eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Paul Mason

Es, además de columnista de The Guardian, una de la figuras más relevantes en el periodismo de izquierdas a nivel mundial y una de las históricas caras más conocidas del canal británico Channel 4. 

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 608

El Brexit es un proyecto fallido: los laboristas deben oponerse a él

A veces en política hay que luchar por las cosas en las que uno cree. En esta coyuntura de colapso geopolítico, creo que permanecer en la Unión Europea y reformarla es más seguro que quedar a la deriva y con un grupo de xenófobos conservadores de la derecha al mando.

Pero desde el referéndum de 2016 he entendido que un gobierno laborista de izquierda solo podrá armarse con una coalición que incluya a votantes de los dos lados del Brexit. Fundamento esta creencia en mi experiencia de las elecciones generales de 2017, mientras hacía campaña en áreas profundamente obreras. Para poder pasar de los 30 segundos, la conversación en la puerta de los votantes tenía que incluir esta primera frase: "Cumpliremos con el Brexit".

Seguir leyendo »

Para vencer a la derecha populista, la izquierda debe apelar a las emociones

En Europa, Estados Unidos y Brasil, los nacionalismos autoritarios están llegando al poder apelando a emociones negativas y a la connivencia de las élites. Pero no estamos ante una repetición idéntica de los años treinta. En primer lugar, porque a diferencia de lo que ocurrió en el nacimiento de las dictaduras alemana, italiana y española, las élites de hoy no quieren el fascismo ni lo necesitan. El problema es que no saben cómo luchar contra él.

En los últimos 15 años, la ciencia política ha tenido indicios de sobra para comenzar a debatir (por ahora sin resultados) en torno al auge de partidos como el Ukip (Reino Unido), el Partido por la Libertad (PVV, Holanda), o el Frente Nacional (Francia). En términos generales ha quedado demostrado que son las inseguridades culturales, y no las económicas, las que llevan la política hacia la derecha. Eso no quiere decir que las medidas económicas no puedan frenar este auge del racismo de masas, sino que para acertar con el curso de acción hay que entender que el motivo por el que fracasan los discursos moderados está en el propio diseño de la economía de libre mercado.

Seguir leyendo »

La gran prioridad de Churchill fue saber cómo controlar a la clase trabajadora

"En los últimos días no ha habido noticias reales y la posibilidad de deducir lo que está pasando realmente es muy pequeña", escribió George Orwell en su diario el 28 de mayo de 1940. "Anoche, E[ileen] y yo fuimos al pub para escuchar las noticias de las nueve. La tabernera probablemente no hubiera puesto la radio si no se lo hubiéramos pedido, y a todas luces nadie estaba escuchando".

Eso fue el segundo día de la evacuación de Dunkerque, y solo unas pocas horas después Churchill había hecho su discurso ante el Gabinete, en el que dijo: "Si la larga historia de nuestra isla fuera a acabar al fin, dejémosla que acabe solo cuando cada uno de nosotros quede en el suelo, ahogándose en su propia sangre".

Seguir leyendo »

La élite del Reino Unido está en guerra contra sí misma a una escala sin precedentes

Cuando en 2001 empecé a trabajar en BBC, una de las cosas que más me sorprendió fue que la mayoría de personas que ocupaban los cargos de mayor responsabilidad habían ido a las mismas universidades, o que se daba por hecho que te encantaba esquiar, o la facilidad con la que mis compañeros mencionaban a personas poderosas que conocían. Imperaba un pensamiento uniforme. Tenía compañeros conservadores y compañeros progresistas pero en su inmensa mayoría tenían la mentalidad de la élite.

Los niveles de indignación, descalificaciones y división que encontramos en los niveles más altos de la sociedad británica en estos momentos sugieren que la sociedad ha cambiado. La portada del Daily Mail, que ataca a los rebeldes del Partido Conservador [parlamentarios que han votado con la oposición para obligar al gobierno a someter a votación el acuerdo sobre el Brexit] y que ha propiciado una avalancha de insultos y de amenazas, es solo el último ejemplo de la guerra interna de la élite del Reino Unido. A su lado, las muestras de resentimientos de clase contra ellos son una nimiedad.

Seguir leyendo »

La movilidad social se ha roto y a nadie le importa

Si quisiera salvar el capitalismo, daría prioridad a la movilidad social. No me refiero a movilidad al estilo de Jude el Oscuro, la novela de Thomas Hardy, que se produce a lo largo de generaciones, sino la conseguida en el período de posguerra. La movilidad que hizo posible que Bernard Schwartz, huérfano, pasara de una banda criminal a ser marine y de ahí a una escuela de arte dramático, convirtiéndose en la estrella de cine Tony Curtis. El tipo de movilidad que mejora las cosas en tu propia vida y, de hecho, en tu primera década como adulto.

Sé que este tipo de movilidad social es posible porque soy producto de ella. En Ancestry.co.uk, mis ancestros por parte de padre dicen así: sombrerero, sombrerero, sombrerero, minero, minero, editor de economía de Newsnight (informativo diario de BBC).

Seguir leyendo »

Cómo China utilizó a Victoria's Secret en su despiadado juego mundial

Si fuera una película, funcionaría mejor con  Johnny English que con James Bond: el lanzamiento de la marca de lencería Victoria’s Secret en China quedó marcado por la polémica cuando el Gobierno le negó el visado a los famosos y periodistas invitados. El de  Katy Perry fue supuestamente negado por apoyar la independencia de Taiwan, mientras que la modelo Gigi Hadid se achinó los ojos de una forma que los chinos encuentran racista, mientras mostraba una galleta de la fortuna con forma de Buda. Si a eso le sumamos la imprevisibilidad de China a la hora de conceder visados, tenemos un problema en el que todos quedan mal.

Se dice que los empleados de Victoria’s Secret creen que les espían el correo electrónico. Los que tienen experiencia viajando a China por negocios podrían responder: ¿por qué creéis que llevamos años usando teléfonos y ordenadores desechables?

Seguir leyendo »

La manifestación ultra de Polonia demuestra que la extrema derecha luchará hasta el final

El amigo con el que había quedado el domingo en Berlín para tomar el brunch llegaba tarde, así que decidí pasear por las calles de Neukölln, y buscar en Google sitios de interés histórico. Unos minutos más tarde, me arrepentí. Si bien el 40% de los habitantes del barrio son inmigrantes, mayoritariamente de Turquía, Neukölln es un barrio que se está aburguesando a pasos agigantados. Las calles empedradas que bordean el antiguo aeródromo de Tempelhof están repletas de elegantes cafeterías, tiendas de decoración y las típicas bicicletas retro de clase media.

Sin embargo, fue aquí donde el 11 de noviembre de 1926 Josef Goebbels inició la toma nazi de Berlín. Para mostrar sus intenciones, mandó a 300 hombres de las SA a lo que hasta ese momento era un bastión de la izquierda: “Cuatro heridos de gravedad, cuatro con heridas leves, pero ya estamos en marcha”, apuntó el futuro criminal de guerra en su diario.

Seguir leyendo »

A diferencia de nosotros, aquellos que vivieron la Revolución Rusa sí entendían la historia

Las cosas no le iban muy bien a Lenin hace justo 100 años. Estamos a siete días del centenario de la toma del poder de los blocheviques, pero cuando Lenin se preparaba para el golpe, fue víctima de una de las grandes exclusivas del siglo XX.

Después de que una dura reunión del comité fijase la fecha de la revolución para el 2 de noviembre (calendario occidental), dos líderes bolcheviques, Zinoviev y Kamenev, que pensaban que la idea era una locura, filtraron el plan a un periódico progubernamental.

Seguir leyendo »

Estamos contigo, Catalunya. La revuelta en España va más allá de las banderas

El primer grupo que intentó levantar una barricada estaba formado por escolares. Colocó varias barreras de protección en el callejón que daba al colegio electoral y las unió con unas cuerdas gruesas. El segundo grupo ya estaba formado por jóvenes con barbas incipientes y chicas con sudaderas, y consideró que la barricada no cumplía su función y que las barreras de protección debían quedar encima de sacos de cemento. Mientras intentaba ponerse de acuerdo sobre la mejor opción, llegó un tercer grupo que deshizo la primera barricada y levantó un muro de seis metros.

Todo esto pasaba en la Escuela Industrial de Barcelona el domingo por la tarde. El centro universitario se convirtió en uno de los colegios electorales donde los ciudadanos podían ir a depositar su voto para el referéndum de independencia de Catalunya. El gobierno de España, en  Madrid, considera que este referéndum es ilegal. El gobierno catalán lo considera vinculante.

Seguir leyendo »

El avance de la extrema derecha alemana demuestra que la socialdemocracia debe radicalizarse

" Algunos estamos empezando a pensar que éste es el fin del proyecto". Eso fue lo que me dijo la semana pasada un veterano socialdemócrata europeo sobre el futuro del socialismo tradicional. El humillante fracaso del Partido Socialdemócrata alemán (SPD, por sus siglas en alemán) en las elecciones del pasado domingo no debe haber ayudado a levantar los ánimos. Tras 12 años acompañando a Angela Merkel, ahora pasarán a formar parte de la oposición, despojados de cualquier estrategia y preocupados, con razón, por el avance del partido de extrema derecha, Alternativa para Alemania (AfD, por sus siglas en alemán).

Si los líderes del SPD alemán  se sienten responsables por su propio fracaso y por el avance de la extrema derecha, al menos pueden consolarse en el hecho de que no están solos. El Partido Socialista francés se evaporó durante la campaña presidencial de este año; el Partido Laborista holandés vio cómo su electorado se cayó hasta el 5,7%; y el Partido Socialista austriaco se enfrenta a una posible derrota en las elecciones del próximo mes, lo cual probablemente derive en el primer gobierno de coalición entre conservadores y neofascistas en la Unión Europea.

Seguir leyendo »