La portada de mañana
Acceder
Europa pisa el acelerador con las terceras dosis en plena incertidumbre por ómicron
'Streamer', el nuevo trabajador cultural explotado
Opinión - Asqueados de tanta bajeza, por Esther Palomera

Una marcha nocturna en Sevilla reclama que la noche sea segura para la mujer

La comitiva en marcha rumbo a la Alameda con la pancarta principal al fonto.

El 25M se puso en marcha en Sevilla con nocturnidad, y con toda la intención del mundo. La cuestión era precisamente reivindicar la noche para las mujeres, exigir que sea segura para ellas. Y es que es precisamente al llegar la oscuridad "cuando las mujeres empiezan a sentir miedo", conocedoras de que es el momento en el que se producen más agresiones y de que es en esas horas cuando más asusta escuchar unos pasos detrás de ti "y no sabes si mirar, si acelerar o si salir corriendo".

Bofetadas sin manos

Bofetadas sin manos

La reflexión la hacía Mónica Muñoz, de la Asamblea Feminista Unitaria de Sevilla (AFUS), que era la convocante principal junto a otros colectivos de una marcha nocturna que la tarde de este miércoles partió del Parlamento andaluz para llegar a la Alameda de Hércules. El objetivo era, como prólogo al Día Internacional por la Eliminación de las Violencias hacia las Mujeres, combatir ese miedo a la noche, reclamarla como un espacio de convivencia real y no que por el hecho de ser mujer haya que blindarse mejor en esas horas.

"La noche y la calle también son nuestras", coreaba en este sentido la comitiva, formada a modo de procesión en dos filas delimitadas por cintas moradas. "La noche y la calle tienen un simbolismo especial para las mujeres", apuntaba Paula, que subrayaba la importancia de esta "ocupación del espacio público" por parte de un feminismo "disidente e inclusivo". Mientras hablaba pasaba la pancarta principal, De frente con la lucha feminista, al tiempo que se recitaba que las allí presentes estaban "por las que están, por las que no están, las que faltan y las que vendrán".

Entre antorchas y velas, la banda sonora de esta marcha la puso la letanía de nombres de las mujeres asesinadas en España en lo que va de año, una relación de víctimas que va más allá de lo que contempla la propia ley. Por ello ahí se incluía el recuerdo a prostitutas y migrantes asesinadas por su condición femenina, aunque los culpables no fuesen sus parejas. "Muchas no tienen ni nombres ni apellidos", lamentaba Tania, que a golpe de bombo iba marcando el ritmo.

Y como colofón, un akelarre poético

El colofón a esta movilización se puso en la Alameda con un akelarre poético, y lo de utilizar este término tampoco es casual, es la manera de combatir desde el feminismo el uso de una palabra con la carga peyorativa de su asociación con brujas, es decir, con mujeres. Fue un akelarre sin normas, con un coro feminista y en el que cada mujer escogía y recitaba el poema que quería, la condición es que fuese importante para ella. 

La marcha partió desde el Parlamento, donde horas antes, el pasado martes, representantes de AFUS mantuvieron un encuentro con la presidenta de la cámara, Marta Bosquet (Cs), a la que se le entregó un escrito en el que se fundamenta la urgencia de implementar una educación sexual en todas las etapas educativas. "En un momento en el que suben los delitos sexuales y las agresiones homófobas las medidas punitivas no frenan nada, la base tendría que ser una educación para prevenir", apuntaba Mónica Muñoz, que estuvo presente en una reunión en la que, "con preocupación", comprobaron que "la implementación de este derecho no forma parte de la agenda política andaluza a pesar de ser una herramienta eficaz contra la violencia sexual". Eso sí, no se pierde la esperanza en que el encuentro sea el inicio de un cambio de rumbo.

El retroceso de los derechos por la pandemia

Todo ello en las horas previas a un 25N en el que infinidad de colectivos, entidades y organizaciones políticas y sindicales se lanzan a la calle para clamar contra la violencia a las mujeres. Sirva como muestra de ello el botón de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (Apdha), que este miércoles advertía de que la "nueva normalidad" ha traído "un retroceso" en los derechos y condiciones de vida de las mujeres, especialmente de los sectores más vulnerables, en forma de una mayor precariedad, empobrecimiento, injusticia y desigualdad, "que incrementa las violencias de género" y que se ha puesto de manifiesto "con toda su crudeza" como consecuencia de la pandemia.

Por lo que respecta a la Asamblea Feminista Unitaria de Sevilla, celebrará este jueves su acto central en las Setas de la Encarnación, con una concentración a las 19 horas que incluirá la performance Bulería Flamenca, en la que se van a quemar y taconear las violencias. Durante todo el día, entre las 12 y las 18.30 horas, habrá en la Casa del Pumarejo comida y actividades varias, mientras que a las 16 horas se inaugurará la exposición fotográfica Migrando a pecho abierto, un trabajo colectivo que puede verse en la Fundación Cepaim (c/ Aragón 5), en el que mujeres feministas de Sevilla han puesto sus cuerpos para "mostrar la lucha, los avatares y los sentires de compañeras en diversas latitudes".

Por su parte, el Movimiento Feminista de Sevilla inicia también a las 19 horas su acto principal, una concentración en la Plaza Nueva a la que seguirá una manifestación hasta la Alameda de Hércules. Frente a la violencia machista, lucha feminista es el lema elegido para una reivindicación en la que sobre todo se exigirán a las administraciones sobre todo compromisos reales para erradicar la violencia que sufren día a día las mujeres.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats