Nicolás Melini publica ‘Aunque no sea el blanco mi color favorito’

Ediciones La Palma distribuye en estos días un segundo volumen del escritor Nicolás Melini. Si el año pasado publicaba Brindo por el hombre más puro que conozco, este año lo hace con Aunque no sea el blanco mi color favorito. Ambos títulos, traducción de Antonio García Ysábal de sendos versos de Altas ventanas, del poeta inglés Philip Larkin, reúnen las dos caras principales de la narrativa que hasta ahora ha publicado el autor de títulos como El futbolista asesino, Pulsión del amigo, Cuadros de Hopper, La sangre, la luz, el violoncelo, Los chinos y Africanos en Madrid, entre otros. Aunque no sea el blanco mi color favorito incluye Ciénaga, su último libro de cuentos.

Libros cargados de personajes como Falo, el bombillero, Ángel, María y un larguísimo etcétera, la narrativa de Nicolás Melini trata temas contemporáneos, en unos casos historias que suceden en Madrid, en otros historias que suceden en Canarias, y, en el caso de Ciénaga, también algunas historias que suceden en EE.UU. Se trata de una narrativa que habla del ser humano hoy: sobre nuestra fragilidad vital, mental y física ante nosotros mismos y ante los demás. Todos los personajes de Melini parecen caracterizarse por encontrarse en un terreno, que es la vida, de tierras movedizas. Tal vez por ello el título de Ciénaga. Este par de títulos denotan la socarronería que a veces se percibe en sus narraciones, pero también su vertiente de escritor que va convirtiendo a los emigrantes africanos en uno de los palos de la realidad sobre los que trata en sus libros. Nicolás Melini suele ser descrito como un narrador de historias duras: se abisma en las emociones de un modo que pueden producir una reacción física por parte de quien lee. Algunos lectores alcanzan el llanto, la carcajada, la náusea o el vómito.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats