eldiario.es

9
Menú

¿Es un buen momento para hablar de transgénicos?

Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) en el año 2050 la población mundial habrá crecido del orden de un 34%, por lo que se estima que la demanda global de alimentos crecerá hasta un 70% en las próximas décadas. Por lo tanto, aumentar la producción agrícola para atender a esta creciente demanda global será sin lugar a dudas una prioridad mundial. Sin embargo, el camino a seguir para alcanzar este gran reto de la sociedad moderna se prevé arduo y con múltiples obstáculos. ¿Cómo podemos atender a esta creciente demanda global sin producir un impacto ambiental importante?

Aumentar la producción de las tierras ya dedicadas al cultivo no es una opción viable. Para ello es necesario incrementar el uso de fertilizantes o abonos nitrogenados que, de forma indirecta, producen gases tales como el óxido nitroso que favorecen el efecto invernadero, contribuyendo de esta forma al cambio climático. Transformar zonas forestales en áreas de cultivo sería otra opción. Sin embargo, esto tiene grandes consecuencias sobre el planeta. Por una parte, favorece el efecto invernadero y por otro lado tiene un impacto negativo sobre la biodiversidad. Además, hay que tener en cuenta que el tamaño de la tierra útil dedicada al cultivo viene disminuyendo constantemente desde hace décadas. Esta tendencia va a continuar, se prevé que para el año 2050 van a ser más o menos 0,15 hectáreas, frente a las 0,38 hectáreas en 1970 (FAO). Este hecho viene provocado por dos motivos principales: la sobre-explotación de zonas cultivadas que terminan empobreciendo el terreno y la transformación de terreno agrícola en zonas industriales. Entonces, ¿cómo conseguimos producir más en un terreno cada vez más pequeño y sin que tenga una repercusión considerable en el planeta?

Las plantas modificadas genéticamente (MG) representan una alternativa viable, barata y de bajo o nulo impacto medio ambiental. Se conoce como planta MG o planta transgénica a aquella cuya información genética ha sido modificada mediante ingeniería genética con el fin de otorgarle una nueva característica. ¿Pero que ventajas reales presentan las plantas MG frente a los cultivos tradicionales? Por ejemplo, el cultivo de plantas resistentes a determinados herbicidas conlleva un menor uso de estas sustancias químicas, que se traduce en una reducción de los costes y de los riesgos ambientales derivados de su uso. El empleo de plantas MG resistentes a condiciones adversas puede favorecer la accesibilidad de determinados cultivos a países que tienen un menor acceso a determinados alimentos. Sin embargo no todo son ventajas. El alto coste que supone el empleo de esta tecnología para los agricultores es un problema fehaciente. Las empresas biotecnológicas “creadoras” de los cultivos MG monopolizan un mercado sin ninguna competencia directa. 

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Pelagra, una antigua enfermedad que vuelve

La pelagra ( pell=piel , agra=áspera), también conocida como enfermedad de las 4D por sus principales síntomas: diarrea, dermatitis, demencia y finalmente la muerte (“death” en inglés), es una enfermedad curiosa, no solo por su nombre, sino también por su historia y por el descubrimiento de su causa.

Denominada así desde 1771, anteriormente se le otorgaron otros nombres, entre los que encontramos “lepra asturiana” o “italiana”, “mar de rosa” o “escorbuto de los Andes”. Esta patología actualmente es bastante desconocida, sin embargo en el siglo XVIII y durante más de 200 años causó enormes estragos en un segmento de la población del Sur de Europa, convirtiéndose a principios del siglo XIX en una epidemia en el Sur de los Estados Unidos.

Originalmente, la pelagra se consideró, y así se trató, como una enfermedad infecciosa, de origen misterioso y desconocido, a pesar de que ya en 1735, un médico español, Gaspar Casal Julián, sugiriera un origen dietético o nutricional para esta dolencia. Durante años la comunidad científica hizo caso omiso a esta hipótesis y esta devastadora enfermedad cayó en el olvido. La teoría del origen infeccioso encontró muchos detractores durante estos años, y la razón quizá radique en que resultaba políticamente “menos incómoda” asociarla a un origen infeccioso que a un déficit nutricional provocado por situaciones de pobreza y malnutrición.

Seguir leyendo »

Y (sin embargo) te quiero: las encuestas son útiles, incluso cuando fallan

Las encuestas son útiles. Incluso cuando fallan, proporcionan una información relevante que ayuda a los ciudadanos a decidir su voto. Por este motivo es fundamental eliminar la prohibición de publicar encuestas en los días previos a la elección. El embargo produce desinformación y desigualdad en el derecho de disponer de información actualizada y precisa.

Que las encuestas han fallado en su pronóstico de los resultados de las elecciones andaluzas del domingo 2 de diciembre parece algo tan evidente como poco sorprendente teniendo en cuenta sus recientes descalabros. Tal es la acumulación de desengaños, que hay quien pensaría que solo nos queda hacer las maletas y marcharnos de casa. Sin embargo, un análisis detallado de los sesgos cometidos por las encuestas pre-electorales andaluzas hace que piense que merece la pena seguir apostando decididamente por esta relación.

En general, las encuestas han funcionado bien en Andalucía tanto a la hora de captar las tendencias en la evolución del voto como de pronosticar el resultado de la mayoría de las convocatorias electorales celebradas desde 1982. Han identificado siempre correctamente al ganador, han acertado casi totalmente con el orden de los partidos según el porcentaje de voto y han anticipado la entrada de nuevos partidos en el Parlamento. A pesar de este buen historial, las encuestas no fueron capaces de pronosticar correctamente el resultado de las elecciones de 2012, en las que otorgaban un importante margen del PP-A sobre el PSOE-A que no se materializó en las urnas. Y, a la vista de los datos, tampoco lo han conseguido en las pasadas elecciones.

Seguir leyendo »

¿Qué sabemos de las proteínas?

Vivimos en una permanente prisa y ansiedad con total naturalidad. Todo es para ayer, incluso para la semana pasada, sin importar mucho el resultado final. Esto abarca todos los niveles de nuestra vida y, entre todos ellos, me gustaría detenerme hoy en dos, la información y la alimentación, sobre todo a lo que proteínas se refiere.

En este mundo en el que nos movemos, donde la información está al alcance de (casi) todo el mundo, ser el primero en difundirla parece no constituir ya una prioridad. Ahora es más importante el cómo se difunde que el qué se transmite. Por extraño que parezca, suele atraer lo más impactante, sensacionalista, lo que expresa con mayor radicalidad la información, sin importar en muchas ocasiones cuánto de veracidad y confirmación hay en lo que se está exponiendo. Millones de mensajes de WhatsApp, Twitter o Facebook recibimos a diario sin casi contrastar nada, ni por parte del que lo transmite, ni por parte del que lo recibe.

Y la alimentación no podía quedarse atrás, sobre todo ahora que nos hemos enterado (y comprobado a través de la ciencia) de que la alimentación no sirve sólo para satisfacer nuestras necesidades nutricionales, sino para algo más: para darnos ese plus de salud que hace que sea uno de los factores principales por los que hemos llegado tan lejos como especie.

Seguir leyendo »

El "mulching" y la protección del suelo después de un incendio forestal

El suelo es un componente crucial de la biosfera, no renovable a escala humana y juega un papel clave en la productividad y sostenibilidad de los ecosistemas terrestres. Cuando una cuenca o parte de ella se ve afectada por un incendio forestal todo el sistema se ve alterado directa o indirectamente. La destrucción de la cubierta vegetal produce una inmediata desprotección del suelo frente a la lluvia, lo que acarrea en muchos casos tasas de erosión muy elevadas. En este sentido, estudios previos habían examinado la eficacia del empleo de cubiertas vegetales sobre el suelo quemado para protegerlo de la erosión, práctica que se denomina “mulching” por su traducción del inglés. Sin embargo, se desconocía el impacto de la aplicación post-incendio del “mulching” sobre la calidad y cantidad de la materia orgánica del suelo.

Con este fin, bajo la coordinación del Dr. José María de la Rosa, un grupo de investigadores del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Sevilla, el Museo Nacional de Ciencias Naturales, ambos pertenecientes al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universidad de Évora, la Universidad de Lisboa  y el CESAM de la Universidad de Aveiro han estudiado durante 5 años el efecto del “mulching”, preparado a partir de restos de poda de Eucalipto, al aplicarlo en un suelo afectado por un incendio forestal de gran intensidad ocurrido en 2010 en Sever de Vouga (Centro-Norte de Portugal).

Para poder llevar a cabo este estudio emplearon diversas técnicas analíticas, incluyendo entre otras: análisis elemental e isotópico, pirólisis analítica “Py-GC/MS” y espectrometría de resonancia magnética nuclear de carbono en estado sólido “13C-NMR”. Se analizó no solo el suelo a diferentes profundidades sino también las fracciones de ácidos húmicos y materia orgánica libre.

Seguir leyendo »

Sierra Morena, ¿hábitat idóneo para los lobos?

Sierra Morena representa el marco idóneo para la persistencia de una población viable de lobos. Hay una gran cantidad de ungulados silvestres, bosques mediterráneos bien conservados, baja densidad de población humana … pero no hay lobos. Aunque parece ser que a finales del siglo pasado existían varios grupos de lobos reproduciéndose cada año en varias zonas de Sierra Morena, el tamaño de esta población ha ido disminuyendo paulatinamente y ya hace varios años que no se constata la existencia de ningún grupo reproductor.

Al estudiar el genoma de uno de los últimos lobos de Sierra Morena, un animal que apareció atropellado en 2003, hemos podido constatar que la salud de esta población en aquellos momentos ya era crítica. Este genoma mostraba muy poca diversidad genética, como se puede esperar de una población pequeña que lleva mucho tiempo aislada. Esta baja diversidad implica una escasa capacidad para adaptarse a ambientes cambiantes e iba asociada también a una alta tasa de endogamia. Este individuo mostraba un nivel de endogamia mayor del que se esperaría si se cruzasen hermano y hermana.

Las consecuencias de un cruce así entre humanos son bien conocidas, llevando a la manifestación de problemas genéticos muy diversos. Lo mismo deberíamos esperar en un cruce entre lobos emparentados. Pero además, este lobo mostraba la presencia de muchos genes procedentes de perros. Uno de sus abuelos así como otros antepasados anteriores eran perros. Aunque perros y lobos se suelen mantener bien separados en poblaciones grandes, la hibridación entre las dos especies se hace más frecuente cuando la población es pequeña, con perturbaciones en su estructura social y con dificultades para encontrar pareja. Dado que la población era muy pequeña en el momento en el que este individuo fue atropellado, creemos que la composición genética de este individuo puede representar la situación de toda la población.

Seguir leyendo »

La estabilidad de los ecosistemas en un mundo cambiante

La concepción del equilibrio de la naturaleza como un ideal forma parte de la quintaesencia del pensamiento occidental. Las leyes naturales ideadas por los filósofos griegos clásicos, que siguen formando la base de la visión que tenemos del mundo, asumen que es el equilibrio, y no el cambio, el estado que debemos esperar en la naturaleza.

Hoy en día, sigue siendo fácil apreciar la potencia de esta idea del equilibrio como algo necesario, tanto en los medios de comunicación como en los grupos conservacionistas. Incluso parte la comunidad científica adopta esta postura. A pesar de ello, hace casi un siglo Charles Elton, uno de los fundadores de la Ecología como ciencia moderna, dejó escrito: “El equilibrio de la naturaleza no existe, y quizá nunca ha existido”. Los ecólogos saben que el cambio es lo único que podemos asumir. Entonces, ¿por qué seguimos aspirando al equilibrio como aquello que debemos conseguir en la naturaleza? ¿Por qué pensamos que el equilibro es “bueno”?

Una respuesta rápida, y muy interesante, es que la mayor parte de las personas confunde equilibrio con estabilidad. Un ejemplo para entender la diferencia entre éstos conceptos proviene del movimiento de los planetas, que no es tan intuitivo como podríamos pensar. Sabemos que la fuerza de la gravedad del Sol hace que los planetas estén permanentemente cayendo hacia él. Pero es el movimiento de rotación de éstos alrededor del Sol, con su inercia asociada, la que evita que esto ocurra. Entonces, ¿cuál es el equilibrio esperado? En ausencia de las órbitas planetarias, ¡el equilibrio sería el colapso!

Seguir leyendo »

La despoblación rural a escena

Es un hecho evidente la mejora de las comunicaciones viarias y de los equipamientos, así como la extensión de la red de servicios básicos (educación, salud,...) por todo el territorio español. Asimismo, es también evidente la creciente interacción rural-urbana que ha acompañado al fuerte proceso de cambio ocurrido en nuestro país en los últimos cincuenta años.

Todo ello ha dado lugar a una mayor convergencia entre el medio rural y el medio urbano, hasta el punto de que, en muchas zonas, no es posible distinguirlos. Es verdad que aún existen zonas con problemas de infraestructuras, así como con escasas dotaciones en equipamientos y con dificultades para acceder a los servicios básicos, pero la realidad es que pueden ser identificadas y registradas como casos que se alejan de la tendencia general de mejora generalizada del medio rural, y que, precisamente por eso, llaman más la atención.

Los cambios y mejoras experimentados por el mundo rural han tenido sus efectos en el ámbito de las ideas y los discursos, dejando obsoleto el tradicional discurso ruralista que mostraba el contraste entre una España rural (símbolo del atraso, la pobreza y el aislamiento) y una España urbana (símbolo de la modernidad y el dinamismo cultural), discurso que dominó la escena política y cultural española durante gran parte del pasado siglo XX.

Seguir leyendo »

¿Qué controla el CO2 en un ecosistema semiárido?

Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, ya es inequívoco que las emisiones humanas de dióxido de carbono (CO2) han modificado el ciclo del carbono de la Tierra, amplificando el efecto invernadero; y esta influencia antrópica va en aumento. Está actualmente generando un cambio climático caracterizado por un calentamiento global que puede amplificar la perturbación no solo del ciclo del carbono sino también del ciclo del agua, así como la pérdida de biodiversidad y de servicios ecosistémicos. Por lo cual, es indispensable conocer el ciclo del carbono para anticipar los cambios que puedan venir.

Un estudio recientemente publicado en la revista científica European Journal of Soil Science, ha sido liderado por investigadores de la Estación Experimental de Zonas Áridas (CSIC), en colaboración con la Universidad de Granada y la Universidad de Almería y aporta una nueva perspectiva sobre la comprensión de los mecanismos responsables de las emisiones naturales de CO2 en zonas áridas y contribuye a mejorar su cuantificación.

Los suelos constituyen un reservorio (o sumidero) considerable de carbono a escala global. Esto es así porque durante la descomposición de la materia orgánica se acumula más carbono de forma estable que el que emiten como CO2. Las emisiones de CO2 de los suelos son principalmente debidas a la respiración de los organismos vivos (sobre todo plantas y microorganismos) que ahí están presentes. Para el futuro, existe una gran pregunta: ¿Como el calentamiento global afectará a la “respiración del suelo”? el incremento de la temperatura podría perturbar este equilibro precario entre almacenamiento y emisión de carbono, tras acelerar la descomposición de materia orgánica secuestrada en los suelos, lo que liberaría aún más CO2 en la atmosfera.

Seguir leyendo »

De latín, ciencia, y panes mohosos

Recuerdo que aquella mañana de otoño llovía de manera inusualmente intensa en Sevilla. Las horas se hacían largas. Fue a mitad de mañana cuando el alumno de bachillerato que se sentaba al fondo de la clase le preguntó con algo de picardía y bastante cinismo al cansado profesor, al que ya le florecían en abundancia las canas en la barba:

-  Y a mí, ¿para qué me va a servir aprender latín?

El profesor, entre la indignación y la tristeza, lo miró fijo con sus ojos hundidos y le contestó:

Seguir leyendo »