Pérez de Brito: un garafiano adelantado a su época y paladín de las libertades

0

Anselmo Pérez de Brito nació en Garafía, isla de La Palma, en el pago conocido por Juan Adalid, el 21 de abril de 1728. Después de sus primeros estudios en Santa Cruz de La Palma, trabajó como escribano frecuentando el mundo de la abogacía, lo que influyó en su decisión de trasladarse a Sevilla donde se licenció en Leyes. De regreso a su isla natal comenzó a ejercer en su profesión, logrando una merecida fama como el mejor abogado de su tiempo.

Es entonces cuando Pérez de Brito comienza su lucha contra los regidores perpetuos del Cabildo de La Palma.

Toda la isla se gobernaba desde el Cabildo de Santa Cruz de La Palma, lo que hoy en día es su Ayuntamiento, ya que los municipios solo aparecen a raíz de la Constitución de Cádiz de 1812, la Pepa.

Este Cabildo estaba compuesto por regidores y prácticamente todos pertenecían a la nobleza palmera, transmitiéndose de padres a hijos, por lo que eran denominados regidores perpetuos.

A raíz de que el rey Carlos III (1759-1788) dispusiese que, además de los regidores, tuvieran cabida algunos representantes del pueblo elegidos libremente para desempeñar los cargos de diputado del común y síndico personero, es cuando nuestro personaje encuentra y empieza su lucha contra una corrupción generalizada al resultar elegido como diputado.

Pronto se alzó su voz crítica en el Consejo Capitular contra los regidores perpetuos y sus abusos y corruptelas de todo tipo.

Al salir elegido el irlandés Dionisio O’Daly como síndico personero, este es revocado con el argumento de ser extranjero. Recurriendo el interesado esta decisión es cuando se inicia el célebre pleito del común. Pérez de Brito fue el letrado que llevó el famoso caso, consiguiendo levantar las iras de los regidores contra él incoándole un proceso con falsas acusaciones, que llevaría al abogado a prisión, siendo liberado posteriormente por la Audiencia sin cargo alguno, reanudando inmediatamente su lucha.

Considerado un adelantado a su época y paladín de las libertades, logró que el Consejo de Castilla aboliera el gobierno de los regidores perpetuos, destituyéndoles y ordenando que en lo sucesivo fueran elegidos los miembros del Concejo Capitular por los vecinos a partir del 1 de enero de 1773.

Con todo ello, La Palma fue la adelantada de todo el país ya que tuvo el primer Ayuntamiento de la España moderna elegido por voto popular.

Anselmo Pérez de Brito, considerado uno de los personajes más importantes de La Palma, falleció el 14 de mayo de 1772 en Santa Cruz de La Palma con solo 44 años, probablemente por su trato inhumano cuando estuvo preso, primeramente, en la cárcel de Castillo de Santa Catalina y, posteriormente, en el Castillo de San Miguel, hoy desparecido. El Excmo. Ayuntamiento de la capital ha perpetuado su memoria dando su nombre a una de sus dos calles principales, así como a un colegio público, el CEIP Anselmo Pérez de Brito.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats