eldiario.es

9

EL CEMENTERIO DE SAD HILL. UNA CONVERSACION CON DAVID ALBA ROMERO

El cine y los rodajes son un documento de nuestra historia, a través de la documentación se puede llegar a hacer un estudio antropológico de la época y los lugares donde se llevaron a cabo dichos rodajes.

Creo que ya va siendo hora de reivindicar ciertos lugares de rodaje y ciertos films como un Bien de Interés Cultural porque el público lo está demandando. La gente se moviliza para ver cine y para hacer arqueología cinéfila.

Aunque suene muy obvio, ¿cuándo, dónde y por qué surgió la asociación Sad Hill?

El germen de la asociación lo encontramos en la celebración del 40 y 45 aniversario del rodaje de El bueno, el feo y el malo. En aquella ocasión, el Colectivo Arqueológico de Salas de los Infantes (en el que Diego Montero es integrante e investigador) y la Asocicación Cultural Serranomatiega celebraron sendos simposios sobre la película y contaron con algunos de sus extras como Aldo Sambrell y Frank Braña.

Diego y yo llevábamos años en contacto buscando fotografías, archivos y cualquier documentación relevante sobre el rodaje. Durante este tiempo comentábamos la idea de crear una asociación solo dedicada para esto con la idea de promocionar los 4 sets de rodaje e intentar crear una Ruta de cine.

A la muerte de Eli Wallach convocamos una quedada en el propio cementerio y hablamos de la posible celebración del 50 aniversario. Poco después, creamos la Asociación (la registramos en el municipio de Hontoria del Pinar, dónde yo vivo) y convocamos la primera reunión informativa tanto para captar socios y voluntarios como para explicar lo que queríamos llevar a cabo.

La Asociación se creó en 2014. Hontoria del Pinar no es una población demasiado cercana al lugar, pero, algunos vecinos también participaron en el rodaje de Leone y por motivos de “urgencia” (pues solo se necesitan 3 personas para crear la Junta Directiva y por tanto la Asociación) decidimos Sergio García, Antonio Sanz, Diego Montero y yo, dar el paso adelante (aun sin ningún tipo de apoyo) y rellenar los estatutos de la asociación.

Una vez que asumieron que aquello podía ser algo más que un delirio pasajero, ¿cuáles fueron los primeros pasos que dieron y cuál fue la respuesta?

El primer paso fue adivinar de quien eran los terrenos en los que se encontraba el cementerio. Al saber que era terreno público del Ayuntamiento de Santo Domingo de Silos nos pusimos en contacto para explicarles el proyecto y pedir el permiso de actuación. El Ayuntamiento llevo la petición a una sesión y después de explicar lo que la Asociación quería llevar a cabo, tomaron la decisión de dejarnos actuar en ese terreno.

El siguiente paso fue elaborar un dossier de más de 200 páginas para entregarlo a Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León con la intención de poder restaurar el cementerio. En este dossier se especificaba todo lo que se iba a realizar a través de planos y fotografías, así como un estudio de impacto tanto medioambiental como económico, turístico, etc… La contestación tardó más de 6 meses y cuando por fin obtuvimos la autorización (octubre de 2015) convocamos la primera jornada de voluntariado.

Para hacer un llamamiento a todos los posibles interesados creamos la página web www.acsadhill.es y un Facebook. A partir de aquí fuimos conquistando las redes sociales y llegando a los medios de comunicación. La respuesta de los medios y los fans fue inmediata y los seguidores comenzaron a multiplicarse.

Superadas las trabas iniciales, que siempre las hay, ¿cómo lograron una repuesta tan positiva y casi diría que unánime por parte de la legión de seguidores que tiene el realizador italiano Sergio Leone?

Sabíamos que la película es universal y que por lo tanto debería tener fans en muchos y diferentes lugares. Lo difícil era que se enteraran de la iniciativa, pero, el azar hizo que Sergio, uno de los fundadores de la asociación, coincidiera en una fiesta con una redactora de Europa Press. Sergio le contó la historia, ella redactó una nota de prensa y los medios de comunicación comenzaron a hacerse eco del proyecto. (puedes ver todos los artículos de prensa en www.acsadhill.es)

La gente empezó a seguirnos en RRSS y las jornadas de voluntariado fueron creciendo día a día. Los comienzos fueron difíciles ya que fue un invierno y una primavera en la que no dejó de llover. Veíamos que se acercaba la fecha del 50 y que no nos daba tiempo a desenterrar el círculo central y poner las primeras filas de tumbas. Para financiar el proyecto se nos ocurrió la idea de “vender” las tumbas (Apadrina tu tumba en Sad Hill era el gancho) y lo que en un principio era una locura, vimos que funcionaba y la gente se interesaba. A día de hoy tenemos más de 3500 tumbas apadrinadas.

