eldiario.es

9

Kika Fumero, directora del Instituto Canario de Igualdad: "La carga mental ligada a los cuidados sigue recayendo sobre las mujeres"

Un informe del ICI refleja la desigualdad que aún existe entre hombres y mujeres en el reparto de tareas del hogar y cómo repercute a ellas en el empleo

"Cuando un hombre se casa, gana en calidad de vida mientras que cuando una mujer se casa pierde calidad de vida"

"La masculinidad hegemónica es un deporte de alto riesgo para los hombres", recuerda Fumero

- PUBLICIDAD -
La directora del ICI, Kika Fumero.

La directora del ICI, Kika Fumero. GOBIERNO DE CANARIAS

Un informe del Instituto Canario de Igualdad ha vuelto a evidenciar las desigualdades que aún existen entre hombres y mujeres en el reparto de tareas del hogar y cómo influye en la calidad del empleo y el poder adquisitivo de ellas. Los esterotipos de género siguen pesando en la sociedad canaria. La directora del Instituto Canario de Igualdad, Kika Fumero, resalta que es cierto que cada vez más hombres realizan tareas en el hogar, pero sigue existiendo esa idea de que "ayudan" y "la carga mental ligada a los cuidados sigue recayendo sobre las mujeres". De hecho, son ellas las que están pendientes de qué hay que comprar en casa, qué necesitan los hijos e hijas o si la ropa les queda pequeña, entre otras cuestiones. 

Fumero señala que habla en términos generales, pero los datos están ahí. Según el informe de brechas de género del ICI, las desigualdades salariales no se localizan generalmente en el salario base, sino en los complementos, sujetos a factores subjetivos y a la clasificación de las ocupaciones, marcada por roles, prejuicios y estereotipos de género. La directora subraya que esto ocurre a pesar de que son mayoría las mujeres que cuentan con estudios universitarios y que, a pesar de incorporarse al mercado laboral más tarde porque realizan estudios de postgrado, llega un momento en el que su carrera se estanca por dedicar mayor tiempo el cuidado de los y las menores. 

Este hecho, hace que merme las posibilidades de tener éxito en sus carreras profesionales. Cuando se pregunta a mujeres que han conseguido tener ese éxito "y que afortunadamente son más", algunas de las que sí que querían ser madres comentan que han tenido que sacrificarse. Además, las que sí han decido ser madres pero no han puesto esta cuestión en primer lugar en orden de importancia en sus vidas, tienen que "aprender a combatir el estigma social de eres mala madre y a combatir contigo misma ese sentimiento de culpabilidad". 

Una mujer con hijos, recuerda Fumero, aún sigue siendo lamentablemente a ojos de las empresas una carga, mientras que para los hombres es un síntoma de responsabilidad. Así mismo, a su juicio, la pobreza no es que tenga rostro de mujer, tiene "rostro de andocentrismo y patriarcado". De hecho, el estar mejor preparadas que ellos ni siquiera se ha reflejado en que haya alguna presidenta de Gobierno mujer o al menos una candidata. 

El informe pone el foco en que el cuidado sigue siendo ejercido por las mujeres, así como aquellas labores sociales relacionadas con él. Ellas están más representadas en asociaciones religiosas (67,2%), solidarias (60,46%) o vecinales (54,12%) mientras que ellos lo están en sindicatos, asociaciones profesionales o de empresariado y en partidos políticos, pero también en asociaciones deportivas y de ocio. "Todo lo que tiene que ver con el cuidado, la ayuda, el  voluntariado… está muy sesgado por género", afirma Fumero.

"La masculinidad hegemónica es un deporte de alto riesgo"

Otro dato destacado del informe es la presencia de hombres y mujeres en las cárceles canarias. La mayor parte de la población reclusa en marzo de 2019 eran hombres (92,03%) frente a una minoría significativa de mujeres (7,96%). La directora del ICI destaca que "cuando nos preocupamos por las masculinidades porque están asesinado a las mujeres, maltratando y violando, porque hay un auge de las violaciones en grupo, no solo nos preocupan por esto pero, es que la gran mayoría de los hombres que son asesinados, atacados y agredidos lo son por otros hombres". 

"La masculinidad hegemónica es un deporte de alto riesgo para los hombres", recuerda Fumero. De hecho, los hombres ponen mucho más en riesgo su vida. Por ello, afirma que "las masculinidades que estamos sociabilizando y construyendo atentan contra sí mismos". 

- PUBLICIDAD -

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha