eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Pedro Serrano Solana

Licenciado en Periodismo (UMH de Elche), Licenciado Historia del Arte y Diplomado en Turismo (Universidad de Murcia). Guía Oficial de Turismo. Autor de dos libros, 'Reciclado. La verdadera historia de Pedro Pérez' (2009) y '25 años sobre el parquet. CB Murcia 1985-2010' (2011). Ha colaborado en varios medios locales. Fue creador de una revista digital especializada en historia y patrimonio, Sawar Murcia, e impulsó la creación de la edición local de eldiario.es en la Región de Murcia.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 990

Me cago en estos tiempos

Me cago en estos tiempos tan cutres, en estos tiempos de regresión. Son tiempos de poco debate y de mucho grito, de 'zascas', de trincheras, de forofos, de palmeros y de apariencias. Son tiempos de poca profundidad, de mucha incultura. No son tiempos de madera, son tiempos de formica. De filigrana, pero de filigrana fea.

Es una sensación que tengo desde hace años y que se nutre cada día con nuevas pruebas, con nuevos argumentos en campos muy diversos. El desierto crece y los oasis son cada vez más extraños, más excepcionales. Lo que abunda, alimentado por la corriente, es la tontuna. La desertificación cultural avanza y todos somos responsables.

Me molesta tener que defender a quien se caga en algo, aunque sea metafóricamente. Quien se caga en algo metafóricamente hace un flaco favor a la causa que dice defender. La perjudica. ¿Está en su derecho? Por supuesto. ¿Defiendo ese derecho?  Evidentemente, pero quien se caga en algo no me representa, sólo se representa a sí mismo. Logra su momento de gloria y quizá los aplausos de los cándidos que creen en su buena voluntad. Cagarse en algo sólo es una bengala para atraer al idiota de la trinchera contraria; es una mecha para prender fuego al debate de los argumentos; para acabar con la posibilidad de que, mediante la razón, se pueda convencer al que está poco o mal informado, o incluso para matizarte a ti mismo: para reconocer que el que estaba poco o mal informado eras tú.

Debemos aspirar a tener un debate serio, razonado y respetuoso sobre todo lo que nos afecta, aunque ello no eleve las audiencias, ni los 'clicks' ni los puñeteros 'likes'. También debemos aspirar al humor y la ironía, por aquello de relajarnos de vez en cuando. Pero tener que defender a quien se caga metafóricamente en alguien o en algo, o tener que aplaudir 'zascas', resulta muy deprimente. Así que yo me cago en estos tiempos, y habrá que ir buscando otro nombre para referirnos a lo que hoy llamamos Edad Media, porque en el futuro (si es que llega a haber futuro), la época más oscura de la humanidad será la nuestra.

Seguir leyendo »

Soy Juan Carlos Navarro, idiota

Me gustaría comenzar estas letras con una confesión: cuando era más joven de lo que soy, vivía el baloncesto apasionadamente desde la grada. No es que ahora no lo viva con pasión, pero procuro contener los incontenibles latidos de mi corazón y expresarme de una forma más introspectiva. Sin embargo, antes veía los partidos con mayor profusión en el lenguaje no verbal y sin pisar el freno en el verbal, y participaba tanto en la ‘animación positiva’ hacia mi equipo, como en aquello que podríamos llamar ‘animación negativa’ o ‘guerra psicológica’ hacia el rival de turno. Y puntualizo: el insulto no solía entrar en mis planes; mi guerra psicológica iba más en la línea del humor y del sarcasmo, del dispendio de sustantivos y epítetos floridos, cuanto más rebuscados y absurdos, mejor. Andaba yo llamando “osobuco”, “concomitante” o “filibustero” a tal o cual rival, o acusando el diferente criterio arbitral en una y otra pintura, o alabando el largo del pantalón de los colegiados, y la verdad es que me reía bastante de mi propia simpleza, por lo demás bastante sana, si me permitís la inmodestia.

