eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El yernísimo de Trump

Jared Kushner tiene 36 años, carece de experiencia política y está casado con Ivanka Trump, lo que le convierte en un actor clave de la Casa Blanca

- PUBLICIDAD -
Yerno de Trump dirigirá la oficina para aplicar ideas empresariales al Gobierno

Jared Kushner tras los pasos de Trump en la Casa Blanca. EFE

Esta semana Jared Kushner tiene que organizar la primera cumbre de Trump con China y además ha viajado a Irak  a hablar con su presidente. En su agenda normal están también las relaciones con México, la modernización del gobierno, la crisis de la heroína y la paz en Oriente Próximo. No está mal para un empresario inmobiliario de 36 años sin ninguna experiencia política ni diplomática. Claro que además de eso, Jared Kushner es el yerno de Donald Trump.

Ser yerno de Donald Trump es una gran línea en el currículum, la mejor que se puede tener en Washington hoy en día. El presidente es conocido por fomentar la rivalidad entre sus subordinados, casi como si tuviera que echar a uno cada semana al estilo de su reality The Apprentice , pero compartir con él lazos familiares es un seguro de vida. Nadie duda de la continuidad de Kushner ni siquiera ahora que tiene que ha aceptado prestar declaración en el Congreso por sus contactos con Rusia durante la campaña. El yernísimo es intocable porque su suegro no se fía de nadie, salvo de su familia.

Su protagonismo ya levanta ampollas. Muchos en la Administración y fuera de ella se preguntan si puede abarcar tanto y sobre todo si puede abarcarlo bien. Como ha dicho el Financial Times , China lleva ventaja en la cumbre de esta semana solo porque la han organizado a medias Kushner y el embajador chino en Washington. Uno es un experto en las relaciones entre los dos países con décadas de experiencia y el otro es el yerno del presidente.

Su mujer Ivanka, que también trabaja ahora en la Casa Blanca, ha querido defender a su esposo en la CBS con un argumento simple: es verdad que no tiene mucha experiencia pero “mucha gente diría lo mismo de una persona que logra la presidencia sin haber estado nunca en política y mi padre lo hizo”. Y es eso precisamente lo que preocupa: un presidente sin experiencia que en vez de rodearse de expertos pone a cargo de los grandes temas de Estado a otro novato. Un novato que casualmente es el marido de su hija.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha