eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La insoportable levedad de Cristina Cifuentes

Ante las ineficacias de su gestión, Cristina Cifuentes ha elegido quedarse a meditar en la soledad de la Casa de Correos para mejorar sus capacidades

48 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Cristina Cifuentes, durante su intervención en la apertura del 18 Congreso Nacional del PP.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, durante su intervención en la apertura del 18º Congreso Nacional del PP.

Otro verano más la presidenta de la Comunidad de Madrid anda presumiendo de que no necesita vacaciones. La lucecita de su despacho permanecerá encendida durante todo el verano. Mientras el resto de sus conciudadanos soñamos con el descanso estival, ella, como siempre, más chula que nadie, proclama su felicidad laboral permanente.

Y es que son ganas de tocarle las narices al personal. A unos porque aún queriendo no pueden tomarse vacaciones, ya les gustaría poder trabajar durante el año para disfrutar de ese derecho. A otros, porque piensan (pensamos) que al menos sería bueno librarse por un mes de tan prescindible personaje.

Pero ella no lo puede remediar. Sus ansias de llamar la atención son infinitas. Un día por los tacones, otro por el rubio carácter de su impostura, al siguiente por sus descalificaciones a los investigadores de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil. Todo por los titulares, casi nada por la gestión eficiente y efectiva de sus responsabilidades.

Quizá por eso ha decidido prescindir de las vacaciones. Ante las ineficacias de su gestión, ha elegido quedarse a meditar en la soledad de la Casa de Correos para mejorar sus capacidades. Igual está enganchada a algún curso por internet para entrenar sus destrezas en el control de la corrupción que asedia a su partido o encontrar la fórmula mágica que recorte las listas de espera de la sanidad o que evite que se tengan que suspender las clases anticipadamente en los colegios por el calor.

Lo de Cristina Cifuentes, además, está desaconsejado por médicos, psicólogos, sindicalistas y hasta por jefes de personal. Se explica muy bien aquí. Un jefe que no toma vacaciones, presiona a su equipo para que hagan lo mismo. El descanso estival no solo es un derecho, es una necesidad. Para recuperar fuerzas, para serenarse, incluso para hacer un análisis de los errores del pasado y planificar un mejor futuro.

Y por último, parece que los que no cogen vacaciones en realidad trabajan mucho peor de lo que ellos creen... Y es imposible no suponer que en realidad de lo que están afectados es de un gran ataque de arrogancia. Es posible que Cifuentes se esté acercando peligrosamente al mito de la dictadura según el cual Franciso Franco nunca apagaba la luz de la mesa de su despacho. Trabajaba sin descanso, día y noche, por el bien de los españoles. Hoy la lucecita de la Puerta del Sol ha tomado el testigo de la lucecita de El Pardo. Nada bueno podemos esperar de semejante relevo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha