eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Jorge Marichal

Presidente de Ashotel.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 3

¡A dormir a la playa!

El reciente anuncio del Ayuntamiento de Palma de prohibir el alquiler vacacional en edificios residenciales a partir de julio ha provocado numerosas opiniones en medios de comunicación canarios por parte de defensores, detractores y medio pensionistas del alquiler vacacional.

Aunque hablamos de territorios diferentes, se trata del mismo perro con distinto collar: Palma de Mallorca, 11.000 plazas en vivienda vacacional, 645 legales (solo el 5,8%); Canarias, 131.032 plazas, 18.440 legales (14%). En Canarias tenemos un decreto que permite esta actividad desde hace tres años. ¿Y solo se ha dado de alta el 14% de la oferta? ¿De verdad?

Seguir leyendo »

¿Todo vale como alojamiento turístico?

Cierre los ojos. Deje la mente libre. Piense en una experiencia alojativa única con las siguientes características: orgánica, natural, saludable, en contacto con la naturaleza, ecológica, sostenible, relajada... Seguro que a estas alturas se sitúa usted en un entorno que poco tiene que ver con una ciudad bulliciosa, es posible que esté en una zona tranquila, puede incluso que de montaña. Podría ser cualquier casa u hotel rural, de los muchos y buenos que tenemos en las islas, pero no quiero condicionar su imaginación.

Le sigo dando pistas: magníficas vistas, escuchar el canto de los pájaros, alimentación sana... ¿Cuántas estrellas le pondría a este establecimiento? Pues aparte de las que pueda contemplar en el cielo, de ser un día despejado, lo cierto es que en Tenerife, por no ir más lejos, hay alojamientos turísticos que supuestamente nos ofrecen todas esas características y no cumplen con normativa alguna.

Les pongo solo dos ejemplos. El primero, en Arico, un municipio en el que también existe una muy buena e interesante oferta de casas y hoteles rurales legales. Podemos encontrarnos el siguiente alojamiento en la zona de Arico El Nuevo: yurtas ecológicas (tiendas de origen mongol) a 35 euros la noche, en las que se usa energía solar y agua de lluvia filtrada. Ideal para amantes de la naturaleza, afirman en la plataforma online que las publicita. La finca sobre la que se erigen ocupa una era tradicional y este negocio funciona, según la información de la que disponemos, sin autorización de Turismo, sin licencia de apertura, en suelo rústico de protección del paisaje... Lo de las yurtas parece que funciona, porque tiene ya competencia en el municipio cercano de Arafo, otro alojamiento del mismo estilo, este algo más barato (20 euros por noche).

El segundo ejemplo lo tenemos en la comarca nordeste de Tenerife, en Bajamar (La Laguna), en la finca Luz Serena. Allí se alquila, también a través de la misma plataforma online, un refugio o choza ( hut en inglés, según la oferta publicada), con capacidad para tres personas, en la que la cocina y el baño están en el exterior, en una zona común. Esta especie de cabaña, cubierta con hojas de palmeras sobre tablones de madera, se alquila a nueve euros la noche. Sus anfitriones aseguran que el dinero recabado va destinado a financiar un proyecto de centro educativo de vida sostenible, impulsado por la denominada asociación La escuela de la conciencia creativa. Este lugar tampoco cuenta con normativa alguna, ni seguridad, ni autorización de Turismo, ni licencia de apertura.

Es evidente que experiencias como estas existen porque hay clientes que las demandan y pagan por ellas. Ni un pero a eso. Sin embargo, me pregunto hace ya algún tiempo cómo es posible que haya dos varas de medir a la hora de permitir el desarrollo de un negocio turístico. Porque no nos engañemos, hablamos de negocios, con todas sus letras. Están ellos (los de las yurtas, las experiencias orgánicas y otros miles de ilegales) y luego todos los demás, los que cumplimos a rajatabla con un sinfín de normas que regulan nuestras empresas para que ofrezcan un mínimo de garantías de seguridad al usuario que demanda nuestros servicios. Es ese cumplimiento el que nos permite tener un destino líder, serio, que millones de turistas eligen cada año.

Nos parece bien que alguien quiera dormir en una yurta o en una choza en medio de una finca en Arico, Arafo o Bajamar, pero esas instalaciones, por las que sus dueños cobran una tarifa, la que sea, deben reunir unas condiciones mínimas, adaptadas a esa filosofía alternativa, si quieren, además de cumplir con el fisco.

No podemos estar repitiendo constantemente que nuestra sociedad avanza y funciona porque pagamos impuestos para que sea posible. Esa lección deberíamos tenerla aprendida hace ya mucho tiempo.

*Presidente de Ashotel

Seguir leyendo »

Crecer hacia dentro

La intensidad con la que vivimos la semana pasada en Fitur nos dificulta en buena medida el análisis sosegado del momento turístico que vivimos. Ferias como esta son siempre oportunidades magníficas para palpar la salud de nuestro sector, pero también pueden convertirse en un ‘peligro’, si me permiten el sustantivo, porque volvemos demasiado eufóricos, más aún en estos momentos en que la coyuntura nos es favorable y tenemos datos muy positivos.

Entre las lecturas que me he traído de la capital española está la necesidad de crecer hacia dentro, es decir, de aprovechar el momento de bonanza, los nuevos clientes que nos están llegando y las buenas cifras de ocupación para hacer un ejercicio de reflexión: debemos ser, empresarios y administraciones públicas, responsables con nuestros recursos e invertir en nuestro destino. No nos echemos en el sofá cómodamente a ver lo bien que nos va y adelantémonos con una estrategia turística de planificación a medio y largo plazo.

Seguir leyendo »

Carta abierta al candidato de Podemos, D. Alberto Rodríguez

Desde el colectivo que represento, la asociación hotelera de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, Ashotel, estamos ya cansados de oír en época electoral continuos ataques a nuestro sector por parte de representantes políticos aspirantes a ocupar un escaño regional o estatal. Sin embargo, lo que no estoy dispuesto a permitir es que se utilicen falsedades como arma arrojadiza para orquestar ese ataque.

En su artículo de opinión publicado en Canariasahora el 17 de diciembre, usted realiza unas afirmaciones que faltan a la verdad y ponen en evidencia su infinita ignorancia sobre las más elementales relaciones laborales por las que se rige el sector de alojamiento turístico en la provincia de Santa Cruz de Tenerife.

Seguir leyendo »

¡Bajemos el labio!

Quienes me conocen saben que suelo recurrir a esta expresión tan canaria, ¡baja el labio!, ¡bajemos el labio!, para pedir que se relajen un poco aquellos que, con demasiada frecuencia, quieren pasar por encima de los demás pisoteando al resto o pretendiendo sentar cátedra con propuestas descabelladas, aun a pesar de no tener ni idea de lo que hablan.

Pues bien, este ¡baja el labio! quiero dedicárselo a todos esos seudogurús turísticos que en las últimas semanas ocupan portadas y artículos de opinión en periódicos y pululan por tertulias y entrevistas radiofónicas con la solución a todos los males que, supuestamente, genera el sector turístico canario, o que generamos las “malas personas” que trabajamos en él.

Seguir leyendo »

A vueltas con la piñata del turismo

No sé si es que no nos explicamos bien, y mira que nos afanamos con esmero desde Ashotel, pero ya suena como una música machacona escuchar día sí, día también –y me da que con las elecciones a la vuelta de la esquina esto no tiene vuelta atrás– la insistente afirmación de que "los hoteleros tenemos que contratar más".

Primero lo decían los sindicatos, lógicamente en el desempeño de su función y dirigiéndose a su público, pero ahora se han sumado al carro varios dirigentes tinerfeños, concretamente el presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, y el nuevo coordinador de Turismo y Proyectos Estratégicos de la corporación insular, Miguel Becerra.

Seguir leyendo »

Manos negras, con y sin piche

Es increíble comprobar cómo dos posturas tan alejadas entre sí pueden imponerse y, además, hacerlo a la vez. Eso es lo que opino acerca de la situación en la que ha dejado a Canarias la forma en que se ha politizado un asunto en el que todos tenemos una opinión y todas, legítimas y aceptables. Cuando digo que todos ganan menos nuestras Islas me refiero, y que quede claro, a que si hacemos un diagnóstico de la situación actual es claro y manifiesto que el Ministerio de Industria, y por tanto el Gobierno de España, se está saliendo con la suya en su intento de pasar por encima de las opiniones de los canarios para llevar a cabo una iniciativa cuanto menos muy controvertida. Sería sensato como mínimo tratar de consensuar este asunto con los habitantes del lugar al cual las prospecciones petrolíferas afectan directamente.

El reciente fallo del Supremo autoriza al Gobierno y a Repsol a continuar con sus planes de prospección y la ley actual permite seguir con los propósitos de extracción sin dejar un solo euro en el Archipiélago, salvo las migajas que, aunque de caviar de beluga, son solo migajas. Con esta situación algunos políticos canarios han enarbolado la bandera ecologista. ¡A buena hora! Ellos salen reforzados con el apoyo de las masas y, así, pueden intentar de nuevo comparecer en las urnas el año que viene, cuando ya hasta los suyos los daban por defenestrados.

Seguir leyendo »