eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Albert Naya

Periodista freelance en Ankara (Turquía).

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 48

La inauguración en Estambul del "mejor aeropuerto del mundo" esconde un número desconocido de muertes durante la construcción

"Nuestro reto es el más grande y el mejor". Con estas palabras, Recep Tayyip Erdogan inauguraba el pasado octubre el que debería ser el aeropuerto más grande y avanzado del planeta. La construcción, de proporciones faraónicas, incluirá 22.000 cámaras de seguridad, tendrá el mayor Duty Free [tienda libre de impuestos] del mundo, transportará el equipaje de forma individualizada y tendrá capacidad para más de 160 millones de pasajeros anuales para el año 2025.

Turquía se postulará así como una de las capitales mundiales del transporte y hará frente a gigantes del sector como Hong Kong o Qatar. Según el director de la constructora del nuevo aeropuerto, Kadri Samsunlu, el coste total ha sido, hasta el momento, de 7.500 millones de euros. Se calcula que tendrá un coste final de 10.500 millones. Para el Gobierno turco y los promotores de la construcción, el importe se contará en ceros. Para muchos de los trabajadores que han participado en ella se contabilizará en vidas humanas que, denuncian, se perdieron por el camino.

Seguir leyendo »

Afrin: los restos del éxodo kurdo siete meses después de la ofensiva turca en Siria

Las calles del centro lucen llenas, pero el panorama cambia en los suburbios o en los pueblos de alrededor. Muchas tiendas, casas y negocios permanecen bajo llave debido al vacío de población que dejó la batalla por el control de la ciudad. Hace siete meses, Afrin vivió sus peores días cuando Erdogan y su aliado, el grupo opositor Ejército Libre Sirio, lanzaron una ofensiva contra este enclave kurdo al norte del país.

El pasado 20 de enero, milicias anti-Assad y Turquía se adentraron desde el país anatolio hacia tierras sirias con el objetivo de "expulsar de la zona" a las YPG (Unidades de Protección Popular), grupo al que acusan de ser el brazo sirio del PKK, la guerrilla kurda.

Seguir leyendo »

De la acogida al racismo: la otra cara de Lesbos, tierra histórica de refugiados

A escasos metros de la orilla, la estatua Madre de Asia Menor recuerda a sus habitantes el pasado de la isla griega de Lesbos. El monumento, escrupulosamente tallado, da forma a una madre y a sus tres hijos observando, situados frente al antiguo puerto, la isla que se alza a sus pies.

No es la primera vez que ese trozo de tierra se ve inmersa en la llegada de migrantes. En 1922, Mustafa Kemal Atatürk destruyó Esmirna y otros centros urbanos con población griega: miles tuvieron que huir hacia las islas que tenían enfrente. Finalmente, un total de un millón y medio de personas se refugiaron en Grecia, un intercambio con la población turca que incrementó en un 25% los habitantes de aquel momento. Lesbos no fue menos y se calcula que, actualmente, un 60% de sus ciudadanos tiene antepasados que, en su día, fueron refugiados.

Seguir leyendo »

Turquía acaba con el estado de emergencia después de siete prórrogas en dos años

Turquía deja de estar bajo un estado de emergencia prorrogado durante casi dos años. En este tiempo, la población anatolia ha vivido en un clima de detenciones e inseguridad jurídica, y con el peligro de ser despedidos de su trabajo bajo acusaciones de terrorismo. Con la reelección del presidente Erdogan y su mayoría en el Parlamento gracias a una coalición con el partido ultranacionalista MHP, se ha decidido no volver a extender la herramienta más utilizada para "proteger " al país del "terrorismo", dos palabras ampliamente utilizadas por el Ejecutivo.

Turquía ha vivido con miedo tras el 15 de julio de 2016, fecha del intento de golpe de Estado. Cuatro días después de la fallida asonada, el estado de emergencia entró en vigor y dio lugar a un mar de purgas laborales y detenciones. La excepcionalidad, convertida en normalidad por sus múltiples prórrogas, daba luz verde al Estado turco para actuar contra los "sospechosos de pertenecer a banda terrorista".

Seguir leyendo »

Los países de la UE encaran la reforma migratoria con Lesbos saturada ante las nuevas llegadas de refugiados

Bañada en las aguas del mar Egeo y a tiro de piedra de tierras anatolias, la isla de Lesbos se divisa perfectamente desde la costa turca y su silueta ejerce de guía para cualquier navío: es Europa. Sin perderla de vista en ningún momento, cientos de miles de refugiados se han lanzado al mar para dar el último paso hasta el ansiado continente.

La ilusión por pisarlo pronto queda reducida a una precaria tienda de campaña y, quizá, a años de espera. Acaban de desembarcar en la "gran cárcel" en la que, dicen, se ha convertido Lesbos para quienes han llegado a las costas helenas desde la firma del acuerdo entre la UE y Turquía, que suponía la devolución de todas aquellas personas que alcanzasen sus playas de forma irregular.

Seguir leyendo »

Lesbos, la isla sin salida para miles de refugiados: "Preferiría haber muerto en la guerra que haber venido aquí"

Cuando Ahmet llegó a Europa, la primera imagen que tuvo del continente fue la de un campo de refugiados. Es lo que, todavía dos años después, sigue viendo al despertarse. Llegó a la isla griega de Lesbos en 2016 tras jugarse la vida en el mar y aún sigue allí.

Son muchos los refugiados que llevan a sus espaldas un largo periplo hasta pisar el continente europeo. El caso de Ahmet no es diferente. Es de origen egipcio y se marchó a Libia cuando no le quedaba nada: "No tengo familia". Allí vivió durante 15 años hasta que estalló la guerra. Combatió en ella, pero pronto decidió intentar cruzar el Mediterráneo. "Lo intenté a través de Túnez, pero no pude".

Seguir leyendo »

Los periodistas turcos perseguidos por Erdogan: "No nos arrepentimos de nada"

En enero de 2014, unos camiones fueron intervenidos por fuerzas policiales cerca de la ciudad de Adana, al sur de Turquía. "No me toques, ahora te enseñaré mi identificación, no me trates como a un terrorista", exclamó uno de sus conductores al agente que le hizo bajar del vehículo. Después de unas palabras, el cargamento prosiguió y se alejó rumbo al sur, pero las imágenes de la operación quedaron registradas.

En mayo de 2015, el diario turco Cumhuriyet las hizo públicas. Ejercer el periodismo en Turquía es un deporte de alto riesgo, ya lo era antes de que el director del periódico, Can Dündar, diera luz verde a la publicación de un vídeo donde se apreciaba un cargamento de armas y munición en dirección a Siria. Según denunció el diario, los camiones, del Servicio de Inteligencia Turco, se dirigían hacia posiciones con presencia de los grupos armados anti-Asad.

Seguir leyendo »

Una app y una hipoteca han puesto a una pareja turca en el punto de mira de Erdogan

"Golpeaban la puerta sin parar, mi hija pequeña se asustó, todos estábamos asustados". Ante la fuerza de los golpes, Melike y Nihat abrieron la puerta. Con ello, su vida cambió. Aquella madrugada, que comenzó como otras muchas más y concluyó con un calvario que aún se prolonga cada vez que asisten a una nueva declaración ante el juez o son interceptados por la Policía.

El matrimonio, cuyos nombres no quieren revelar por miedo a represalias, vive en algún lugar de la profunda Anatolia. La joven habla en primera persona porque su marido lleva meses en prisión: "A mí me dejaron libre para poder cuidar de mi hija, pero también seré juzgada por lo mismo".

Seguir leyendo »

Séptimo aniversario de la guerra siria: "Mi vida finalizó hace siete años"

La guerra en Siria ya suma siete años, los mismos que Fatma acumula sin Aziz, su marido. "Teníamos una vida cómoda en Alepo y mi marido trabajaba en una fábrica de zapatos", recuerda la mujer, ahora refugiada junto a sus dos hijos en Turquía.

En junio de 2011, cuatro meses después de las primeras protestas contra el Gobierno, Aziz cerró los ojos por última vez. "El pequeño no se acuerda de él", afirma Fatma mirando fijamente a su hijo menor.

Seguir leyendo »

Hambre y cárcel: la experiencia de dos profesores purgados en la Turquía de Erdogan

Caras pálidas y cansancio. La resistencia de los purgados por  el Ejecutivo turco tras el intento de golpe de Estado sigue su curso, pero lo hará sin la herramienta más poderosa que habían tenido hasta el momento, jugar con la vida de dos personas. "El gobierno usa nuestro hambre para amenazarnos, nosotros lo usamos como arma", afirmaba Semih Özakça un mes antes de acabar con el martirio que le ha mantenido, junto a Nuriye Gülmen, 324 días sin comer. Lo que algunos entienden como el final de un chantaje al Gobierno, otros lo consideran el acto más valiente de los dos símbolos de la purga. Semih y Nuriye no morirán por su causa.

Seguir leyendo »