eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

Los republicanos aceptan en su programa el muro que Trump quiere construir entre EEUU y México

El programa electoral republicano integra las propuestas que han definido la campaña de Trump sobre control de la inmigración y libre comercio

El documento propone revisar con mayor atención las solicitudes de "aquellos extranjeros que quieran entrar a Estados Unidos desde países que apoyen a grupos terroristas o regiones vinculadas con el terrorismo islámico"

La facción del partido más moderada no ha conseguido suavizar el discurso sobre los derechos LGTB: el programa critica al Tribunal Supremo por blindar el matrimonio homosexual y defiende las homófobas "leyes de libertad religiosa"

- PUBLICIDAD -
Trump dice que acabará con el Estado Islámico, pero con pocas tropas

Donald Trump, que celebra esta semana la Convención Republicana de la que saldrá como candidato oficial a la presidencia de EEUU. EFE

El Partido Republicano aprobó oficialmente este lunes un programa electoral que integra las propuestas más polémicas de Donald Trump sobre inmigración e incluye el compromiso de construir un muro en la frontera que separa Estados Unidos de México.

El tan esperado documento, un programa que marcará la agenda del partido en las elecciones presidenciales y legislativas de 2016, se aprobó en una votación verbal que se celebró en la Convención Nacional del Partido Republicano en la ciudad de Cleveland. Si bien la práctica totalidad del texto del programa había salido a la luz durante la reunión del Comité del Programa del Partido Republicano celebrada la semana pasada, es evidente la influencia de Trump, especialmente en aquellas cuestiones que han definido su campaña, como la reforma migratoria y la política comercial.

El programa ha adoptado el duro discurso de Trump en torno a la inmigración y aboga por la necesidad de construir un muro en la frontera y "proteger todos los puntos de entrada". El texto indica que "el muro fronterizo debe cubrir la totalidad de la frontera situada en el sur y debe frenar tanto la entrada de vehículos como la de aquellos que quieran cruzar a pie". No muestra ninguna comprensión hacia los inmigrantes indocumentados.

Con el objetivo de evitar la deportación de millones de inmigrantes que habían entrado en Estados Unidos con sus padres siendo menores y la de aquellos inmigrantes sin papeles que son padres de menores que nacieron en Estados Unidos y que sí tienen la nacionalidad, Barack Obama firmó dos decretos en 2012 y 2014. Ahora, el programa de los republicanos no duda en afirmar que estos decretos son "amnistías ilegales" y defiende de revocar estas medidas si su candidato llega a la Casa Blanca.

También advierte de los riesgos que representa tener a cerca de 11 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, y muchos más repartidos en otras partes del mundo, como ha venido haciendo Trump a lo largo de su campaña.

El programa señala que "en un contexto de terrorismo, cárteles de la droga, trata de seres humanos y crimen organizado, la presencia de millones de personas sin papeles en este país plantea un grave riesgo para la seguridad y la soberanía de los Estados Unidos". "Por consiguiente, nuestra máxima prioridad debe ser reforzar la seguridad de nuestras fronteras y de todos los puntos de entrada y hacer cumplir nuestras leyes migratorias".

Si bien el programa no hace suya la propuesta de Trump de prohibir la entrada a todos los inmigrantes musulmanes, la agenda del Partido Republicano sí aboga por impulsar "una reforma profunda" del proceso de concesión del estatuto de refugiado y de los derechos de asilo, y afirma que aquellas solicitudes que no puedan ser examinadas exhaustivamente "especialmente cuando el país de procedencia sea un caldo de cultivo de terrorismo" deben ser rechazadas.

También incluye el mandato de revisar con mayor atención las solicitudes de "aquellos extranjeros que quieran entrar a Estados Unidos desde países que apoyen a grupos terroristas o regiones vinculadas con el terrorismo islámico".

Contra los bancos y contra el colectivo LGTB

Algunas de las aportaciones de Trump al texto han generado tensiones dentro del sector más ortodoxo del partido, especialmente las relativas a cuestiones comerciales y financieras.

Como era previsible, el programa se hace eco de la Ley Dodd-Frank de Reforma de Wall Street y Protección al Consumidor impulsada por Obama, pero también apoya el restablecimiento de la Ley Glass Steagall. Esta norma, aprobada en 1933, en plena Depresión, separó la banca tradicional de la banca de inversiones con el objetivo de evitar que la primera pudiera hacer inversiones de alto riesgo. El sector financiero se opone al restablecimiento de esta medida y su inclusión en el texto es un guiño populista que tiene en cuenta el estado de ánimo del elector que Trump tendrá que atraer.

El documento no se aparta del tradicional apoyo mostrado por el Partido Republicano al libre comercio, a pesar de que Trump ha expresado que rechaza acuerdos comerciales como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA) O  el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP). En cambio sí ha adoptado la filosofía "Estados Unidos ante todo" de Trump.

El Comité Nacional Republicano también ha frustrado un movimiento de los delegados con ideas sociales más moderadas por suavizar el discurso del partido en torno a los derechos LGTB. La semana pasada, un sector del partido, entre los que se encuentra un delegado abiertamente gay, expresó en una reunión del programa su preocupación por que el partido esté perdiendo votantes por su posición retrógrada sobre la igualdad social. Este sector intentó eliminar del programa el lenguaje que consideraba discriminatorio hacia las personas LGTB, pero tiró la toalla aduciendo la dura resistencia del Comité.

Como consecuencia de todo ello, el programa sigue reforzando la noción de que el matrimonio tradicional formado por un hombre y una mujer es "la base de una sociedad libre" y critica la decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos de considerar que el matrimonio entre personas del mismo sexo es un derecho constitucional. También resulta evidente que el programa apoya las llamadas "leyes de libertad religiosa", impulsadas por los conservadores en distintos estados del país para denegar servicios a las personas LGTB.

Los líderes del Comité del Programa se han esforzado en restar importancia a los desacuerdos existentes dentro del partido, afirmando que se trata de una percepción alimentada por los medios de comunicación.

Virginia Foxx, que copreside el Comité del Programa del Partido Republicano y es una congresista por Carolina del Norte, habló con un grupo de integrantes del comité antes de la votación y les dijo que en su opinión la atención se ha centrado en lo negativo.

"Vamos a recuperar el control del país, haremos que Estados Unidos vuelva a ser un gran país", ha afirmado, repitiendo el eslogan de la campaña de Trump. "Es necesario que nos centremos en esto", ha señalado.

John Barrasso, senador por el estado de Wyoming y presidente del Comité del Programa del Partido Republicano, ha insistido en el hecho de que el partido habla con una sola voz en lo relativo a las principales cuestiones que afectan al país. También rechaza la percepción de que Trump, que tiene muchas posibilidades de convertirse en el candidato republicano a la presidencia, haya influido en el contenido del programa.

"Alguien ha dicho que este es el programa de Trump; es el programa del Partido Republicano", señala Barasso. "Estas son nuestras ideas y esto es lo que defendemos".

Traducción de Emma Reverter

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha