Sevilla podría quedarse este verano sin toldos que den sombra en las calles del centro

Operarios colocan los toldos en las calles del centro de Sevilla.

Todo un largo y cálido verano en una ciudad como Sevilla sin el alivio que, al menos en las calles más comerciales, aportan los toldos que protegen de la acción directa del sol. Este es el panorama al que se enfrenta Sevilla por el laberinto burocrático en el que ha caído la colocación de las clásicas velas, todo un símbolo veraniego de la ciudad, que por primera vez desde que se tiene memoria se adentra en el mes de julio sin que proyecten su sombra en el centro.

La Avenida de la Constitución de Sevilla tendrá toldos en 2022

La Avenida de la Constitución de Sevilla tendrá toldos en 2022

Así lo ha reconocido este miércoles el delegado de Hábitat Urbano, Antonio Muñoz (PSOE), que iba un paso más allá de las disculpas públicas que pidió a principios de junio cuando ya era evidente que algo pasaba porque los toldos seguían sin poner. "Existe riesgo de que no haya toldos este verano", apuntaba, y todo derivado de los problemas surgidos tras un concurso con el que se pretendía acabar de una vez por todas con los retrasos en la instalación que se producen casi todos los años.

Un nuevo contrato plurianual

Esta situación se achacaba a que había que sacar anualmente la tramitación administrativa del proceso, y al final siempre había alegaciones u otras cuestiones que impedían una colocación temprana. ¿La solución? Un contrato de tres años prorrogable a otro más. Pero ahora resulta que la empresa adjudicataria ha presentado un proyecto distinto al que ganó el concurso, y por ahí dice el gobierno local que no pasa. 

La empresa ha quedado en presentar un nuevo proyecto, que está por ver si se valida o no en función de sus características. Si recibe el visto bueno podrá empezar por fin la colocación, pero si no es así el conflicto puede derivar en liquidación del concurso y reinicio del proceso administrativo, con lo que podría pasar el verano sin resolución… ni toldos.

Riesgo de adjudicación fraudulenta

Antonio Muñoz ha incidido en que el retraso no obedece a "falta de voluntad política, de previsión o de planificación". "No se puede desarrollar el proyecto cuando lo que fue objeto de mayor valoración respecto a otras empresas tiene discrepancias y no se está cumpliendo", ha señalado, ya que "las empresas que están en segundo, tercer o cuarto lugar pueden decir que la adjudicación ha sido fraudulenta".

Todo esto puede acabar con una sanción a la actual adjudicataria, pero eso no evitaría el quebranto que supondría que la ciudad no tenga toldos. El número de calles con velas suele rondar este año las 25, y este año se iban a incorporar Baños y Carlos Cañal tras su reurbanización.

Etiquetas

Descubre nuestras apps