eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Berta Baquer

Licenciada por la UAB en Ciencias Políticas, ha desarrollado su actividad profesional en la Administración y en entidades privadas sin ánimo de lucro.
Es madre de dos hijos y actualmente trabaja en el Instiut Barcelona d’Estudis Internacionals (IBEI)

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 3

GRÁFICO: El cuidado se queda en casa y tiene nombre de mujer

En su libro  Caring Democracy, publicado en Abril 2013, la filósofa Joan Tronto afirma que una democracia cuyas instituciones no entiendan el cuidado como una responsabilidad y compromiso de todos, no es una democracia completa.

Seguir leyendo »

Una crisis de Cuidado

Desde el día que se publicó no he dejado de seguir el debate que se ha generado en torno al artículo “ Why women can’t have it all” de Anne-Marie Slaughter, Professor of Politics and International Affairs en la Universidad de Princeton y ex-jefe de la oficina de Policy Planning del Departamento de Estado de EUA con Hillary Clinton (2009-2011). En España, salvo la aportación de José Ignacio Torreblanca en en su blog, poco impacto ha tenido este artículo, si bien es verdad que la realidad que plantea resulta de destacada importancia para la mujeres, pero también para la sociedad en general, ya que el problema que las mujeres “no lo pueden tener todo” no es responsabilidad únicamente de este colectivo sino que es sobre todo, una cuestión de organización social. En el fondo, nadie lo puede tener todo.

Lo interesante y el marcado éxito del que se conoce como el debate #HavingItAll es que engloba muchos temas calientes en América, pero también en todos los países europeos como son el patriarcado, la incorporación de la mujer al trabajo, las cuotas de poder y liderazgo, el equilibrio entre familia y trabajo, el reparto de tareas del hogar, en definitiva, un macro tema con un marcado componente de sexo. Una aproximación de fondo que ha salido de éste pretende entender el Cuidado, la atención, el cariño como el centro del debate, porque entiende que es un bien a preservar a nivel colectivo, no sólo relacionado con el de la mujer-madre, que conlleva un componente de responsabilidad social, también a nivel global. En este sentido, se afirma que el cuidado tiene vastas implicaciones para nuestra organización social y laboral, que afecta a los núcleos familiares, a la productividad pero también a la educación y a la (des)igualdad. En la pasada huelga general del 14N, la huelga de cuidados también encontró su reclamo y apuntó a la importancia y al impacto del no cuidado en nuestra sociedad.

Seguir leyendo »