eldiario.es

9

Abel Riu

Licenciado en Ciencias Políticas por la UB, y Máster en Política y Estudios Internacionales por la Universidad de Uppsala. Es consultor freelance y autor del blog Eurasiacat.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 81

Cinco apuntes sobre los acuerdos de Minsk

Europa se despertó ayer con la noticia del acuerdo para la resolución del conflicto en el este de Ucrania. Pese a tratarse de un documento algo más extenso y detallado que el acordado en septiembre -pasando de 1,5 a 4 páginas- existe un escepticismo bastante generalizado en relación a las posibilidades reales de que pueda ser implementado con garantías por las distintas partes. Los 13 puntos de los que se compone suponen un documento de mínimos que incluye, entre diversos aspectos, un alto el fuego y una base para seguir negociando el futuro estatus político de la región del Donbass en relación con Ucrania, siempre y cuando se logren implementar las medidas previstas para la pacificación del conflicto. A continuación se presentan una serie de aspectos presentes -y ausentes- en el documento considerados sensibles y que pueden determinar el éxito o fracaso del proceso.

Alto el fuego. En vigor a partir del domingo día 15 a las 00:01h, el hecho de que el inicio de su implementación haya sido retrasado hasta tres días después de la firma del acuerdo se puede interpretar como una estrategia para intentar avanzar posiciones en el frente hasta el último minuto por parte de unos y otros. Los hechos parecen confirmar esta hipótesis, y de momento los combates y bombardeos han continuado hasta el momento, con especial incidencia en las zonas de Debaltsevo, Mariupol y Lugansk. Dada esta situación de continuación de las operaciones bélicas, las primeras horas a partir de la entrada en vigor del alto el fuego pueden ser clave.

Seguir leyendo »

Transnistria: entre Rusia y la República de Moldavia

Las elecciones que se celebraron el pasado 30 de Noviembre en Moldavia dejaron un panorama político similar al preexistente, con un mantenimiento de la mayoría pro europea en el parlamento nacional. Sin embargo, hubo una región en la que estas elecciones no se celebraron: la autodenominada República Moldava Pridnestroviana (RMP). Más conocida como Transnistria, este territorio de apenas 4.163 km2 situado entre la orilla oriental del río Dniester y la frontera ucraniana se declaró independiente en 1990, y lo es de facto desde 1992, después de una breve guerra civil librada con el fin de separarse de la por entonces recién independizada República de Moldavia.

Seguir leyendo »

Índex Global de Militarització: principals tendències a escala mundial

El darrer 9 de desembre es va publicar la darrera edició del Global Militarisation Index (GMI) elaborat pel Bonn International Center for Conversion (BICC). L’informe analitza la importància relativa del complexos militar-industrials dels estats en relació amb les societats en el seu conjunt, i s’ha publicat anualment de manera ininterrompuda des de 1990.

Per a mesurar el nivell de militarització d’una societat el BICC té en compte tres variables. En primer lloc, analitza la importància de la despesa militar en relació al PIB i a la despesa en salut; en segon lloc, es té en compte el contrast entre el total de forces militars/paramilitars presents a un país i el nombre total de físics i de població; per últim, mesura la ràtio entre la quantitat d’armament pesat i el nombre total de població. Les dades utilitzades per a l’estudi provenen del SIPRI (Stockholm Peace Research Institute), del Fons Monetari Internacional, de l’Organització Mundial de la Salut i del mateix BICC.

Seguir leyendo »

Índice Global de Militarización: principales tendencias a escala mundial

El último 9 de diciembre se publicó la última edición del Global Militarisation Index (GMI) elaborado por el Bonn International Center for Conversion (BICC). El informe analiza la importancia relativa de los complejos industriales-militares de los estados en relación con las sociedades en su conjunto, y se ha publicado anualmente de manera ininterrumpida desde 1990.

Para medir el nivel de militarización de una sociedad el BICC tiene en cuenta tres variables. En primer lugar, analiza la importancia del gasto militar en relación al PIB y al gasto en salud; en segundo lugar, se tiene en cuenta el contraste entre el total de fuerzas militares / paramilitares presentes en un país y el número total de físicos y de población; por último, mide el ratio entre la cantidad de armamento pesado y el número total de población. Los datos utilizados para el estudio provienen del SIPRI (Stockholm Peace Research Institute), del Fondo Monetario Internacional, de la Organización Mundial de la Salud y del mismo BICC.

Seguir leyendo »

Moldavia afronta su destino

Hoy se celebran elecciones legislativas en Moldavia. Normalmente invisible en los medios de comunicación españoles, desde su independencia en 1991 este pequeño país -encerrado geográficamente entre Ucrania y Rumania- ha estado dividido en relación a la orientación internacional hacia la cual avanzar. Por este motivo, hoy más que nunca Moldavia está en el punto de mira tanto de Moscú como de occidente, y por ello el resultado de los comicios habrá que interpretarlo no solo en clave interna sino también como parte de la disputa que libran Rusia y la UE por el control del espacio ex soviético.

La República de Moldavia es, con diferencia, el país más pobre de Europa. Su renta per cápita (PPA) es de 4.699 dólares, a mucha distancia de los tres países que la preceden en el ranking: Kosovo (8.740$), Ucrania (8.788$) y Albania (10.489$). No es de extrañar pues que cerca de un 45% de la población viva con menos de 5$ al día, y que su esperanza de vida sea de 69 años, una de las más bajas de Europa. El Índice de Desarrollo Humano es de 0.660, habiendo alcanzado después de dos décadas los niveles previos a la caída de la Unión Soviética, después de la larga crisis de los 90.

Seguir leyendo »

Ucrania: fotografía de un vuelco histórico

Pocos países han cambiado tanto y de manera tan traumática en tan poco tiempo. En menos de diez meses, Ucrania ha sufrido una revuelta civil que ha supuesto la caída de un gobierno y de un presidente, ha perdido Crimea y le ha estallado una guerra civil en el Donbass, con una intervención de fuerzas rusas en territorio ucraniano. En el origen de todos estos acontecimientos es posible hallar una raíz común: Ucrania es, por múltiples motivos, víctima de sí misma. Es víctima de su posición geográfica, en medio de dos polos geopolíticos con un nivel cada vez más elevado de hostilidad mutua. Es víctima de su historia y de sus narrativas históricas enfrentadas. Es víctima de la debilidad de sus estructuras estatales y de sus estratosféricos niveles de corrupción. Y es víctima, sobretodo, de sus contradicciones sociopolíticas internas.

Los límites del Estado independiente ucraniano nacido en 1991 no se corresponden a los de la nación ucraniana que se autodefine como tal. En otras palabras, existe un Estado territorialmente demasiado extenso para lo que es el ethos ucraniano. Las autoridades soviéticas que trazaron el mapa de la República Soviética Socialista ucraniana -establecida en 1919 y con territorios añadidos en 1939, 1945 y 1954- nunca podían llegar a imaginar que ese territorio diseñado para ser parte de un conjunto -la URSS- pasaría en menos de un siglo a ser parte de un todo en sí mismo. El experimento ha funcionado durante dos décadas, pero en cuanto se ha estirado demasiado por uno de los lados la cuerda ha terminado por romperse, imponiéndose el conflicto sobre la convivencia.

Seguir leyendo »