A través de la asociación ya estábamos en contacto con algunos apasionados del tema: en España los escritores:   Francisco Reyero, Carlos Aguilar, Anselmo Núñez, Pablo Mérida San Román…. El biógrafo de Sergio Leone, sir Christopher Frayling había mandado una carta en el 40 Aniversario; el investigador y escritor Carlo Gabersceck había visitado los terrenos junto a Diego y la asociación estaba en contacto con el escritor Peter. J Hanley, que estaba trabajando en un libro sobre el rodaje de El bueno, el feo y el malo.

¿Qué fue lo más difícil a la hora de desenterrar el antiguo cementerio cinematográfico y cuánto tiempo les llevó?

En realidad, fue todo difícil. Sacar el empedrado original fue casi un proceso arqueológico. Levantar el muro perimetral también fue faraónico. Rogelio y su hija (dos vecinos de Contreras) fueron los encargados de dar forma al muro mientras otros hacíamos viajes con la piedra (que traíamos de lugares vecinos). Otra dificultad fue como colocar y sujetar las cruces de madera porque en la zona siguen pastando las vacas y el roce con ellas nos las tiraba. La gestión de los apadrinamientos también es un trabajo bastante complicado porque intentamos que cada padrino tenga su foto y sepa más o menos en que zona está ubicada. Para ello, metemos toda la información en la página web.

Sad Hill A

Clint Eastwood y Eli Wallach en el cementerio de Sad Hill © Zapruder Pictures, 2018.

Una vez logrado el primer objetivo, desenterrar Sad Hil, ¿cuál fue el siguiente paso?

Ya en junio de 2016, con parte del cementerio restaurado nos volcamos en la celebración del 50 Aniversario. La idea era programar un simposio internacional con todos los investigadores y escritores que habían aportado luz al cine de Sergio Leone y al spaghetti western y proyectar la película en el propio Cementerio. Aquí todo el resumen del 50 Aniversario: https://asociacionculturalsadhill.wordpress.com/asociacion-cultural-sad-hill/

¿Qué opinión tienen de la forma en la que se ha gestionado el patrimonio cultural, en este caso, de todo aquello relacionado con el Spaghetti Western, en nuestro país?

En mi opinión, creo que debería haber sido gestionado por las instituciones. Gran parte de los decorados utilizados en los grandes spaghetti western se han perdido.

El gobierno central decidió acabar con el poblado de Esplugas City porque “afeaba” el paso de las nuevas carreteras (podemos ver el fin de este poblado en la película Le llamaban Caridad de 1972. Ante el final del poblado, los hermanos Balcázar decidieron quemarlo y registrarlo en el que fue el último western rodado allí) y en Hoyo de Manzanares, el paso del tiempo y el fin de los rodajes acabó con todo el set que habían diseñado Manzanos y Cubero-Galicia. Los poblados de Almería se han mantenido gracias a la explotación privada y en Sad Hill, el deterioro ha sido progresivo desde que se rodó el film en 1966.

El cine y los rodajes son un documento de nuestra historia, a través de la documentación se puede llegar a hacer un estudio antropológico de la época y los lugares donde se llevaron a cabo dichos rodajes.

Creo que ya va siendo hora de reivindicar ciertos lugares de rodaje y ciertos films como un Bien de Interés Cultural porque el público lo está demandando. La gente se moviliza para ver cine y para hacer arqueología cinéfila.

¿Creen que iniciativas como la suya servirán para concienciar a las nuevas generaciones y las que ya no lo son tanto de que el Spaghetti Western fue algo más que una idea disparatada que logró cuajar casi por casualidad?

El spaghetti western fue la respuesta de unos cineastas a una época y a un género que había sido apropiado por Estados Unidos. Hay muchos críticos y simpatizantes del western que creen que es una aberración que un director europeo tenga agallas para afrontar un western y que solo los americanos tienen derecho a reflejar esa parte de su historia. Esto es algo totalmente contradictorio pues las historias son universales y el ejemplo lo tenemos en la cantidad de cine de romanos que se ha rodado en Hollywood y por directores americanos (Ben-Hur, Quo Vadis?).

Creo que es hora de tomarse más en serio al spaghetti western. Como en cualquier género, existen buenas y malas películas, pero, a nadie se le ocurriría menospreciar el Cine Negro porque haya películas que no alcancen la maestría de autores como John Huston o Howard Hawks. Cada vez hay más directores que reivindican este género (Tarantino es uno de ellos) y muchos investigadores y escritores están haciendo una encomiable labor al abordar estudios sobre la influencia del spaghetti western en las generaciones posteriores (Michael Cimino, Martin Scorsese, Sam Peckimpack).

Nosotros, a través de nuestro proyecto, nos hemos dado cuenta de que el género está vivo y que hay una gran legión de admiradores que lo reivindican como una forma de expresión reflejo del descontento de una época en la que los sueños hippies de libertad y fraternidad se desquebrajaban.

¿Qué les pareció la película “800 balas”?

Ahora mismo tengo un recuerdo difuso porque la vi hace unos 15 años. Tengo que volver a visionarla porque seguro que después de nuestra aventura con la restauración del cementerio de Sad Hill encuentro muchos puntos de conexión entre las historias de los extras y actores que aparecen en el film de Alex de la Iglesia y nuestras propias historias.

SADHILL 1A

© Zapruder Pictures, 2018.

¿Cuál ha sido su relación con los responsables del documental “Desenterrando Sad Hill”?

El proyecto de Guillermo de Oliveira, director del documental, ha transcurrido paralelo al proyecto de la Asociación Cultural Sad Hill.

La asociación Cultural Sad Hill, mucho antes de comenzar con las labores de reconstrucción, aparece en un programa de Radio Nacional (Hoy empieza todo de Radio 3) para explicar que es el Cementerio de Sad Hill, dónde está ubicado y lo que se quiere llevar a cabo para celebrar el 50 Aniversario.

Guillermo se entera de nuestra iniciativa y se pone en contacto con la Asociación para visitar el set de rodaje y grabar un pequeño video para YouTube. El día que vamos a ver el lugar ni siquiera puede verlo ya que la densa niebla cubre todo el Valle de Mirandilla. Durante esa jornada le cuento el proyecto y le comunico que ya hemos enviado todo el dossier de actuación para conseguir los permisos de los dueños del terreno (Municipio de Santo Domingo de Silos) y de la Junta de Castilla y León (Medio Ambiente).

Después de varios meses sin contestación por fin obtenemos el visto bueno de Medio Ambiente. Nos volvemos a poner en contacto con Guillermo para comunicarle la noticia e informarle que en 15 días convocaremos la primera jornada de voluntariado para comenzar con las labores de restauración.

Guillermo viaja hasta el cementerio para tomar unos planos del lugar antes de empezar con la reconstrucción y vuelve de nuevo el primer día en el que empezamos las labores de reconstrucción. A partir de ahí, Guillermo se convierte en uno más de la asociación y el feedback y la retroalimentación es mutua. Sus logros han sido nuestros logros y viceversa. La relación ha sido continua durante los 3 años de reconstrucción y grabación. Esto se puede palpar en el documental Desenterrando Sad Hill.

¿Qué respuesta ha tenido el documental, ahora que se ha proyectado en el festival de cine de Sitges y luego ha logrado estrenarse en la gran pantalla?

El documental ha tenido muy buena acogida en los Festivales Internacionales (Festival Internacional de Cine de Tokio, BAFICI- festival de cine Independiente de Buenos Aires y en el festival Internacional de Cine de santa Bárbara-California) y en España ha entrado por la puerta grande con sendos premios en Sitges (Mejor película en la sección Noves Visións) y en el Almería Western Film Festival (mejor contribución técnico artística al western).

El estreno en el circuito comercial está funcionando muy bien. En España es muy difícil que un documental tenga recorrido y hoy día puede verse en varias ciudades españolas -Madrid, Barcelona, Vigo, Burgos, Valencia, Palma de Mallorca, Bilbao… con bastante afluencia de público. Las críticas están siendo muy positivas y el boca-oreja está funcionando para que algunos cines decidan alargar los pases.

¿Qué otras cosas desenterrarían relacionadas con el Spaguetti Western?

 Creo que lo más importante es desenterrar la memoria y los prejuicios que se puedan tener sobre este género. Valorar lo que tenemos y lo que una época, un género de cine aportó a la sociedad en un momento dado. Hay muchos lugares (set de rodaje) que se han perdido por no tener conciencia de lo que han significado.

¿Y qué debe hacer una persona que quiera tener su tumba en Sad Hill?

 El proceso es muy fácil y está todo muy bien detallado en la página web de la Asociación (www.acsadhill.es). Con una aportación de 15 €, ofrecemos esta posibilidad de colaborar, ya que imaginamos que no todo el mundo puede venir hasta aquí para hacerlo en persona. La aportación económica se emplearía para gastos de desplazamiento y material.

Una vez hecha la transferencia o pago por paypal, debes enviar un e-mail a la dirección (apadrinaunatumba@gmail.com) adjuntando el justificante de pago y el texto que quieres que aparezca en “tu tumba”. Una vez que tengamos tus datos, procederemos al “cavado” de la tumba y a la rotulación de esta con el nombre que habéis elegido (el tiempo y el espacio es limitado por lo que pedimos que no sea un texto muy extenso. MÁXIMO 3 PALABRAS).

¿Alguna cosa más qué decir?

En estos momentos, la Asociación está trabajando para que las instituciones otorguen al lugar la denominación de Bien de Interés Cultural. Esta denominación otorgaría al espacio una protección oficial y un reconocimiento. La intención de ello es que el Cementerio de Sad Hill no vuelva a quedar olvidado y sepultado por el paso del tiempo y en caso de conseguirlo, sería el primer set de rodaje con una denominación de ese tipo.

team_img1

Texto:

© Eduardo Serradilla Sanchis, Helsinki, 2018

 Imágenes:

© Zapruder Pictures, 2018

© Asociación Cultural Sad Hills, 2018

© 1966 Produzioni Europee Associate

 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha