eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Joaquín Caretti

Psicoanalista, miembro de la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis y de la Asociación Mundial de Psicoanálisis.
  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 537

El niño escondido: los probos y el réprobo

Me llega un mensaje de mi amigo Emilio Silva -presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH)- donde se ve una foto titulada "Niño escondido", existente en el Archivo Regional de la Comunidad de Madrid gracias a la donación de María del Carmen Ibeas Laguna. 

El impacto es inmediato: la foto conmociona. Tristeza en blanco y negro. La posguerra: año 1940. Un grupo de escolares con edades variables entre 7 y 12 años, bien aseados, de espalda, extienden enérgicamente su brazo derecho -la palma mirando el suelo- hacia la bandera de España. Uno, en el medio, da vuelta su rostro y mira curioso hacia la cámara. Se ve también a un adulto, delgado, con gafas, ubicado a un costado, que los acompaña con el mismo gesto. 

Seguir leyendo »

Bolivia: el golpe negado

En la famosa película "Luz de gas" -dirigida por George Cukor en 1944- el protagonista intenta enloquecer a su mujer negando la realidad de su entorno y haciéndole creer que lo que ve o escucha son imaginaciones suyas que no existen o no han sucedido. Tanto efecto ha tenido este film en la cultura, que su título ha pasado a los usos del lenguaje para señalar aquellas situaciones donde se quiere negar a otro algo de la realidad y así convencerlo de lo contrario: hacer "luz de gas". Aggiornando este nombre estaríamos hablando de las fake news de las redes o de la manipulación informativa que desarrollan los mass media. El golpe de Estado que ha tenido lugar actualmente en Bolivia puede considerarse hoy un claro ejemplo de esto.

Se habla de golpe de Estado cuando un grupo -ya sea de militares o de civiles apoyados por estos- toma el poder político de manera abrupta e impide la normal sucesión de un gobierno de acuerdo con las formas democráticas previstas en su Constitución. En el caso de Bolivia, un sector de los ciudadanos ha contado con la colaboración de la policía y más tarde del ejército, lo cual nos permitiría considerarlo como un golpe cívico-militar.

Seguir leyendo »

¿Por qué Podemos no dijo que sí?

Una honda desazón recorre el cuerpo de la izquierda española pues se percibe la pérdida de una oportunidad histórica de entrar, por primera vez desde la reinstauración de la democracia, en el gobierno del Estado y no se entiende la negativa de los dirigentes de Podemos a aceptar lo ofertado por el PSOE. Aquellos lo tratan de explicar por la vía de la ausencia de competencias reales y de presupuestos acordes como para tomar decisiones, lo que a su entender los transformaría en elementos decorativos de un gobierno en el que finalmente no tendrían peso.

Falta tiempo histórico para calibrar las consecuencias de la decisión de rechazar un gobierno de coalición donde se les ofrecían una vicepresidencia y tres ministerios, tales como Sanidad, Igualdad y Vivienda. Luego de una ardua lucha esta fue la última oferta que les realizaron, cierto es que a último momento y casi sin tiempo de valorarla en profundidad. La renuncia de Pablo Iglesias sorprendió al PSOE y lo obligó a aceptar negociar un gobierno de coalición que no quería, como lo dejó claro desde el principio. No hace falta extenderse en las dos almas que habitan en el PSOE -la socialdemócrata y la social liberal- que le impiden ser un partido de izquierda, pues serlo implicaría un cuestionamiento del neoliberalismo y no ser un avalador activo de dichas políticas.

Seguir leyendo »

¿Por qué un gobierno de coalición para España?

Los gobiernos de coalición en Europa son la norma desde hace muchos años. De los 28 Estados que la componen, 21 tienen actualmente esta forma de gobierno dado que ninguno alcanza la mayoría absoluta. Una coalición implica un programa de gobierno consensuado y la participación en el ejecutivo con vicepresidencias y ministros. Por destacar algunos de los 21: Alemania (3 partidos), Francia (3 partidos), Italia (2 partidos), Hungría (2 partidos), Bélgica (3 partidos), Dinamarca (3 partidos), Finlandia (5 partidos), Países Bajos (4 partidos), Polonia (3 partidos) y Suecia (2 partidos). Estas coaliciones no implican necesariamente que se obtenga la mayoría absoluta y, por ello, a veces necesitan de acuerdos puntuales con otras fuerzas políticas. También se puede gobernar en solitario con apoyo externo, como lo hace Portugal.

En razón de ello, la demanda de un gobierno de coalición por parte de Unidas Podemos (UP) con su presencia en el ejecutivo, previo pacto de un programa de izquierda, se inscribe en lo razonable y no debería suscitar más rechazo o asombro que el de las fuerzas de la derecha. Sin embargo, el partido socialista (PSOE) se resiste a esta posibilidad ofreciendo un "gobierno de cooperación" con cargos de UP en escalones intermedios de la Administración sin presencia en el ejecutivo. Por otra parte, los posibles apoyos o las abstenciones del Partido Nacionalista Vasco, Partido Regionalista de Cantabria, Bildu y Esquerra Republicana de Cataluña no han manifestado ninguna dificultad ante la presencia de UP en el gobierno lo cual facilita dicha coalición. Entonces, surgen dos preguntas que trataremos de responder: ¿Por qué el PSOE no pacta con UP y acepta formar gobierno con estos? y ¿por qué UP no acepta pactar un plan de gobierno y un "gobierno de cooperación" o incluso un pacto programático sin cargos intermedios?

Seguir leyendo »

¿Por qué el discurso capitalista concierne al psicoanálisis?

Sabemos que la democracia es un ideal que, como tal, es inalcanzable. Por otra parte, es un sistema contrario a la idiosincrasia de los seres humanos que están empeñados en hacer la guerra, en dañar al otro, en explotarlo y robarle -lejos de cualquier idea de solidaridad. A raíz de esto, la democracia está siempre amenazada y en riesgo de desaparición y requiere de acciones para mejorarla y sostenerla cada día. Mediante la división de poderes que la caracteriza, el hombre ha encontrado una manera, precaria ciertamente, de dirimir las diferencias entre antagonistas sin la necesidad de matarse. Pero, al mismo tiempo, por el hecho de hacer visibles a los invisibles, resulta ser peligrosa para todos aquellos cuyo anhelo es controlar y dominar a los ciudadanos excluyéndolos de cualquier participación y buscan conseguir que se sometan mansamente a cualquier tropelía. Confirma esto la respuesta que dio la Comisión Trilateral en 1975 (fundada en 1973 por Rockefeller) ante la corriente democratizadora en EE. UU durante los años sesenta del siglo pasado. Escribió un famoso informe llamado "La crisis de la democracia" donde decía con total claridad que "lo que se necesita es un mayor grado de moderación democrática" ya que había demasiada democracia.

Hay hoy en la UE, con justificada razón, una gran preocupación por el auge de los partidos ultraderechistas y, como consecuencia, se acuerdan cercos sanitarios contra ellos sin abordar las verdaderas causas que lo han originado. La UE no quiere valorarlas porque esto pondría en cuestión todo el sistema económico que es el que provoca las injusticias y desigualdades flagrantes que padecemos. Todo el mundo sabe lo que sucede -no hay ninguna inocencia-, pero nadie de los que manejan la UE quiere tocar la base en la que se sustenta el modo de lazo en el que vivimos. Dicho más claramente, la democracia llega hasta la elección de los gobiernos nacionales y de los diputados europeos y se suspende cuando hay que elegir a las máximas autoridades de la UE, las cuales garantizarán la no confrontación con el neoliberalismo. Ahí se acaba la democracia ya que se da por hecho que cuando hablamos de ella indefectiblemente hablamos de capitalismo, como si estas dos palabras estuvieran unidas de modo indeleble y no fuera posible pensar otro tipo de sistema económico asociado a la democracia. Cualquiera que sugiera esto o, más modestamente, pretenda una mejor distribución de la riqueza es tildado de populista, tal como en épocas anteriores lo era de comunista. Bajo este significante insulto se iguala a todo tipo de regímenes o proyectos. Es lo mismo Vox que Podemos, Mélenchon que Le Pen, Salvini, Orbán o Amanecer Dorado y Evo Morales o Lula que Bolsonaro o Trump. En este sentido, la posición de Ciudadanos es cristalina: ningún acuerdo de gobierno del Estado con el PSOE si están Vox o Podemos. Dos partidos que se ubican en las antípodas, ya que uno pretende un retorno a la tradición franquista sin tocar la economía neoliberal y el otro pretende una profundización de la democracia y ciertas medidas que mejoren de algún modo la distribución del ingreso. Empero para Ciudadanos, preclaro defensor del neoliberalismo, los dos son enemigos populistas, aunque finalmente uno más que otro ya que termina pactando con la ultraderecha.

Seguir leyendo »

La democracia europea ampara lo antidemocrático

Hay un debate sobre dónde se sitúan las amenazas a la democracia en Europa que termina señalando dos polos.

Por un lado, el imperio de las normas en la Unión Europea, reflejo de una idea de gobierno donde lo fundamental es la aplicación de lo acordado por las mismas. Así, lo esencial no es gobernar sino sostener una correcta gestión y la idea de Europa como una empresa a la que hay que administrar. Este modo de acción deja fuera a la política en tanto debate, confrontación, antagonismo, participación e invención. Lo que finalmente gobierna son "las cosas", las normas -como sostiene Jean Claude Milner- y lo que hay que hacer es simplemente aplicarlas.

Seguir leyendo »

Vox, España y la deriva de Europa

España se ha hecho europea: la ultraderecha franquista -el partido Vox- ha tenido una entrada fulgurante en la política. En diciembre pasado hubo elecciones en la Comunidad de Andalucía, la primera comunidad en número de habitantes y la segunda en extensión, consiguiendo este partido casi 400.000 votos (11% del total) y 12 diputados. Mientras que, en el 2016, en las mismas elecciones había obtenido solo 18.000 votos sin conseguir representación parlamentaria, ahora entrará en el gobierno mediante un pacto con dos partidos de la derecha, el Partido Popular (PP) y Ciudadanos (Cs).

Su crecimiento en votos no solo ha provenido mayoritariamente de los partidos de derecha, sino que también ha conseguido calar en los de izquierda. Las razones de su éxito, según dicen las encuestas, tiene que ver con el discurso agresivo que sostienen sobre la inmigración -quieren expulsar a 52,000 inmigrantes mediante la incautación de los ficheros de los servicios de salud- y con la defensa a ultranza de la unidad de España. Pero su ideario no se limita a estas dos cuestiones, además quieren derogar la ley de Memoria Histórica sustituyéndola por una Ley de Concordia y la ley de Violencia de Género reemplazándola por una Ley de Violencia Doméstica. En esta última entrarían todos los miembros de una familia, lo cual restringiría las ayudas a los colectivos que se ocupan de la violencia sobre las mujeres. Ambas medidas conseguirían, por un lado, diluir y eternizar la gran deuda que tiene España con los represaliados y asesinados en la Guerra Civil y, por el otro, reinstalar el debate sobre la violencia de género y la igualdad entre hombres y mujeres en un país en el que hay un gran consenso sobre este tema.

Seguir leyendo »

Las vergüenzas del fútbol argentino: los dos partidos que no debieron jugarse

Primera vergüenza 

El 25 de junio de 1978, Daniel Passarella recibía de manos del general Videla -jefe de la Junta Militar genocida que dirigía el país- la copa del mundo de fútbol después de derrotar en la final a Holanda por 3 a 1. A pocos cientos de metros del estadio de River Plate, donde se disputó la final, estaba la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), conocida por ser uno de los centros clandestinos de detención más terribles de la dictadura -de allí salieron los vuelos de la muerte- y que en ese momento se encontraba en plena actividad asesina. Incluso fue el lugar donde se organizó un centro de contra información para dar respuestas a la campaña internacional que intentaba impedir la realización del Campeonato Mundial en la Argentina. El país más beligerante en esta lucha por la dignidad del fútbol y en contra de la dictadura fue Francia, junto con Holanda, Italia, Gran Bretaña, Dinamarca, Suecia, España y Suiza. Ante las denuncias por violación de los derechos humanos la dictadura respondió con el slogan “Los argentinos somos derechos y humanos”, anticipándose en 40 años al ejercicio actual de la posverdad. Fue notoria la complicidad de la FIFA, bajo la dirección de Joao Havelange, en el necesario triunfo de Argentina para blanquear a la dictadura, así como lo fueron las enormes sospechas que generó el triunfo sobre Perú, tan abultado como imprescindible. Hay que destacar que Videla y Henry Kissinger visitaron el vestuario peruano instantes antes de comenzar el partido, donde le leyeron al plantel una carta del dictador de Perú, el general Fráncico Morales Bermúdez, condenado años después por su participación en el Plan Condor-, en la cual les hablaba de la hermandad argentino-peruana y que fue interpretada por los jugadores como una amenaza.

Seguir leyendo »

Vuelos de la muerte: lo que calla el elogioso editorial de El País sobre los juicios en Argentina

Hace pocos días finalizó el juicio contra los marinos asesinos de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) -el mayor de los celebrados hasta ahora por un Estado por crímenes de lesa humanidad- condenándose a cadena perpetua a 29 de ellos por arrojar vivos desde aviones al Río de la Plata a opositores políticos previamente secuestrados y torturados. Se ha demostrado que en la ESMA 789 de dichos opositores fueron desaparecidos en vuelos de la muerte y alrededor de 5.000 por otros métodos de exterminio. Siendo este el lugar más emblemático de la represión, no fue el único, ya que durante la dictadura militar que gobernó la Argentina desde 1976 hasta 1983 fueron asesinados y desaparecidos 30.000 opositores, en general muy jóvenes, de todas las clases sociales, de las más diversas profesiones o trabajos y con diferentes grados de compromiso en la lucha contra dicha dictadura. Militantes de las organizaciones político militares, Madres de Plaza de Mayo, sindicalistas, obreros, estudiantes, profesionales, amas de casa, jubilados, sacerdotes comprometidos con los pobres, monjas francesas, políticos de izquierda y abogados defensores de los derechos humanos fueron exterminados sin piedad en campos de concentración que se extendieron por todo el territorio, apropiados sus hijos y robados sus bienes. Véase como mayor ejemplo la expropiación forzosaa sus legítimos dueños de la papelera Papel Prensa que fue entregada a medios hoy dominantes.

Seguir leyendo »

Los fracasos del independentismo

1641, 1873, 1931, 1934 y 2017. Cinco fechas separadas por 376 años. Cinco fechas donde Catalunya intentó separarse de España y donde, en cada una de ellas, fracasó. Algunas sangrientas y esta última, aún en desarrollo, sin muertos y con encarcelamientos. Los tiempos han cambiado en Europa y ya no se admiten hechos violentos en el corazón de la misma. Ahora, por suerte, se trata de conseguirlo e impedirlo en democracia y con democracia.

Esto implica un sistema legal instituido en España, el statu quo, compuesto por los diferentes poderes -ejecutivo, legislativo y judicial- que se va a defender de cualquier subversión con todas las armas que el Estado de derecho le permite, incluso retorciéndolo un poco y forzándolo, como apreciamos, con encarcelamientos de cuestionable legalidad, dado que las leyes tienen un aspecto interpretativo que queda al arbitrio de los jueces. Así vemos cómo el Tribunal Supremo da tiempo a la defensa allí donde la Audiencia Nacional encarcela inmediatamente. En el mejor de los casos, existen instancias superiores que están habilitadas para corregir las desviaciones de jueces que puedan dejarse llevar por afanes alejados de la justicia. A su vez, el Gobierno de España en manos del PP, apoyado por dos partidos políticos PSOE y Ciudadanos, se vale del artículo 155 de la Constitución que le permite intervenir la autonomía de Catalunya para rechazar la declaración ilegal de independencia. Situación inédita desde la instauración de la democracia.

Seguir leyendo »