Así, en una época en la que ‘mi’ CB Murcia estaba sufriendo una etapa de palizas entrelazadas, comenzó a venir por aquí quien ya era un genio prematuro, un ídolo reconocido, el ‘suma cum laude’ de una generación nueva de sobresaliente: don Juan Carlos Navarro. El 7 ante el cual ya me quitaba el sombrero en la Selección Española era el 11 que reventaba sin piedad a mi club. ¿Qué hice yo en uno de esos días? Pues, desesperado, cuando Navarro se fue al banquillo en un cambio, probablemente con veinte o treinta puntos de ventaja para su Barça, le grité: “¿Quién es el once? ¿Ése quién es? ¡Eh, once! ¿Quién eres?”, y añadí un adjetivo peyorativo de baja intensidad: “¡’Flipao’!”. ¿Qué pensáis que hizo Navarro? Pues torció el gesto, elevó la ceja y se puso a buscarme con la mirada por la grada, tranquilo pero desafiante, incrédulo y un tanto contrariado. Está claro que no pilló la ironía; no lo dijo, pero en su cara leí un “soy Juan Carlos Navarro, idiota”. ¿Y qué pensáis que hice yo, entonces? Pues grité algo así como “¡acho, Juan Carlos, es broma! ¡No me jodas, que vais ganando de paliza!”. Ante cualquier otro me habría ahorrado la explicación, pero ante Juan Carlos Navarro me salió de forma instintiva.

Seguir leyendo »

Final a Cuatro de la BCL, año II: La consagración

Los tira y afloja entre la FIBA -Federación Internacional de Baloncesto- y los clubes más poderosos del continente europeo reunidos en torno a la Euroliga no son objeto de este artículo, pero hay que citarlos porque forman parte del origen de una nueva competición europea en 2016, la Basketball Champions League, que está a punto de completar su segunda temporada. Y busca hacerlo a lo grande, en un país que respira baloncesto por los cuatro costados y en una de las canchas más grandes y simbólicas para el deporte de la canasta fuera de Estados Unidos: el OAKA. Sus cerca de 20 mil butacas estarán ocupadas con total seguridad, al menos para la jornada de semifinales, ya que una de ellas enfrentará al equipo anfitrión, el AEK de Atenas, frente al UCAM Murcia.

El momento no puede ser más apropiado, cuando los dos principales equipos de Grecia se han quedado sin clasificación para la Final a Cuatro de la Euroliga, Olympiacos y Panathinaikos, y cuando, ya veremos si en serio o como farol, el propietario del Panathinaikos, Dimitris Giannakopoulos, ha amenazado con no disputar la glamurosa competición continental el año próximo e inscribir a su equipo en la BCL. De hecho, el diario AS informó este jueves de los contactos entre la Basketball Champions League y el Panathinaikos al más alto nivel durante la disputa de la Final a Cuatro de Atenas: este fin de semana se reunirán el propietario del gigante griego, el CEO de la BCL y el presidente de la FIBA, Patrick Baumann.

Seguir leyendo »

Los 600 de Valladolid

Soy aficionado al baloncesto y al CB Murcia desde 1988; soy periodista aficionado desde más o menos esa fecha; he ejercido como periodista deportivo desde 2006; soy licenciado en Periodismo desde 2013 y me he dedicado al periodismo cultural y también al generalista durante tres años. En este tiempo no he dejado de emplear todos los medios a mi alcance para hablar de baloncesto y de mi equipo: desde la misma grada hasta los bares, desde las radios hasta las televisiones, desde los medios digitales hasta las redes sociales; a veces en círculos íntimos, otras para una audiencia más o menos amplia.

Y claro, si esto lo vemos desde el más estricto sentido periodístico, no deja de ser peliagudo: entre las distintas facetas del periodista están la de informar, la de interpretar y la de analizar, y para todas ellas se requiere un mínimo de objetividad y de imparcialidad; un tono desapasionado, un cierto desapego. Así lo hacía con la política, por ejemplo, cuando trabajaba en eldiario.es/Región de Murcia.

Seguir leyendo »

El asombroso caso del equipo pequeño que ganaba finales (fuera de casa)

UCAM Murcia derrotó a Iberostar Tenerife en el partido de vuelta de los octavos de final de la Basketball Champions League, superando la desventaja del partido de ida y avanzando a costa del campeón de la temporada pasada

De este modo el equipo murciano amplía su peculiar y sorprendente historial de victorias en partidos decisivos lejos de su propia cancha, a las que además suele ‘adornar’ con obstáculos propios de guion de cine. 

Seguir leyendo »

Baloncesto a pesar de todo

El lema de este medio digital, ‘periodismo a pesar de todo’, implica el compromiso férreo de eldiario.es con la información por encima de presiones, de dificultades, de malos tragos. Y del mismo modo, podríamos decir que el UCAM Murcia es esta temporada, por encima de cualquier cosa, ‘baloncesto a pesar de todo’. También sus aficionados y cuantos rodeamos a este club desde hace ya varias décadas. Baloncesto a prueba de bombas. Baloncesto con todo lo que implica este deporte, que un día te hunde en la pena de la derrota más cruel y dolorosa, y al día siguiente te regala la euforia de la victoria más dulce. Baloncesto que te aprieta el corazón, para bien y para mal.

Para mal, el baloncesto apretó el corazón del CB Murcia en la cancha del Real Madrid el pasado domingo. Tuve oportunidad de ver el partido en directo, y en el momento en el que Sadiel Rojas fue objeto de falta y dispuso de dos tiros libres, a falta de diez segundos para el final del choque y con su equipo tres puntos arriba, contemplé cómo muchos aficionados madridistas agarraban sus abrigos, se levantaban de sus asientos y se dirigían a las puertas del WiZink Center. Y en ese momento, aunque ingenuamente pensaba que Murcia tenía ganado el partido, dije en voz alta: “No entiendo por qué se va la gente, diez segundos en baloncesto son un mundo y puede pasar de todo”. Mis deseos iban por dentro, la realidad por fuera, y fue la realidad la que se impuso.

Seguir leyendo »

Compromiso y algo más

Compromiso y algo más El UCAM Murcia logra enlazar tres victorias seguidas y vuelve a cotizar al alza después de vencer al Juventus Utena en Lituania (83-93) La temporada del UCAM Murcia sigue su curso, y tras la pequeña parada de las ventanas FIBA, coge velocidad y apunta hacia arriba. Por fortuna, ya sabemos lo que es disputar competición europea: con dos partidos por semana, las semanas pasan como meses. No hay tiempo que perder en lamentos ni tampoco en festejos, las rachas malas dan paso a las buenas y el estado de forma del equipo está permanentemente monitorizado, porque su progreso o su retroceso se produce bajo los focos y ante las cámaras de televisión.

Por ese motivo, hace poco y en plena racha negativa, Ibón Navarro ya se vio obligado a decir aquello de: “Ni éramos tan buenos antes, ni somos tan malos ahora”. Dejando al margen lo buenos o lo malos que sean estos jugadores, cosa que no creo que haya estado nunca en cuestión, hay un hecho que difícilmente se puede discutir, y es que la plantilla está desequilibrada: está desequilibrada porque la gestión de los cupos obliga a hacer descartes en la BCL, y por lo tanto, a sobrecargar de minutos a algunos jugadores mientras otros se quedan en casa; está desequilibrada porque el ala-pívot titular se lesionó de gravedad en pretemporada, el que le acompañaba en su puesto el año pasado no fue renovado y el que debía sustituirlo no ha alcanzado el nivel exigido; y está desequilibrada porque a la hipotética referencia anotadora en la pintura se le fichó con una lesión de gravedad y no se sabe cuándo podrá volver a la pista. Por todos estos motivos, tanto la dirección deportiva como el propietario deberían reflexionar.

Seguir leyendo »

Compromiso y algo más

La temporada del UCAM Murcia sigue su curso, y tras la pequeña parada de las ventanas FIBA, coge velocidad y apunta hacia arriba. Por fortuna, ya sabemos lo que es disputar competición europea: con dos partidos por semana, las semanas pasan como meses. No hay tiempo que perder en lamentos ni tampoco en festejos, las rachas malas dan paso a las buenas y el estado de forma del equipo está permanentemente monitorizado, porque su progreso o su retroceso se produce bajo los focos y ante las cámaras de televisión. Por ese motivo, hace poco y en plena racha negativa, Ibón Navarro ya se vio obligado a decir aquello de: “Ni éramos tan buenos antes, ni somos tan malos ahora”.

Dejando al margen lo buenos o lo malos que sean estos jugadores, cosa que no creo que haya estado nunca en cuestión, hay un hecho que difícilmente se puede discutir, y es que la plantilla está desequilibrada: está desequilibrada porque la gestión de los cupos obliga a hacer descartes en la BCL, y por lo tanto, a sobrecargar de minutos a algunos jugadores mientras otros se quedan en casa; está desequilibrada porque el ala-pívot titular se lesionó de gravedad en pretemporada, el que le acompañaba en su puesto el año pasado no fue renovado y el que debía sustituirlo no ha alcanzado el nivel exigido; y está desequilibrada porque a la hipotética referencia anotadora en la pintura se le fichó con una lesión de gravedad y no se sabe cuándo podrá volver a la pista. Por todos estos motivos, tanto la dirección deportiva como el propietario deberían reflexionar.

Seguir leyendo »

Meritorio, aunque mejorable

El UCAM Murcia ha logrado un triunfo sobre RetaBET Bilbao Basket que, sin que sea ni mucho menos definitivo para nada, sí que merece ser subrayado y festejado. No es definitivo porque se trata ‘simplemente’ de la 9ª jornada de una de las dos competiciones en las que juega esta temporada el equipo murciano, una temporada por lo demás muy larga y en la que, lo sabemos por experiencia, aún habrá momentos de euforia alternados con otros de depresión; y tampoco es definitivo porque, aunque sucedieron cosas que hacen respirar con alivio e invitan a la esperanza, los problemas de fondo persisten. De nuevo, tras conseguir una ventaja más o menos cómoda en el marcador, el CB Murcia estuvo a punto de reincidir en la ya típica espiral de errores de los últimos minutos que le ha llevado a tirar varios partidos de manera incomprensible: Mónaco y Burgos son tristes ejemplos.

La primera cosa positiva, la más importante, es la victoria en sí frente a un Bilbao con el que Murcia viene conviviendo durante los últimos años en la zona templada de la tabla. Sin embargo, en este caso la séptima y la décima ciudad de España se enfrentaban con ciertas urgencias, con un duro transitar por sus respectivas competiciones europeas (BCL y Eurocup) y con un incómodo 3-5 en su casillero de ACB. Este contexto se notó en el juego, en la tensión y en la actitud de ambos equipos, que por momentos mostraban su ansiedad e incurrían en multitud de faltas innecesarias, protestas e interrupciones.

Seguir leyendo »

El físico, el corazón y la cabeza

Si me pusiera a glosar las maravillas del baloncesto, no acabaría nunca. Una de sus principales virtudes, en mi opinión, es que se trata de un deporte muy completo y muy rico en toda su complejidad. Más allá de su variedad técnica y táctica, de la importancia del reglamento y de la forma en la que se aplica y se juzga -el arbitraje-, de su condición de deporte de equipo -con todo lo que ello conlleva-, y de la trascendencia que tienen en el baloncesto tanto lo tangible como lo intangible, aquí me quiero referir a tres elementos que son el principio y el fin del juego: el corazón, la cabeza y el físico.

Cada equipo es, en principio, una suma de individualidades, y en cada individuo hay una combinación de esos tres elementos en diferente medida. Después, por medio de procesos de trabajo y aprendizaje técnico-táctico, de las dinámicas de grupo y de la relación entre las personas que conforman el grupo, se obtiene la combinación de corazón, cabeza y físico que nos ofrece el equipo en su conjunto. Lo ideal sería que la suma fuera equilibrada y que cada jugador aportara lo mejor que tiene, para que en cada momento el equipo fuera capaz de poner corazón en el juego y superar situaciones adversas, y no dejar de luchar, y para que tuviera la cabeza bien amueblada con el fin de tomar las mejores decisiones cuando llegan los minutos decisivos del partido, y para tener la fuerza y la capacidad física necesarias para llevarlas a la práctica.

Seguir leyendo »