eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Francisco Pomares

Periodista

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 140

Último viernes con Carmelo

Fue el pasado viernes 17: yo estaba por Las Palmas y me llamó Lourdes para decirme que María, Fraguela, Evaristo y ella habían quedado a comer con Carmelo y con otros amigos suyos. No me contó que era para despedirnos de él, pero lo intuí. Le dije que no quería ir. Es verdad que tenía un asunto de trabajo, y que probablemente acabaría tarde. Pero, en realidad, había visto a Carmelo unas semanas antes, y me había impresionado tanto su presencia de ánimo y su aspecto de enfermo digno, consciente y cabal, que pensé evitarme volver a sentir la desazón. Los hombres somos muy cobardes ante la evidencia de la muerte. Le confesé a Lourdes que no me sentía capaz de estar a la altura y creo que la sorprendí. Me gusta hacerle creer que soy un tipo duro y es posible que hasta alguna vez la engañe.

Al rato la llamé bastante avergonzado para decirle que por supuesto que iría. Quedamos en un restaurante de Vegueta, y yo llegué unos minutos más tarde que ellos. Nada más verme, Carmelo se levantó para darme el abrazo intenso y cómplice de alguien que ha sido tu amigo más de cuarenta años. Le conocí en el comité regional del PSOE a muy principios de los ochenta, cuando yo era un pibe y él también casi un pibe con diez años más que yo. Era afable, culto, comprometido, brillante, apasionado, trabajador y crítico. El modelo a imitar del hombre de izquierdas, el tipo que le cantaba las cuarenta a Saavedra, peleaba con la fuerza de todos los argumentos y luego era leal y solidario con las decisiones de la mayoría. Un político honesto, que renunció sin que nadie se lo pidiera a una carrera prometedora, cuando fue mezquinamente acusado de no sé qué historia de la que los tribunales le redimieron sin sombra un montón de años después. Un monumento a la coherencia, la integridad y la decencia. Un tipo grande, espléndido y curioso: socialista de los de antes, esos que llegaban al partido con oficio y sin ansia de beneficio, dispuestos a jugársela por sus ideas. Abogado, arquitecto, asesor y catedrático de Derecho Urbanístico, militante medioambiental, un profesional de éxito, al que lo que más parecía gustarle en sus últimos años era discutir con Jorge Bethencourt sobre la Ley del Suelo, pontificar sus certezas y desmontar doctoralmente todos nuestros argumentos.

Seguir leyendo »

El ministro y la jueza

Nos pasamos la vida quejándonos de que no hay justicia en España, y probablemente sea verdad, el que justicia no haya, pero jueces y fiscales asoman por todos lados en cuanto uno se descuida... La irrupción de la jueza Victoria Rosell como candidata independiente por Podemos -como décadas atrás ocurrió con la de Garzón en las listas del PSOE- fue saludada como uno de los mejores fichajes del partido de Pablo Iglesias. Rosell es una magnífica incorporación al cartel de Podemos, cuyo radicalismo asusta al votante moderado y lastra su oferta política. Rosell es una persona sensata, preparada, moderada en sus posiciones progresistas y responde a ese perfil menos radical y menos académico que Pablo Iglesias quería para sus candidatos. En Las Palmas, su presentación fue recibida como un acierto, incluso por partidos rivales. Rosell lleva muchos años como jueza en Las Palmas, ha intervenido en casos importantes, y ha tenido gran presencia pública, tanto por su actuación profesional, como por su intensa actividad en Jueces para la Democracia. Un fichaje de lujo para Podemos a nivel nacional, y un auténtico revulsivo en Las Palmas.

La reacción del Gobierno a los fichajes "moderados" de Podemos, sobre todo a los más importantes, ha sido brutal: primero laminaron a Julio Rodríguez, Jefe de Estado Mayor de la Defensa con Zapatero, cesado por el Gobierno (cuando él mismo ya había solicitado formalmente su retiro) y expulsado ignominiosamente como vocal de la Orden de San Hermenegildo "por actuar de forma partidista con sus manifestaciones". Ahora la Fiscalía -un organismo dependiente del Ministerio de Justicia, no se olvide-, inicia una segunda investigación -archivada ya la primera por el Consejo General del Poder Judicial- contra la jueza Rosell, a la que se acusa de favorecer al empresario Miguel Ángel Ramírez. La fiscal asegura que actúa de nuevo porque recibió anónimamente un documento nuevo, un contrato firmado con la jueza ya en las listas de Podemos y fuera de los juzgados. Se trata de un contrato de alquiler suscrito por la UD Las Palmas, conminada por el Gobierno de Canarias a cerrar sus emisora de radio por carecer de licencia, que alquila a través de una empresa participada por Ramírez, con una opción de compra por un total de 300.000 euros, una licencia de radio a su concesionario, el periodista Carlos Sosa, pareja de la jueza. La cuestión es que la segunda investigación a la ex jueza es convertida por el periódico El Mundo en noticia de alcance nacional, en la que se acusa a Rosell de haber retrasado la causa contra Ramírez a cambio de que éste compre la licencia a su pareja. La jueza ha respondido acusando directamente al ministro Soria de utilizar la Fiscalía para "intentar neutralizar a un rival político". Y es que el documento utilizado por la Fiscalía -el contrato en cuestión- fue entregado por el propio Ramírez a Soria, cuando éste llamó al empresario para pedirle explicaciones de por qué había alquilado la licencia. Pero ese contrato contenía un error que fue subsanado unos días después. ¿Cómo llegó el contrato equivocado que sólo tenían Ramírez y Soria a manos de la fiscal? Esa es una de las preguntas que habrá que contestar. Mientras se resuelve el enigma, los debates electorales en los que coincidan el ministro Soria y la jueza Rosell se van a poner al rojo vivo. Yo no me los perdería.

Seguir leyendo »

La última trapisonda de Mauricio

José Carlos Mauricio es sin duda uno de los personajes más interesantes del viejo patio político canario: delfín autoproclamado de Santiago Carrillo en el Partido Comunista, azote de la derecha desde las filas del progresismo, fundador de Coalición Canaria, reconvertido al moderno nacionalismo de Manuel Hermoso, diputado revelación en el Congreso y por último aliado fiel del Gobierno Aznar, su biografía política es de las más completas (y cambiantes) de las que se conocen en esta región. Retirado a la fuerza de la política canaria (se presentó a la alcaldía de Las Palmas de Gran Canaria por Coalición y no resultó ni siquiera elegido concejal), Mauricio ha sido noticia en los últimos tiempos por asuntos extrapolíticos: le pillaron conduciendo sin carné no una sino dos veces, y ahora le acusan de falsear un contrato de trabajo en una fundación de la que es patrono, para regularizar la situación de una emigrante cubana, novia del decano de la Facultad de Económicas de la ULPGC, también imputado.

El martes estuvo Mauricio en el juzgado, acusado de un delito de falsificación de documento público. Lejos de defenderse de la acusación o pedir disculpas por haber sido pillado, mientras esperaba para comparecer, Mauricio volvió a demostrar su extraordinaria capacidad para el embrollo y la pirueta dialéctica. Presentó lo que a falta de más explicaciones parece una falsa contratación de diseño, realizada para resolverle un problema a la amiga de un amigo -una ilegalidad menor, vaya- como una persecución orquestada por la judicatura, las fuerzas de seguridad y el obispo de Roma, con complicidad y connivencia mediática. Según contó a los periodistas, la policía buscaba probar que en su fundación "había algo de dinero negro, blanqueamiento de capitales, o un servicio de inmigración fraudulento, algo raro", y que al final "solo hay este hecho", que la policía habría utilizado "para agarrarse a algo, porque claro, se tienen que justificar ante los contribuyentes para justificar esta tontería".

Hombre, tanto como una tontería no es: es verdad que no se le acusa de haber asesinado a Kennedy, y que si el asunto no le afectara personalmente, todo el mundo lo consideraría una pequeña golfada, realizada quizá -como asegura el propio Mauricio- con buena intención. Pero las leyes son iguales para todos, aunque los años de inmunidad parlamentaria parecen haberle hecho creer a nuestro prócer retirado que conducir sin carnet es un asunto baladí o que una contratación en falso no tiene importancia. Mauricio califica a su fundación como empresa (no lo es, las empresas pagan impuestos) y explica que se financia con fondos privados, como si eso la eximiera de cumplir las leyes. También insiste más de la cuenta en asegurar que a la empleada se le pagó el sueldo y que podrá demostrarlo. Quizá por ahí vayan las pesquisas. A los cinco meses de haberla contratado él, la novia del decano pasó a ser contratada por una entidad vinculada a la ULPGC. Una historia que se puede entender, un asunto pedestre de necesidades humanas. No creo que haya que fusilar a nadie por ella, pero tampoco es para que Mauricio saque pecho y se presente como un perseguido. Porque lo que ha hecho tampoco es precisamente edificante.

Seguir leyendo »

La venganza de Curbelo

La arrasadora victoria de Curbelo en La Gomera tiene dos culpables. Uno es el propio Curbelo, que se curró estas últimas elecciones con la energía y dedicación propias de un pibe de veinte años. No dejó casa por visitar, puerta que tocar ni compromiso por adquirir. En La Gomera las elecciones se ganan en un cuerpo a cuerpo frenético, en el que Curbelo siempre parte con la ventaja de ser el que manda. La principal diferencia de estas elecciones con toooodas las anteriores que también ganó Curbelo, es que en esta ocasión peleaba contra los suyos, y los suyos se lo pusieron a huevo. Por eso, el otro culpable de que Casimiro ganara por goleada es su antiguo segundo, Julio Cruz, que mandó sembrar los buzones de la Isla con publicidad destructiva sobre el "caso telaraña" y otras supuestas andanzas de su antiguo jefe.

La Gomera es como un pueblo pequeño metido en una isla pequeña. Allí se conocen todos... A Curbelo, la anticampaña de Julio Cruz le vino bien. No hay nada mejor que el que a uno le conviertan en mártir, ni peor que presentarse a unas elecciones con la etiqueta de traidor grabada a fuego en la frente. Y a los hechos me remito: durante la campaña, las encuestas daban a Curbelo como el político más conocido y mejor valorado en La Gomera, y a Cruz como el peor valorado. Casimiro saco tres diputados y el PSOE sacó uno, porque La Gomera es socialista. Lo es desde antes de los sucesos de Hermigua de marzo del 33, y antes del Fogueo de Vallerhermoso de julio del 36. La memoria pesa lo suyo. Sobre todo para quienes la tienen.

Seguir leyendo »

Esta concreta democracia nuestra

Nos quejamos por gusto: leo un suelto de EFE en el que se cuenta que el dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un, hijo del anterior dictador Kim Il-sun y protagonista a su pesar de astracanadas hollywoodienses, ha ejecutado a su ministro de Defensa por quedarse dormido durante un acto protagonizado por él. En la monarquía comunista de Corea del Norte, se fusila a los traidores que se duermen durante un discurso del líder, con disparos de una batería antiaérea, para no tener que molestarse luego en enterrar los restos del fusilado, básicamente porque no deben quedar muchos trocitos.

Supongo que uno debería quedarse un poco frío cuando se entera de que los bárbaros con poder nuclear que gobiernan Corea del Norte se matan entre ellos. Pero yo no puedo dejar de pensar que tenemos la suerte de vivir en un mundo en el que no sólo no se fusila a la gente por quedarse dormida durante un discurso (si así fuera no tendríamos ni un diputado en el Parlamento de Canarias), sino en el que se puede disentir de los que mandan, censurar su comportamiento, enviarles a los tribunales y exigirles que no nos mientan y que sean decentes. Es cierto que no basta con poder hacerlo para que automáticamente ocurra, pero quizá vaya siendo hora de reconocer que en este país que algunos han definido como el más corrupto de Europa, se denuncia y se juzga y se condena (o no) todos los días –por motivos  muy diversos- a gente que ocupa altas responsabilidades. Desde la Infanta Cristina y su ducal marido, hasta el mismo rey Juan Carlos, que dos días después de abdicar tuvo que enfrentarse a una denuncia por paternidad, pasando por presidentes, ministros, jefes del Gobierno y de la oposición, banqueros, empresarios, sindicalistas, tesoreros, curas y jueces. Y no se fusila a nadie, lo que ya es un avance.

Seguir leyendo »

Esta concreta democracia nuestra

Nos quejamos por gusto: leo un suelto de EFE en el que se cuenta que el dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un, hijo del anterior dictador Kim Il-sun y protagonista a su pesar de astracanadas hollywoodienses, ha ejecutado a su ministro de Defensa por quedarse dormido durante un acto protagonizado por él. En la monarquía comunista de Corea del Norte, se fusila a los traidores que se duermen durante un discurso del líder, con disparos de una batería antiaérea, para no tener que molestarse luego en enterrar los restos del fusilado, básicamente porque no deben quedar muchos trocitos.

Supongo que uno debería quedarse un poco frío cuando se entera de que los bárbaros con poder nuclear que gobiernan Corea del Norte se matan entre ellos. Pero yo no puedo dejar de pensar que tenemos la suerte de vivir en un mundo en el que no sólo no se fusila a la gente por quedarse dormida durante un discurso (si así fuera no tendríamos ni un diputado en el Parlamento de Canarias), sino en el que se puede disentir de los que mandan, censurar su comportamiento, enviarles a los tribunales y exigirles que no nos mientan y que sean decentes. Es cierto que no basta con poder hacerlo para que automáticamente ocurra, pero quizá vaya siendo hora de reconocer que en este país que algunos han definido como el más corrupto de Europa, se denuncia y se juzga y se condena (o no) todos los días –por motivos muy diversos- a gente que ocupa altas responsabilidades. Desde la Infanta Cristina y su ducal marido, hasta el mismo rey Juan Carlos, que dos días después de abdicar tuvo que enfrentarse a una denuncia por paternidad, pasando por presidentes, ministros, jefes del Gobierno y de la oposición, banqueros, empresarios, sindicalistas, tesoreros, curas y jueces. Y no se fusila a nadie, lo que ya es un avance.

Seguir leyendo »

Mareas y pactos

La mayoría de los usuarios creen que España cuenta con una sanidad pública de muy baja calidad. Yo pienso lo contrario, creo que la sanidad pública española es de las mejores del mundo, y además lo sigue siendo a pesar de la crisis y el austericidio. Por supuesto que ocurren cosas intolerables, que hay gravísimos problemas de gestión, y una galopante escasez de recursos y de medios. Y casos sangrantes que no deberían ocurrir de ninguna manera. Aún así, quienes trabajan en la sanidad –la inmensa mayoría- siguen actuando bajo el principio de atención universal (a pesar de la quiebra de la gratuidad) y eso es lo que hace a nuestra sanidad un modelo que ya quisieran la mayoría de los países de nuestro entorno. Quienes críticas los atrasos en medicina y en investigación, o la cutedrad y obsolescencia de las instalaciones, deberían pensar que ese es –en parte- uno de los sacrificios que hay que hacer para que la asistencia sanitaria llegue a todos.

Aún así, me resulta imposible no simpatizar con los miles de profesionales de la sanidad que en toda España reclaman con su marea blanca más recursos y mejores condiciones de trabajo. Por supuesto que una parte de las reivindicaciones son egoístas, tienen más que ver con el cansancio de siete años de apreturas y reducciones, que con la voluntad de mejorar la atención de los pacientes. Pero es que en estos años si el sistema no se ha desmoronado, si ha aguantado razonablemente bien, con todas sus deficiencias estructurales, sus problemas de gestión, y cercado por una voluntad política decidida a enflaquecer lo público, ha sido porque los sanitarios han defendido los principios que lo inspiran con un extraordinario esfuerzo y sacrificio. Si el Estado empieza a salir de su propia crisis fiscal y presupuestaria, es razonable que se atiendan las reclamaciones de quienes más han soportado la crisis y evitado que el Estado se desmorone.

Seguir leyendo »

La caída: segundo escalón

Willy García y dos piedras, todopoderoso ex de la tele canaria, tendrá que declarar en los próximos días como imputado por malversación de dinero público, a cuenta de los famosos contratos suscritos nada más llegar a la tele –hace ocho años- con Francisco Padrón y su productora Amanecer Latino. La historia es sobradamente conocida, y fue adelantada por Canarias Ahora hace varios meses: tiene que ver con la firma de cinco contratos prácticamente idénticos, por un valor total superior al millón y medio de euros, entre la tele de Willy y la productora de Padrón. Los contratos establecían la producción de cinco series idénticas, con entrevistas y reportajes a personas del mundo del deporte, que se pagaron a razón de 6.000 euros el episodio, y de las que nadie sabe nada hoy en el Ente.

De hecho, en las bodegas de la casa sólo se conserva algún episodio concreto, de escasísima calidad (parecen material bruto, sin editar), y no existe constancia de que llegaran nunca a emitirse, aunque si aparecieron en las parrillas de la madrugada, una hora poco dada a la emisión de programas pagados a precio de prime time. 

Seguir leyendo »

Los nuevos

Cada día me desconcierta más la ambigüedad calculada de los partidos que se reclaman de la nueva política –Podemos y Ciudadanos-, y el discurso vaporoso que plantean. Quizá la incongruencia más llamativa sea que con la campaña ya completamente en marcha, en Podemos sigan insistiendo en que no se presentan a las elecciones locales, pero los grupos y partidos que se reclaman de Podemos están presenten y bien presentes en todas las ciudades de cierta importancia. Podemos se ha instalado en una suerte de acción política vicaria, en la que todo lo que se hace y se dice es repetir lo que hace y dice su dirección central, y en base a una única estrategia temporal, que es la de llegar a las elecciones generales incontaminados por el poder.

Ciudadanos, por su parte, parece haber copiado el mismo discurso y las mismas intenciones virginales: aquí hasta los programas municipales tienen que hacerse en Barcelona, y el objetivo es presentarse en cuantas más listas mejor, pero no para gobernar –dicen que sólo lo harán si cuentan con mayoría absoluta, algo realmente poco probable en la práctica totalidad de los sitios donde se presentan- sino para hacer partido y crear estructura. Ciudadanos no negociará entrar en ningún gobierno, pero apoyará desde fuera aquellas mayorías que más le gusten, “sin intercambio de sillas”.

Seguir leyendo »

Disparar al periodista

El empresario Andrés Alonso, promotor del proyecto Mimiland Park y protegido de la alcaldesa de Güímar, Carmen Luisa Dorta, fue recientemente objeto de una información emitida por la Cadena Ser en la que se ponía en evidencia la escasa solvencia del proyecto que él promueve y que el Ayuntamiento de Güímar patrocina, y en la que se hablaba también de los embargos y deudas que acumula en su gestión empresarial. La información, realizada por la periodista Begoña Ávila, recordaba las intenciones y orígenes del proyecto, con una inversión inicial de 94 millones de euros, destinados a pagar las primeras fases de la construcción de una infraestructura de parque temático acuático, con hoteles y atracciones y en una extensión de 220.000 metros cuadrados, incluyendo algunos de los gigantescos agujeros resultado de la extracción minera de áridos que hoy existen en la zona. En la noticia, emitida por Radio Club de Tenerife el jueves, se planteaba la contradicción entre una inversión tan potente, y un empresario embargado en sus cuentas por no haber pagado deudas en proporción muy menores, concretamente de 15.000 y 25.000, más sus correspondientes interés de demora. Que a un empresario le embarguen por no pagar sus facturas no es noticia, pero que ese empresario se plante inversiones millonarias y venda desde su web paquetes de acciones de un millón de euros, en un proyecto sin licencia, sí lo es.

La cuestión no debería tener más importancia que la que tiene –la de un empresario que pretende gastarse 94 millones de euros que no tiene construyendo sin licencia un Park Aventura en Güímar-, si Andrés Alonso no hubiera reaccionado a las informaciones perfectamente contrastadas sobre su insolvencia, amenazado en las redes sociales con disparar contra los periodistas que –según él- le han injuriado. Sinceramente, no creo que alguien que quiera tirotear a un periodista sea tan idiota como para anunciarlo previamente en internet. Por eso, supongo que algunos dirán que al hombre se le calentó el pico o la tecla, y que no es para tanto. Pero yo creo que hay límites que no pueden jamás traspasarse. Ni siquiera metafóricamente puede escribirse que se va a disparar a la gente, y meter el nombre y los apellidos de la periodista que escribió la noticia en el mismo post. Hacer eso constituye un delito de amenazas, un delito muy grave que puede ser perseguido penalmente.

Seguir leyendo »