La portada de mañana
Acceder
Unidas Podemos marca perfil propio frente al PSOE tras el acuerdo presupuestario
La "revolución" de los nuevos currículos de la ESO
Opinión - Ábalos empieza por A, por Esther Palomera

El Gobierno canario no descarta que la lava se quede sin llegar al mar ante la ralentización de las coladas

Técnicos del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcán) toman muestras de las coladas de lava del nuevo volcán de La Palma para realizar análisis petrológicos.

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha reconocido que en estos momentos se desconoce si la lava finalmente culminará en el mar. Las coladas avanzan con lentitud debido principalmente a un aumento de su viscosidad y a las hondonadas del terreno. "Seguirá avanzando, pero no tenemos seguridad si llegará al Atlántico o no", ha explicado el director técnico del Pevolca, Miguel Ángel Moncuerde.

En concreto, en un comunicado del Ejecutivo regional se especifica que la lava avanza a 4 metros por hora, anoche solo recorrió 15 metros y para los científicos es inviable redirigir la lava y no se puede realizar ninguna actuación al respecto.

"Tenemos que esperar y con el avance actual, tendremos tiempo para estar atentos a si se produce este hecho", ha añadido Moncuerde, quien ha reconocido que la situación es muy similar a la de la pasada noche. En torno a las 11 de la noche del 21 de septiembre, se detectó "bastante explosividad" en el volcán "y los científicos confirman que puede seguir", ha relatado el director técnico. Actualmente, tiene na fisura, con 9 bocas o centros de emisión, aunque no todas están activas.

Por otro lado, la deformidad del terreno no ha crecido en las últimas horas tras crecer 28 centímetros fruto de la actividad sísmica. "Estamos en una zona de mini estabilidad, que no sabemos cuanto se prolongará porque ya estamos avisados de nuevos episodios explosivos", ha señalado Moncuerde.

Respecto al azufre que emite el volcán, el director técnico ha descartado que cause algún peligro para la salud porque "el penacho de gases está en su punto más alto, en 3.000 metros de altitud".

En cualquier caso, desde el Pevolca se remarca la prohibición de acudir a zonas cercanas al volcán o a los ríos de lava porque afectar a los pulmones y a los ojos. "La mejor forma de ver el volcán es por la televisión", ha recomendado Moncuerde. Durante la rueda ha insistido en pedir a los ciudadanos que colaboren y no colapses las carreteras.

Las autoridades recuerdan la necesidad de dejar trabajar a los servicios de emergencia y mantener el radio de exclusión de 2,5 kilómetros de los centros de emisión (bocas) que recomiendan los científicos para minimizar el riesgo de impacto de piroclastos y la exposición a los gases del volcán. También hay que alejarse de las coladas de lava ante posibles desprendimientos y las altas temperaturas, además de extremar la precaución ante la caída de cenizas para evitar los efectos perjudiciales para la salud. 

El presidente de Canarias ha aclarado que el aeropuerto continúa abierto y ha no ha habido nuevas evacuaciones y ha pedido que no se divulguen bulos ni informaciones al margen de los cauces oficiales. Además, ha anunciado que las personas evacuadas que se encuentran en el albergue van a ser trasladas a un hotel en Fuencaliente durante el día, mientras que las personas con movilidad reducida irán a un centro sociosanitario.

La intención de las autoridades es mantener el albergue solo como primer punto de filiación en caso de nuevos desalojos por la erupción en La Palma y seguir estudiando las alternativas habitacionales para las personas alojadas en viviendas de familiares. 

Desde el pasado domingo, cerca de 6.000 personas han sido evacuadas de las áreas más cercanas y casi 200 viviendas han sido arrasadas por la lava que continúa avanzando lentamente hacia la costa, entrando de lleno en la localidad de Todoque.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska ha querido recordar "la importancia de tener un sistema de protección civil fuerte" y realzó el trabajo realizado desde que se decretara la alerta amarilla a inicios de septiembre, "lo que permitió la evacuación oportuna de la población afectada y vulnerable".

"Estamos en esa fase de respuesta y tiene una importancia decisiva la coordinación entre todas las administraciones. Los ciudadanos de La Palma están dando un gran ejemplo", ha concluido.

Comité Científico 

El informe del Comité Científico indica que la erupción continúa mostrando el mismo estilo eruptivo fisural, con mecanismo estromboliano, en una fisura en dirección NO-SE. Ayer el centro principal de emisión tuvo una fase de mayor explosividad que se intensifica a las 19.00 horas, alcanza su máximo a las 21.00 y finaliza coincidiendo con el derrumbe parcial de la parte superior del cono hoy a las 02:00 horas. En las últimas horas se ha constatado una disminución de la velocidad media de avance del frente de la colada de lava a valores de 4 m/h. continuando su avance hacia el mar. 

Esta alcanza espesores entre 8 y 15 m. La sismicidad continua en bajos niveles. Hoy a las 01:25 (hora local) se ha localizado un terremoto de magnitud 2.2 mbLg, sentido con intensidad II. La estimación de la tasa de emisión de dióxido de azufre (SO2) a la atmósfera por este proceso eruptivo durante el día de ayer, estuvo entre 6.140 y 11.500 toneladas diarias. Estos valores, aunque correctamente medidos, están infraestimados por la gran dimensión del penacho de dióxido de azufre que se observa mediante satélite. La emisión de materiales alcanza los 3000 m según el VAAC de Toulouse. 

La señal de tremor volcánico muestra una tendencia a la disminución de su amplitud en las estaciones sísmicas, probablemente debido a la concentración de la actividad estromboliana en un número menor de centros. Asimismo, se constata que las deformaciones han disminuido su velocidad, mostrando relativa estabilidad en las últimas 12 horas. La deformación medida mediante técnica INSAR muestra un máximo acumulado promedio de 28 cm. 

Respecto a la información meteorológica, continúa la situación anticiclónica, con vientos del nordeste desde superficie hasta los 3.000 metros, con intensidades en torno a 20 – 30 km/h (disminuyendo con la altura). En la vertiente oeste afectada por la erupción, continúa predominando el régimen de brisas, es decir vientos de componente oeste durante el día y vientos descendentes de montaña durante la noche. Lo más significativo es el giro del viento del norte/nordeste a oeste aumentando su intensidad en este nivel desde los 5 km/h a 10-15 km/h, durante la próxima madrugada en el nivel de 700 hPa (3000 metros aprox.). Este factor influirá en el desplazamiento de cenizas hacia el este de La Palma. Se descarta que las precipitaciones que se puedan registrar durante las próximas 24 horas tengan carácter ácido. 

Prosiguen los trabajos de modelización numérica de la extensión de flujos de lava y la monitorización de la velocidad de avance de las coladas de lava y su extensión. Además, se continúa con la monitorización diaria de la emisión de dióxido de azufre (SO2) procedente de los focos eruptivos mediante sensores ópticos remotos montados en helicóptero y la composición química del penacho mediante sensores multigas. Se realiza toma de muestras de ceniza y lava con regularidad. Se están realizando inspecciones de campo y observaciones mediante drones. 

Es posible que se repitan episodios explosivos como los ocurridos este martes. Ante los grandes espesores de colada de lava observados en algunos puntos, se pueden producir colapsos de su frente que, en zonas de mayor pendiente, pueden conllevar la formación de grandes fragmentos de colada, que pueden desprenderse del frente de la colada y de forma repentina alcanzando distancias de varios metros desde el frente de colada, dependiendo de la topografía. También en zonas de gran pendiente, se puede producir pequeños flujos piroclásticos. 

Si las coladas de lava alcanzaran la costa, los científicos advierten que la interacción del mar con la lava podría generar columnas de vapor de agua con gases ácidos, desprendimiento del frente de lava, pudiendo producirse emisión de fragmentos en la cercanía del contacto (fragmentación instantánea y emisión de fragmentos balísticos). 

En este sentido, se ha reforzado el seguimiento continuo de la actividad y se comunicará cualquier cambio significativo que se observe.

Sigue el semáforo en rojo 

El Pevolca establece un semáforo volcánico como sistema de alerta a la población basado en cuatro colores en función del riesgo: verde, amarillo, naranja y rojo. En el rojo se lleva a cabo la evacuación obligatoria de las zonas de riesgo.

“En este sentido, hay que seguir las instrucciones y colaborar con las Fuerzas de Seguridad en la evacuación, mantener la calma y no propagar rumores infundidos. En caso de evacuación, su Ayuntamiento le comunicará las rutas de evacuación y el punto de reunión establecido. Solo se evacuará cuando se den las indicaciones para ello”, explican.

Entre las recomendaciones está cerrar todas las ventanas y puertas exteriores, bajar las persianas y cerrar los suministros de agua, gas y electricidad.

“Llevar en una mochila su documentación y medicamentos de uso diario, teléfono móvil y su cargador, radio a pilas, linterna, ropa para unos tres días. Utilice solamente los teléfonos para lo estrictamente necesario”, detallan.

“Dirigirse a los puntos de reunión establecidos y si tiene que ir a un albergue, acudir a los puntos de filiación”, añaden.

“En semáforo rojo también se facilitan indicaciones para protegerse de la caída de cenizas. No acercarse al por ningún motivo al volcán, o a los flujos de lava”, apuntan.

“En este sentido, hay que permanecer en sus domicilios hasta que se haya asentado, a menos de que haya peligro de que se derrumbe el techo”, señalan.

“Evite salir y si lo hace, cúbrase la nariz y boca con una mascarilla para evitar inhalar las cenizas directamente. Protéjase los ojos con gafas de protección tipo máscara, use gafas en vez de lentillas o coloque un paño húmedo sobre la boca. Evite hacer ejercicio al aire libre”, recomiendan.

“Cuando esté cayendo ceniza, cerrar las puertas, las ventanas y toda la ventilación de la casa (chimeneas, calefacción, aires acondicionados, etc.). Quitar la ceniza acumulada de los techos planos y de las canaletas de lluvia y mantener tapados depósitos y cisternas de agua”, concluye.

Hay que evitar que la ceniza haga contacto con los alimentos. Lavar bien frutas y legumbres y no consumir alimentos al aire libre.

La ceniza acumulada hay que recogerla en bolsas plásticas, depositarla en contenedores y evitar tirarla al alcantarillado público.

Mientras dure el fenómeno hay que evitar conducir. Si tiene que hacerlo, extreme la precaución y no sobrepase los 40 km/h.

Las cenizas volcánicas consisten en fragmentos muy finos que pueden causar lesiones en las vías respiratorias, los ojos y las heridas abiertas, así como irritación en la piel.

Mantenga apagados los motores de los vehículos. Conducir puede levantar la ceniza, los motores pueden obstruirse y los vehículos pueden averiarse.

En el caso de sentir un sismo en el interior de una vivienda, protéjase bajo el marco de una puerta o de un mueble sólido, como una mesa, y sitúese lejos de las ventanas. No use el ascensor. Si tiene que abandonar tu casa, desconecta agua, luz y gas.

Si se encuentra en el exterior, aléjese de edificios altos, postes de la luz, vallas publicitarias, etc y así está cerca del mar, apártese de la orilla.

Recuerde que el 1-1-2 es un teléfono del Gobierno de Canarias solo para emergencias, si desea algún tipo de información general sobre la situación deberá llamar al 012 o informarse a través de los medios de comunicación.

síguenos en Telegram

Escucha 'Un tema al día', el podcast diario de elDiario.es con Juanlu Sánchez. Tienes más información aquí. Puedes seguirlo en Podimo y otras plataformas.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats