eldiario.es

9
Menú

El Materno Infantil aspira a acreditarse como hospital 'amigo de los niños'

Un grupo de trabajadores del complejo logra constituir una comisión de lactancia materna como primer paso para que el centro hospitalario obtenga el reconocimiento que otorgan la OMS y Unicef

- PUBLICIDAD -
Hospital Materno Infantil

Hospital Materno Infantil. EFE

El Complejo Hospitalario Universitario Insular Materno Infantil de Gran Canaria ha iniciado una carrera de fondo para tratar de acreditarse como hospital amigo de los niños (IHAN),  una iniciativa lanzada en 1991 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef para proteger, promover y apoyar la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida.

El pasado 17 de marzo se constituyó la comisión de lactancia, un órgano impulsado por profesionales del centro que pretenden convertir al Materno en un centro de referencia en este campo sanitario.

La idea comenzó a coger forma en febrero de 2015 con la creación de un grupo de trabajo que sentó las bases del proyecto. En la actualidad cuenta con 36 integrantes. El proceso para la acreditación IHAN exigía, como primer paso, la formación de un comité de lactancia. El colectivo de profesionales sanitarios elevó la propuesta en octubre y la dirección médica y de enfermería del hospital la aprobó en febrero de este año. Debido a las limitaciones impuestas, la comisión, que se reunirá de forma periódica, está compuesta por 15 personas que representan a diferentes estamentos del complejo (ginecólogos, pediatras, anestesistas, enfermeros, matronas y auxiliares), aunque el objetivo es contar con asesores para poder incluir a trabajadores de Atención Primaria.

"Es una acreditación externa de una organización muy importante, pero también muy exigente, es muy difícil conseguirlo. Es un proceso que puede tardar años y que necesita la implicación de todos los profesionales", explica Silvia de León, doctora en Ginecología y Obstetricia y presidenta de la comisión de lactancia materna. El procedimiento también requiere una dotación económica que deberá consignarse en los presupuestos de 2017, previa presentación de un proyecto, para sufragar los cursos de formación y las tasas de las auditorías que realiza la IHAN a los centros que aspiran a obtener las certificaciones (hasta cuatro, dependiendo del nivel de excelencia).

"Cuando auditan, lo mismo se pueden centrar en una auxiliar de paritorio que en el jefe de servicio, por eso es imprescindible que todos los profesionales sepan cuál es su función", señala De León. La iniciativa de la OMS y de Unicef establece políticas muy estrictas con respecto a la restricción de biberones -sólo puede ser pautado por médicos- o de elementos como los chupetes o las tetinas, "muy extendidos" en la asistencia sanitaria en el complejo.

"Tenemos que hacer una labor de concienciación, no sólo hacia las familias, sino también hacia los propios profesionales. Las encuestas de satisfacción de los pacientes reflejan que uno de los puntos en los que más fallamos es en la falta de apoyo en la lactancia materna. De las registradas en los últimos años, sólo el 40% de las madres se va del hospital con lactancia materna exclusiva. Es un dato muy bajo. Muchas terminan pidiendo el biberón por no encontrar una solución", relata.

Para hacer frente a este desconocimiento, el grupo de trabajo del Materno Infantil ha elaborado dos guías de lactancia. La primera está dirigida a los profesionales y recoge las medidas para dispensar una atención adecuada en urgencias, en el paritorio y en planta. "Todas las mujeres tendrán que haber hecho una toma antes de poder subir a planta y en las plantas se va a registrar que en cada turno al menos una enfermera o auxiliar evalúe las tomas y de intentar quitar los biberones y todos aquellos elementos que interfieran con la lactancia materna", apunta la doctora. Tras el alta, se les remitirá a grupos de apoyo y a Atención Primaria y se les dará herramientas, entre las que se incluyen referencias de páginas web o los perfiles que la comisión ha creado en las principales redes sociales ( Facebook y Twitter), para poder consultar las dudas que surjan.

La segunda guía está destinada a los familiares y contiene información básica sobre la lactancia y los problemas más frecuentes. "Influye mucho cuando una mujer viene con la idea de dar la lactancia materna a cuando no sabe, es mucho más difícil que abandone, por eso es importante que en las visitas a los ambulatorios antes del parto se protocolice este tema, que se aborde y que se les dé información", asevera De León, que insiste en la necesidad de ampliar el radio de acción hacia la Atención Primaria, ya que muchas lactancias fracasan "en el pediatra, en el control del niño".

Por otra parte, los días 2 y 3 de junio se impartirán cursos en el Hospital Insular para profesionales del Servicio Canario de Salud (SCS) con la finalidad de "crear una cultura de lactancia materna y acercarla a la sociedad".

'La generación del biberón'

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y con alimentación complementaria al menos hasta los dos años. Según la organización, esta práctica reduce el riesgo de padecer diabetes y cáncer de ovarios y de mama, protege contra la osteoporosis y aumenta las reservas de hierro, entre otros beneficios para las mujeres. Por su parte, los bebés alimentados con leche humana tienen menos posibilidades de sufrir obesidad y enfermedades autoinmunes y están más protegidos frente a las infecciones y alergias, la tos y resfriados o algunos tipos de cáncer infantil. A nivel emocional, "el vínculo entre la madre y el niño sienta las bases para el desarrollo de un adulto sano", añade la doctora De León.

"La mayoría de los miedos y preocupaciones tiene que ver con motivos culturales. Las madres de las madres de ahora pertenecen a la generación del biberón. Existe mucho miedo a no hacerlo bien, a no alimentar al bebé adecuadamente, a no tener la suficiente leche, a que no crezca... Esas son las dificultades al inicio. Luego, cuando surgen dolores, con el agarre. Si no se corrige y no se aborda, son problemas que llevan a la madre a destetar precozmente", sostiene la presidenta del comité, que advierte de que en ocasiones son los propios profesionales los que "alientan" a las madres a "no complicarse la vida, dejar la lactancia y pasar al biberón" cuando se manifiestan circunstancias adversas. "Por eso es importante concienciar, no intentar ir por la vía más rápida, sino ayudar". 

A ello se le añaden los condicionantes laborales, ya que los permisos de maternidad son inferiores al periodo de lactancia materna exclusiva que recomienda la OMS, una situación que se complica cuando se amamanta "a demanda".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha