La portada de mañana
Acceder
El Gobierno amarra sus primeros Presupuestos con los socios de la investidura
La COVID aumenta la vulnerabilidad de las víctimas de violencia de género
Opinión - España sin eufemismos: la verdadera historia, por Rosa María Artal
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Ignacio Mártil de la Plaza: “El futuro energético será renovable o no será”

Ignacio Mártil de la Plaza: “El futuro energético será renovable o no será”
Madrid —

0

Madrid, 2 nov (EFE).- “Nuestro futuro, en relación al mundo de la energía, será renovable o no será” defiende el físico y catedrático en electrónica Ignacio Mártil de la Plaza en su libro “La energía solar: de la utopía a la esperanza” en el que analiza el papel de la solar fotovoltaica en el proceso de transición energética.

La obra, publicada por la Editorial Guillermo Escolar describe el fenómeno del calentamiento global al tiempo que recoge las potencialidades y limitaciones de esta fuente de energía alternativa desde una perspectiva económica, científica, histórica y tecnológica, sirviéndose de “un lenguaje didáctico, desprovisto de tecnicismos y fácilmente comprensible para un público sin formación especializada”, explica el autor.

Según explica De la Plaza en entrevista con EFEverde la industria fotovoltaica constituye un “elemento esencial para la transformación del paradigma energético dominante” y tiene capacidad para “reducir la expansión y el impacto del cambio climático”.

Para el divulgador científico, “la actual crisis sanitaria ha puesto de manifiesto la necesidad de diseñar un modelo productivo diferente” especialmente en España donde “el sector de las energías renovables ofrece posibilidades enormes” y, además, existen "multitud de empresas que abarcan prácticamente toda la cadena de valor”.

En este sentido, el divulgador afirma que “si se desarrollara un tejido industrial propio y un mix energético diversificado y autóctono que permitiese reducir las importaciones masivas de combustibles fósiles” España lograría “una mayor independencia energética” y ello comportaría “beneficios para la economía nacional”.

Afortunadamente estamos en un momento en que “el aprovechamiento del recurso solar se ha generalizado en todo el planeta”, subraya el físico, lo que ha posibilitado “la instalación de células fotovoltaicas a un coste asequible”, así como prescindir de las “primas y subvenciones estatales” que caracterizaron las etapas anteriores.

Futuro en el autoconsumo

Otra de las fórmulas que puede incrementar significativamente nuestra independencia energética es el “autoconsumo solar”, apunta el divulgador, ya que en pocas décadas ha pasado de ser “una tecnología marginal” a convertirse en una “apuesta global” al alcance de muchos hogares familiares, gracias a sus “competitivos precios”.

La universalización del autoconsumo y del uso de paneles solares fotovoltaicos en la producción de energía eléctrica supondría “una evolución hacia un modelo energético distribuido y controlado, en el que cada cual consuma más o menos la cantidad que puede producir tirando de la red”, añade.

Según el autor, “todos los planteamientos contrahegemónicos incluidos en el libro son perfectamente viables y capaces de satisfacer, sin lugar a dudas, la demanda de energía en alza”.

La revolución de las perovskitas

De la Plaza aborda en su libro el papel de un mineral relativamente raro, las perovskitas, “un extraordinario material llamado a transformar el futuro de la energía solar” debido a “sus prometedoras perspectivas de crecimiento en el escenario energético”.

“Una tecnología que irrumpe en 2009 y que en sólo una década logra situarse en términos de eficiencia a la altura del rey del mercado fotovoltaico, que es el silicio”, según el autor, para quien significa un “avance tan revolucionario como lo fue en su día la invención de la primera célula solar”, aunque “la comunidad científica debe seguir estudiando esta innovación”.

Asimismo, “los cambios en el sector energético son necesariamente graduales y sus resultados nunca son inmediatos”, ha recordado el experto, quien advierte de que “no hay que tener expectativas cortoplacistas”, pues “las inversiones y decisiones que se tomen ahora tendrán repercusión a 10 o incluso 20 años vista”.

“El campo de la energía solar ha experimentado una progresión espectacular a un ritmo vertiginoso y su viabilidad es incuestionable”, pero la paciencia es clave porque “por prometedor que sea su futuro, tiene un horizonte a largo plazo”, argumenta.

Iluminada Abellán Miñarro

Etiquetas
Publicado el
2 de noviembre de 2020 - 11:26 h

Descubre nuestras apps

stats