eldiario.es

9

ARAGÓN

La izquierda ante las próximas elecciones

"La mayoría de la sociedad no queremos una involución, pero estamos desmovilizados, desorientados, sin referentes. ¿Serán las organizaciones de izquierdas capaces de provocar una inflexión? "

Creo que está fuera de toda duda, después de las elecciones andaluzas, que hay un riesgo nada despreciable de involución en España. Y no solo de una involución como las protagonizadas por los gobiernos de Rajoy (reforma laboral, ley mordaza…) sino una que nos acerca al nacionalcatolicismo de los años de la dictadura. La presencia de la extrema derecha en el parlamento de Andalucía no va a ser una anécdota, en mayo se extenderá por el resto del Estado, y como no es de esperar que PP y Ciudadanos cambien de política, seguro que encuentran la manera de sumar sus votos si eso les permite gobernar.

Vox se extenderá porque es capaz de recoger descontentos diversos pero su presencia dependerá de lo que hagan el resto de las fuerzas políticas, especialmente las de izquierda.

Para empezar hay que tener en cuenta que el escenario político, tanto en España como en el mundo  ha cambiado sustancialmente, que las políticas progresistas están en franco retroceso (Hungría, Polonia, Italia, EEUU, Brasil…) y que en esto alguna responsabilidad debe tener la izquierda. Por lo tanto es necesario resituarse, ver que ha cambiado y que errores hemos cometido. No estamos en 2015 y esto tiene que tener sus repercusiones en los programas y las alianzas, en los contenidos y las formas.

La semana pasada, el día 9, Iñigo Errejón escribía un artículo en El País en el que, entre otras cosas, decía: “Hemos de construir un amplio campo democrático que, con independencia de sus cauces electorales, se articule en torno a instituciones de protección y cooperación, derechos que, una vez conquistados, generan hambre de más, liderazgos que inspiren confianza, referentes culturales e intelectuales dispuestos a dar la lucha de valores. Un campo transversal que no se cierra sino que se abre, que no renuncia a incorporar a buena parte incluso de quienes hoy son adversarios.” La propuesta de Errejón me parece un buen punto de partida.

En estos momentos más que nunca es necesario buscar espacios de encuentro de las organizaciones progresistas, apostar por la cooperación en lugar de por la confrontación, articular mayorías sociales de progreso comprometidas con la defensa de las libertades, la igualdad y la distribución justa de la riqueza.

Claro que para eso es necesario olvidarse de la toma del cielo, ni por asalto ni por consenso; abandonar la idea de dividir el mundo en dos: los buenos, que son los nuestros, y los demás; renunciar a la descalificación como arma política, especialmente con los posibles aliados; centrar el debate en propuestas concretas que beneficien a las mayoría, descartando las exigencias o grandes principios que dificulten los acuerdos; asumir que en sociedades tan diversas como las actuales, la convivencia requiere de pactos continuos y diversos, y el pacto supone renuncia.

Igualmente necesitamos personas que hagan pedagogía, capaces de explicar la complejidad de las cosas, la existencia de contradicciones en cualquier decisión que se tome. Necesitamos dirigentes que no vengan a adoctrinar si no a debatir con la ciudadanía.

La mayoría de la sociedad no queremos una involución, pero estamos desmovilizados, desorientados, sin referentes. ¿Serán las organizaciones de izquierdas capaces de provocar una inflexión? Espero que sí y que estas reflexiones no se queden en una carta tardía a los Reyes Magos.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha