupos antiaborto estadounidenses y personas individuales.

La desinformación como herramienta

Servicios de atención a la salud reproductiva y defensores de los derechos humanos en Colombia, donde estas organizaciones se están afianzando cada vez más, dicen que muchos de estos centros se construyen con el fin de parecer clínicas normales. El director de una clínica de aborto legal en la capital colombiana, Bogotá, que pide no ser nombrado, dice que sus trabajadores han documentado múltiples casos en los que pacientes han visitado por accidente centros de crisis del embarazo, donde los activistas antiaborto "les hicieron sentir culpables, estigmatizadas, acosadas y presionadas para seguir adelante con sus embarazos".

La desinformación es una forma de crear barreras y obstáculos al acceso [al aborto]", dice Cristina Rosero Arteaga, abogada del grupo de defensa Women’s Link Worldwide.

"Hay muchas mujeres que desconocen sus derechos. Nuestra preocupación es que las mujeres necesitan tener acceso a información que sea veraz y no esté distorsionada".

Katharine O’Brien, de la organización, basada en Texas, 40 Días de Vida, que lleva trabajando en la región desde 2011, dice que los centros son vitales: "Es muy simple. La cantidad de formación que hace falta para estar realmente inspirado por esto es muy pequeña. Puedes explicarlo todo en una sesión".

O’Brien forma a locales sobre cómo llevar a cabo protestas "entregadas a la oración". Se entrena a los activistas en "asesoramiento a pie de calle" fuera de las clínicas de aborto para dar a las mujeres "otras opciones" y "ayudarlas a pasar por el que tiene que ser el momento más difícil de sus vidas".

Más abortos ilegales y en malas condiciones

Representantes de dos de los principales servicios de aborto en Colombia dicen que esto pone vidas en riesgo. "Las mujeres no dejan de inclinarse por el aborto", dice el director de la clínica en Bogotá. "En su lugar, buscan estos servicios en clínicas en las que no haya una gran presencia [de estos activistas provida]...Muchos de estos lugares no son legales y no son seguros".

Alrededor del  75% de todos los abortos en la región son ilegales y cada año  760.000 mujeres son tratadas por complicaciones derivadas de abortos no seguros.

"Si hay algo que hemos aprendido de cómo operan estos grupos anti-derechos humanos es que culpan a las mujeres por ser mujeres", dice la directora de la clínica en Bogotá. "Empiezan cuestionando qué vida es más importante, y la conclusión final a la que llegan es que las vidas de las mujeres no importan", dice Sandra Mazo Cardona, directora de Católicas por el Derecho a Decidir-Colombia, una organización católica feminista.

"La gente tiene derecho a tener sus creencias y a trabajar hacia un objetivo común que sea justo y loable. Pero no puede estar basado en la intimidación".

Traducido por Marina Leiva

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha