189 trabajadores del Hospital Insular se han contagiado de COVID-19 en la segunda ola, más del doble que en el Negrín

Hospital Insular de Gran Canaria.

Un total de 189 trabajadores del Complejo Hospitalario Universitario Insular Materno Infantil (CHUIMI) de Gran Canaria se ha contagiado de COVID-19 desde el repunte registrado a principios de agosto, según la información trasladada a los sindicatos por la gerencia del centro en una reunión celebrada este miércoles. Con una plantilla de algo más de 5.500 profesionales, el porcentaje de positivos (sobre el 3,4%) dobla al registrado en el otro hospital de referencia de la isla, el Doctor Negrín, que contabiliza desde esas fechas 70 casos, lo que representa alrededor del 1,7% de su personal, que supera los 4.000 empleados. 

En esta segunda ola se han infectado 36 facultativos del Hospital Insular, 52 enfermeros, 53 auxiliares de enfermería, 21 celadores, ocho administrativos, nueve técnicos especialistas en radiología, tres técnicos de laboratorio y siete trabajadores de otros servicios. De ellos, el 95% ya ha sido negativizado, según los datos publicados en sus redes de difusión por los sindicatos Satse y Asaca tras la reunión con la dirección. La gerencia interina del Doctor Negrín (vacante desde la salida, hace ya casi un mes y medio, de Jesús Morera) no ha facilitado el desglose de los trabajadores infectados por categorías profesionales, pero ha precisado que el 74% de ellos (52) ya ha dado negativo en la prueba PCR y que de los 18 restantes, 14 tienen anticuerpos y otros cuatro permanecen en situación de aislamiento. 

Las tendencias de los dos hospitales públicos de Gran Canaria se han cruzado desde que comenzaran a incrementarse los casos de COVID el pasado verano. El Hospital Doctor Negrín vivió su peor jornada desde el inicio de la pandemia el pasado 7 de septiembre, cuando llegó a ingresar a un total de 106 pacientes, 18 de ellos en la unidad de cuidados intensivos. Se llenaban tres plantas con enfermos con coronavirus en aquel entonces. En la actualidad son solo 28 los que permanecen hospitalizados, veinte en la planta 4BD y ocho en estado crítico en la Unidad de Medicina Intensiva. 

Durante este periodo solo se ha registrado un brote intrahospitalario en el centro de referencia para los ciudadanos del área norte de salud. Localizado en la unidad de atención al paciente, ha afectado a cuatro trabajadores, uno de ellos negativo, y ya está controlado. La situación en el complejo ha permitido retomar la actividad en 10 quirófanos, también en jornada de tarde, y se prevé que en noviembre puedan abrir otros cuatro o cinco. 

Una semana después del pico registrado en el Negrín, la presión asistencial se había desplazado hacia el Insular, que alcanzó su máximo los días 5 y 6 de octubre, con 102 pacientes. Ya entonces se habían detectado hasta seis brotes intrahospitalarios en este centro y la Consejería de Sanidad pasaba a hablar de "agrupación de casos". Desde el complejo aseguran que ya están todos cerrados o inactivos. El número de afectados ascendió a de 115: 58 trabajadores y 57 pacientes, de los que siete fallecieron.   

En la actualidad, Sanidad estudia si existe vínculo epidemiológico entre "varios positivos" detectados en la planta 6 norte del Hospital Insular, que alberga servicios de Medicina Interna. En la reunión del miércoles, la gerencia informó de dos pacientes contagiados, ambos en la misma habitación, y un trabajador. Por su parte, el sindicato Asaca asegura que el personal sanitario de esa ala les ha reportado ya la existencia de seis casos de COVID-19 entre usuarios y dos entre profesionales, además de otra trabajadora que permanece aislada a la espera del resultado de las pruebas. Según este sindicato, uno de los afectados es un paciente social que lleva más de cinco años ingresado sin compañía en una habitación del centro. 

El consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Blas Trujillo, ha reconocido en sede parlamentaria su preocupación tanto por los contagios entre el personal sanitario como por los brotes intrahospitalarios en el Insular, que ha calificado de "graves". Los profesionales del complejo reclaman que se investiguen las causas de esa agrupación de casos y si guardan relación con una tardía intervención tras la detección de los primeros casos aislados o si también han influido otros elementos estructurales del complejo, mucho más vetusto que el Doctor Negrín, en relación, por ejemplo, con la ventilación o la gestión de residuos. 

Desde que comenzaran a detectarse los primeros brotes en el Insular, Sanidad restringió las visitas de los familiares de los pacientes y comenzó a realizar pruebas PCR a todos los pacientes que debían quedar ingresados en el centro (incluyendo a embarazadas y niños), una medida que ya estaba implementada en el Negrín desde finales de julio, según fuentes internas consultadas por este periódico. Además, incrementó la vigilancia y control en los accesos y la dotación de equipos de protección individual para los trabajadores. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats