eldiario.es

9

Seis meses de Ciudadanos en Educación: el dinero manda

En cinco meses de nuevo Gobierno y, por tanto, de Javier Imbroda liderando la Consejería de Educación, podemos hacer un resumen: el dinero manda

El currículo de Primaria aumenta en las horas de Lengua, Matemáticas, Inglés y Educación Física

Termina el curso y en todos los colegios e institutos se hacen las evaluaciones. Es momento de hacerlo también en la política educativa andaluza. En cinco meses de nuevo Gobierno y, por tanto, de Javier Imbroda liderando la Consejería de Educación, podemos hacer un resumen: el dinero manda.

El consejero estrella de Ciudadanos, en su Gobierno conjunto con el PP, ha sido posiblemente el más cuestionado en estos meses. Ha tenido la extraordinaria habilidad de mosquear a casi todo el mundo en la comunidad educativa, y no era fácil pues partía con ciertas simpatías.

Analizamos estos meses en dos planos. Uno más corto, basado en la actualidad y los pasos que ha ido dando en lo concreto Ciudadanos al frente de la Consejería. Y un segundo plano que, sustentado sobre estos pasos, nos permite vislumbrar cuáles son las líneas maestras que pretenden implementar a medio y largo plazo.

Ciudadanos lo ha tenido todo muy claro. Han sabido para qué gobernaban. Cuando los sindicatos tenían ya pactadas las plazas para las oposiciones de Primaria, la Consejería, de forma unilateral, ha recortado 700 plazas. Cuando era urgente invertir en infraestructuras escolares, recortaron su presupuesto. Cuando había que defender la pública, aumentaban en 51 millones la financiación a la privada. Nada nuevo bajo el sol, pero sí ha acelerado el proceso que empezó el PSOE.

En el ámbito de la gestión diaria hemos visto cierto caos, cosa que hasta podemos comprender al llegar un nuevo Gobierno. Eso sí, que un error de la Consejería provoque que 4.000 opositores de PT tengan que repetir su examen y que el consejero ni siquiera les pida perdón y explique qué va a hacer para que no vuelva a ocurrir... eso sí que no se puede permitir.

Y si hay un elemento que ejemplifica bien la concepción de la educación que tiene esta Consejería es el Plan de Refuerzo Educativo de verano. Mucho hemos hablado de su fracaso por la bajísima acogida obtenida, pero lo más preocupante es su diseño pues nos muestra cómo conciben la educación los dirigentes de Ciudadanos.

Un Plan que tiene como objetivo principal luchar contra el fracaso escolar, ¿cómo puede ser que priorice al alumnado que tiene mejores notas y menores suspensos? ¿No sería lo lógico priorizar al que más dificultades tiene? ¿No sería más efectivo para luchar contra el fracaso escolar seleccionar al alumnado con menor desarrollo de las competencias? Pues no. En el mundo al revés de esta Consejería, para luchar contra el fracaso escolar hay que priorizar al alumnado que menor probabilidad tiene de fracasar. Esto sería simplemente tragicómico si nos escondiera detrás un planteamiento tan perverso como planificado: la excelencia educativa conservadora. Apoya a "los buenos" para que tiren para arriba, que son "los que lucen". Nada nuevo tampoco, sólo hay que mirar los datos de equidad en PISA de la Comunidad de Madrid.

Con todos estos pasos dados por la Consejería podemos comprobar que estamos ante un Gobierno que no entiende la Escuela como un pilar democrático que empuje por garantizar una igualdad de oportunidades en toda la sociedad, sino que piensa la Educación como un bien de consumo que, por tanto, está sujeto al mercado. Y la Consejería no es más que una entidad facilitadora de negocio, un intermediario entre la comunidad educativa y lo privado.

De ahí el recorte de plazas en las oposiciones, la no inversión en infraestructuras, el cierre de líneas, el aumento de la financiación a la privada, la apertura de puertas a centros privados de FP o el entender los servicios extraescolares como la parcela de las grandes empresas en la educación. Sí, todo o casi todo lo hizo antes el PSOE, cuando dejó de plantear una alternativa sociopolítica al mercado y optó por adaptarse a él, transformando los servicios públicos en nichos de negocio. Porque cuando se hace la política del adversario y se le abre la puerta, entran con fuerza y arrasan con todo.

A lo que se suma que este Gobierno del mercado está condicionado por una fuerza de extrema derecha que aporta poco o nada riguroso a la educación, pero que ha centrado todos sus esfuerzos en alimentar una batalla cultural de fondo contra la igualdad, la solidaridad, la equidad y los derechos civiles. Y vemos cómo más o menos tímidamente se cuela en el discurso el aumento de las horas de religión, la prioridad en "sus" temas transversales de emprendimientos varios y educación financiera, el permitir las exaltaciones de Vox como meras chiquilladas o cuestionar implícitamente la inclusión educativa como principio universal.

En definitiva, al fin gobierna Ciudadanos. Por fin podemos conocer qué hay cuando se cae la careta del marketing electoral, de la frase perfecta medida y envasada, de decir aquello y lo contrario. Y en política educativa lo que hay está muy claro: el dinero manda.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha