eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Las tabaqueras asaltan los países en desarrollo

- PUBLICIDAD -

Manuel Ansede

“Indonesia es un mercado amigo del tabaco, sin prohibiciones de fumar ni otras restricciones, en contraste con sus países vecinos de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático. [...] Asegúrese de sacar partido de este mercado en crecimiento exhibiendo sus productos en World Tobacco Asia 2012”,  se anuncia sin tapujos la gigantesca feria del tabaco que comienza en Yakarta el 19 de septiembre.

Acorralada en los países ricos por prohibiciones, pleitos y fotografías de enfermos de cáncer, la industria más asesina del mundo, la tabacalera, ha comenzado el asalto de los países en desarrollo, amenazando con matar  “alrededor de 1.000 millones de personas en todo el planeta” a lo largo de este siglo, según denuncia uno de los mayores expertos mundiales en la materia,  Gary Giovino. “La mayor parte de estas muertes, y los gastos médicos y económicos que implican, correrán a cargo de los países con bajos o medianos ingresos”, alerta. 

Giovino fue jefe del departamento de Epidemiología de la Oficina de Tabaco y Salud de los  Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU. En los últimos años, prácticamente no se ha fumado un cigarrillo en los países en desarrollo sin que él lo supiera.

El epidemiólogo acaba de terminar el mayor estudio sobre la prevalencia del tabaquismo jamás realizado. Su equipo ha revisado el consumo de tabaco en 16 países, con una población que representa a casi la mitad de las personas que habitan el planeta: más de 3.000 millones de seres humanos. Y sus datos dibujan el suicidio a cámara lenta de cientos de millones de ciudadanos.

Las estimaciones de Giovino, que se publican hoy  en la revista médica  The Lancet, hablan de 852 millones de consumidores de tabaco en esos 16 países, 14 de ellos con ingresos bajos o medios (Bangladesh, Brasil, China, Egipto, India, México, Filipinas, Polonia, Rusia, Tailandia, Turquía, Ucrania, Uruguay y Vietnam). A ellos se suman EEUU y Reino Unido, incluidos para realizar comparaciones.

La radiografía muestra que en estos países el tabaquismo sigue siendo un hábito esencialmente masculino: el 41% de los hombres fuma, frente al 5% de las mujeres. Sin embargo, las cifras varían por países. En Rusia, el 60% de los hombres fuma, frente al 22% en Brasil. En Egipto, sólo el 0,5% de las mujeres se ha enganchado al tabaco, frente al 25% de las polacas. Los datos proceden de informes enviados por los gobiernos a la OMS,  dentro del proyecto GATS.

“Las tabaqueras saben que han perdido el mercado en Europa occidental, Canadá, Australia y EEUU, así que ahora se lanzan al Sudeste Asiático y Latinoamérica”, advierte el epidemiólogo  Esteve Fernández, director de la Unidad de Control del Tabaquismo del Instituto Catalán de Oncología.

A su juicio, los datos del nuevo estudio, en el que él no ha participado, “llaman la atención”. Giovino saca a la luz en  The Lancet la existencia de 301 millones de consumidores de tabaco en China, el país con más fumadores, y de 275 millones en India, donde es más habitual el tabaco de mascar o el rapé, que se esnifa.

“Los efectos devastadores del tabaco en esas poblaciones están por llegar. En China, la epidemia de cáncer de pulmón empieza ahora”, alerta Fernández. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que actualmente  mueren seis millones de personas cada año en el mundo por enfermedades relacionadas con el tabaco. Hasta ahora, la matanza se ha centrado en los países ricos, donde los cigarrillos causan el 18% de las muertes, frente al 11% en países con ingresos medios y el 4% en los países más pobres. Pero, según constata el estudio publicado en  The Lancet, estas cifras darán pronto la vuelta.

“El gran obstáculo para la prevención del tabaquismo son las tabaqueras. Ganan mucho dinero con un producto cuyo precio de fabricación es muy bajo. Las cuatro grandes [Philip Morris, British American Tobacco, Imperial Tobacco Australia y Japan Tobacco International] patrocinan conciertos y eventos deportivos en los países en desarrollo, porque quieren atrapar a los jóvenes”, denuncia Fernández.

Los autores del estudio concluyen que las altas tasas de tabaquismo halladas en los hombres y el cada vez más temprano inicio de las mujeres en el consumo de tabaco “refuerzan la idea de que son necesarios esfuerzos para prevenir la iniciación y promover el abandono”.

El miércoles, la OMS aplaudía la “histórica decisión” de un tribunal australiano de tumbar el recurso de las tabaqueras contra la ley que impone cajetillas genéricas y sin logotipos para la venta de cigarrillos en Australia.  En un comunicado, la OMS aseguraba que “las demandas interpuestas por las grandes tabacaleras parecen los últimos estertores de una industria desesperada”. Sólo dos días después, ha quedado claro que el cáncer de la industria del tabaco no está desapareciendo, sino metastatizando en otras regiones del planeta.

---

Publicado en Materia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha