eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Eloisa del Pino

Desde 2007 es Científica Titular del Instituto de Bienes y Políticas Públicas del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (IPP-CSIC). Doctora en C. Política y de la Administración (UCM) y licenciada en C. Política (UCM) y en Derecho (UNED). Ha sido investigadora en el Dpto. de Gobierno del Instituto Ortega y Gasset (1994-8) y profesora de C. Política y Administración Pública en la Universidad Rey Juan Carlos (1995-2007) y la Universidad Autónoma Madrid (2007-8). Codirigió el Master en Relaciones Internacionales y Cooperación con América Latina (URJC). Ha sido investigadora visitante en el Centre d´Études et de la Recherche sur la Vie Locale (CNRS), Institut d' Etudes Politiques de Burdeos; School of Social Policy and Social Research de la Universidad de Kent, entre otros lugares. Dirigió el Observatorio de Calidad de los Servicios, en la Agencia de Evaluación de Políticas y Calidad de los Servicios (AEVAL) del Ministerio de Política Territorial y Administración Pública.

Ha participado en numerosos proyectos sobre Estado de Bienestar y reforma de las políticas sociales; participación ciudadana en los gobiernos locales europeos; fortalecimiento institucional y reforma de la administración pública comparada y actitudes ciudadanas hacia la administración y las políticas públicas. En la actualidad y hasta 2015 dirige el proyecto CRISAUT -Capacidad de reforma y estrategias de reforma en los sectores públicos regionales y en las políticas de bienestar en el contexto de la crisis fiscal: determinantes y trayectorias de cambio-, (CSO2012-33075, Plan Nacional de I+D+i).

Publicaciones recientes.

La preverdad: el PSOE era contingente

El 4 de mayo ha sido un día aciago para la Gestora del PSOE. Pedro Sánchez y su equipo, esos que han conseguido 53.117 avales, han demostrado que tenían razón en dos asuntos bien importantes.

Por un lado, como ha demostrado el cuponazo vasco, el PP podía buscar apoyos en otro sitio. No era inevitable que el PSOE le apoyara en la formación de gobierno. Parafraseando al parroquiano de Amanece que no es poco de José Luis Cuerda, el PSOE no era necesario, era más bien contingente. Sin embargo, la presión, toda la presión del mundo, se puso sobre el entonces secretario general que debía sí o sí apoyar al PP para que este no tuviera que llegar a pactos con los nacionalistas.

Seguir leyendo »

¿Por qué España queda tan mal en el Índice de Justicia Social europeo?

Seguir leyendo »

¿Por qué España queda tan mal en el Índice de Justicia Social europeo?

Hace unas semanas se publicó el Índice Europeo de Justicia Social, un índice que está compuesto por diferentes indicadores agrupados en seis dimensiones, y que se elabora desde la Fundación Bertelsmann con la participación de un panel de expertos. La de 2014 es ya su tercera edición (las anteriores son de 2008 y 2011). A partir de este mismo año su relevancia será creciente puesto que constituirá uno de los dos componentes del Monitor de Inclusión Social que se presentará en diciembre con el propósito de realizar un seguimiento de los avances de cada país en la dimensión social de la Estrategia 2020 de la Unión.

¿Qué nos dice este Índice sobre España? España ocupa el puesto 21 de los 28 países de la Unión Europea. Por primera vez, ni siquiera alcanza el aprobado (con un 4.85) tal y como puede observarse en la Figura 1 extraída de la página 8 de este informe. Y ¿por qué España queda en tan mal lugar? Veamos con algo más de detalle como puntúa nuestro país en cada una de las dimensiones que componen este índice.

Seguir leyendo »

¿Insatisfacción o preocupación ciudadana con los servicios públicos?

Hace unas semanas se publicó el informe anual que elabora la Agencia Estatal de Evaluación de las Políticas Públicas y la Calidad de los Servicios (AEVAL) sobre la percepción que los ciudadanos tienen sobre el funcionamiento de los servicios públicos. Uno de los datos más destacados del informe es que la satisfacción con el funcionamiento de los servicios públicos, tanto de los servicios públicos en general, como de la educación pública, los centros de salud o los hospitales públicos, ha caído 20 puntos entre 2011 y 2013. Estos últimos días se ha aparecido también el Barómetro Sanitario que pone manifiesto una caída, aunque de menos entidad, en la satisfacción desde 2011.

Evolución de la satisfacción de los ciudadanos con el funcionamiento de los centros de salud (1994-2013)

Seguir leyendo »

La evolución del Estado de bienestar español: un sueño que no se hizo realidad

Durante los últimos cinco años España ha estado con frecuencia en el punto de mira de la prensa europea. Después de un largo período de crecimiento económico ininterrumpido y ampliamente aclamado, la crisis financiera que se inició en 2007 parece haber acabado con lo que la prensa económica extranjera había calificado como “el milagro español”. Desde 2008, España ha experimentado dificultades económicas extremas que han compelido a los gobiernos a realizar severos recortes y a aceptar lo que la ciudadanía ha percibido como una intervención suave de la UE a cambio de los recursos necesarios para rescatar a una parte del sistema financiero español.

Antes de la crisis, los cuatros años de la primera legislatura del Gobierno de Zapatero habían sido aprovechados para completar y consolidar el Estado de Bienestar heredado del anterior período de gobierno socialista. Los 14 años de gobierno de Felipe González (1982-1996) habían sido responsables de la introducción de importantes reformas que racionalizaron los sistemas de pensiones y sanidad, ampliando la cobertura y la generosidad del primero, y moviéndose en la dirección de garantizar la cobertura universal del segundo. Además, se establecieron las bases para la prestación de servicios sociales a nivel regional por parte de las Comunidades Autónomas y municipios.

Seguir leyendo »

Actitudes ciudadanas hacia las políticas de gastos e ingresos durante la crisis

Hasta 2008, fecha del comienzo de la crisis, el gasto público en general y en particular el dedicado a las políticas sociales gozaban de un sólido y estable apoyo popular. Además, un porcentaje de ciudadanos razonablemente elevado se mostraba partidario de pagar más impuestos a cambio de mejorar los servicios. Sin embargo, como Wlezien y Soroka demostraron en su teoría del termostato, las actitudes ciudadanas son sensibles a las decisiones de los policy-makers. Es posible que fruto de políticas cambiantes, que han pasado de ser más expansivas a ser más austeras, la opinión de los ciudadanos hacia el gasto público y los impuestos haya sido menos estable durante esta crisis.

¿Han cambiado y en qué sentido las actitudes hacia el gasto y los impuestos durante la crisis? Aquí se exploran tres indicadores para responder a esta pregunta.

Seguir leyendo »

Las debilidades de nuestro Estado del Bienestar

Sería difícil negar el hecho de que el Estado de Bienestar español experimentó una transformación impresionante desde la reinstauración de la democracia hasta el final del siglo XX. Desde los primeros años setenta, el gasto social se dobló y lo mismo ocurrió con la presión fiscal. Sin embargo, y a pesar de que los países más importantes de la UE estaban ya tratando de contener el gasto social desde 1980, el Estado de bienestar español (EBE) nunca logró darles alcance en términos de gasto e ingresos. En 2007, tras una década de crecimiento económico sin precedentes, nuestro gasto social en porcentaje del PIB era del 21,6% mientras que en Italia, Alemania y Francia sobrepasaba el 25%; tampoco nuestro sistema fiscal se puso a la altura de otros europeos. Tras cinco años de crisis, con un PIB a la baja, el porcentaje de gasto social se ha acercado a otros países de Europa, pero nos siguen diferenciando de ellos algunos complejos problemas y la falta de una estrategia clara de política social.

Por lo que se refiere a los problemas, al comenzar este siglo, el EBE presentaba aún serios desafíos que lo alejaban de los mejores EB europeos. Por un lado, adolecía de un limitado nivel de institucionalización en algunos sectores de política social, como los relativos al cuidado, la infancia y las familias, debido tanto a la prioridad que por diversas razones se había concedido al desarrollo de otras políticas, como al extraordinario papel que han venido desempeñando las mujeres como proveedoras de tal cuidado. Por otro lado, presentaba problemas similares a los que afrontan otros EB europeos, en concreto los denominados Nuevos Riesgos Sociales, que sin embargo se manifiestan de manera especialmente intensa e interconectada en España (lo que nos recuerda que no sirve de nada reformar un sector de políticas sin tener en cuenta los demás).

Seguir leyendo »