eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Maria Truñó

Directora de l’Institut Infància i Adolescència de Barcelona

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 1

Hacia una política de ciudad jugable

Cada cual tiene sus memorias de juego de cuando era pequeño y no hay que tener un hijo o una hija para saber de la necesidad vital y del placer de jugar durante la infancia. En la jornada El derecho de los niños a la ciudad, el pedagogo Francesco Tonucci nos recordaba que, de hecho, para jugar se necesita muy poco: un tiempo, un espacio, compañeros de juego y pocos y buenos juguetes. Es aparentemente sencillo, pero en un entorno urbano más bien inhóspito, poco sensible a las necesidades de la infancia, con injusticia espacial por el dominio del coche, y conflictos de usos en un espacio público escaso, la realidad es que el tiempo y las oportunidades para jugar al aire libre con otros niños y niñas se han hecho pequeñas tanto en Barcelona como en la mayoría de ciudades.

Asimismo, la ciudad reduce los espacios pensados para jugar a áreas delimitadas y está poco preparada para el juego fortuito que se da fuera de ellas, aunque todas sabemos que los niños y niñas juegan en todas partes y los adolescentes buscan permanentemente –y a menudo, con poco éxito– lugares donde estar, relacionarse y jugar según sus intereses. Para los más pequeños, el espacio es escaso, pero en el caso de los más mayores es prácticamente inexistente. Cuando radiografiamos las áreas de juego infantil vemos que son excesivamente estandarizadas, poco diversas y conectadas con la naturaleza, y diseñadas pensando prioritariamente en la seguridad, el mantenimiento y la tranquilidad de los adultos, y no tanto en las posibilidades de juego que ofrecen.

Seguir leyendo »

Política de rendes: on queda la infància?

Seguir leyendo »

Política de rentas: ¿dónde queda la infancia?

Hace tiempo que lo sabemos y se habla: las desigualdades sociales crecen y lo hacen especialmente en la etapa vital estratégica de la infancia. Alrededor de 3 de cada 10 niños y adolescentes viven situaciones de pobreza o exclusión social y esto es una vulneración de su derecho a un nivel de vida adecuado, un derecho humano reconocido en la Convención sobre los Derechos del Niño, que hipoteca su presente y su futuro. Esta situación, que nos sitúa a la cola de Europa en bienestar infantil, ya hace años que se arrastra con unas cifras que no mejoran significativamente y que son muy similares en España, en Catalunya y Barcelona.

No sólo sabemos que las desigualdades crecen, también hace demasiado tiempo que tenemos evidencias sobre el impacto de los factores sociales en la salud y en las trayectorias educativas de los niños y adolescentes. Pero no sólo eso, sino que cada vez tenemos más datos sobre la estrecha correlación entre la inversión en protección social de la infancia y la reducción de las tasas de pobreza entre los ciudadanos más pequeños y como ésta ha sido una clave en aquellos países que han protegido su infancia de los estragos de la crisis. Sabemos que aquí tenemos el ascensor social estropeado y que a quien le toque nacer en una familia de bajos ingresos y poca formación, es altamente probable que deje en herencia a sus futuros hijos o hijas un entorno empobrecido y un horizonte de pocas oportunidades. Como corrobora el reciente informe del Instituto Infancia y Adolescencia, aunque no estamos consiguiendo compensar las desigualdades sociales de partida mediante una educación orientada a la equidad.

Seguir leyendo »