¿Por qué es tan caro llenar el tanque de gasolina en El Hierro, La Gomera y La Palma?

Repostaje en Canarias. / FOTO: INFORME TRÓPICO

Karen Estévez


0

Llenar el depósito del coche en alguna gasolinera de El Hierro es darse un lujo. “Antes lo hacías con 40 euros y ahora llega a 70”, se lamentaba un vecino de Valverde. Su isla es la que tiene el carburante más caro de todo el Archipiélago y la única en la que no se puede buscar un precio mejor: solo hay tres gasolineras Disa (El Pinar, Valverde y Frontera) y las tres venden el litro de gasolina al mismo precio. La 95, por ejemplo, está a 1,707 euros, según datos del Ministerio de Transición Ecológica recabados el 27 de abril.

La comparación con el resto de islas es abismal. De hecho, en Tenerife se encuentra una de las estaciones más baratas de toda Canarias, casualmente una Disa, ubicada en El Mayorazgo, allí el litro llegó el pasado miércoles a 1,319 euros. Así las cosas, los que llenaron el tanque en la isla del meridiano la semana pasada pagaron más de 68 euros, los que lo hicieron en la isla capitalina, en cambio, apenas desembolsaron 52, sin contar en ambos casos los 20 céntimos por litro que subvenciona el Gobierno de España. 

¿A qué se debe esta diferencia? ¿Puede haber solución? ¿Por qué es más caro llenar el tanque en las islas verdes: El Hierro, La Gomera y La Palma? Todas esta preguntas han dado forma al capítulo número 13 de Informe Trópico, que lleva por título Repostar en las islas verdes y que ha sido emitido por la Televisión Canaria este domingo.

Canarias lleva ocho años registrando picos en la subida de los precios de la gasolina, una situación que se ha acentuado en los últimos meses, tras el estallido de la guerra en Ucrania. Es un hecho que el espectacular cambio en la factura se está dejando notar en los bolsillos de todos los isleños, pero especialmente en los de los residentes de las islas verdes. Aunque históricamente siempre han sido los territorios canarios con los precios más caros, lo de ahora es de récord, al punto de que ni la bonificación de 20 céntimos del Gobierno de España solventa el problema. 

Según Bernabé Rodríguez, consejero delegado de Disa Retail, la única compañía que opera en El Hierro y prácticamente en La Gomera y La Palma, el problema en estas islas es el volumen de negocio, los encajes para la distribución del combustible y el almacenaje. “En El Hierro, por ejemplo, con un camión cisterna se distribuye la gasolina a solo tres gasolineras, en Tenerife ese mismo camión distribuye a 10 o 15”, expuso. Recordó también que en la isla del meridiano no hay más gasolineras por el mismo motivo por el que “no hay un Mercadona o un Carrefour”, por su falta de mercado. 

Los combustibles tras el final de la refinería y el problema del almacenaje

Para comprender mejor qué ocurre en las islas verdes con el combustible, Alejandro R. Roque, CEO de CanaryPort Services, explicó en Informe Trópico que Canarias necesita anualmente siete millones de toneladas de combustible y hasta 2013, que existió la refinería, la mitad se importaba como crudo y la otra mitad como producto refinado. “La refinería se usa ahora como parque de almacenaje”, señaló. 

En estos momentos, las islas cuentan con cuatro principales importadores: Cepsa, Disa, BP y Repsol, y se cuenta con unas 450 gasolineras, una por cada 4.700 habitantes. Disa es dueña del 40% de las estaciones en las islas, desde que compró Shell en 2004, y es la única empresa con instalaciones logísticas en cada una.

“Una cosa que Canarias tenía que haber adaptado cuando dejó de tener su refinería era el fomentar el almacenaje con empresas independientes”, criticó Roque. Pero esto no se hizo. 

Según explicó el CEO de CanaryPort Services, actualmente la Ley de Hidrocarburos contempla que, para que haya la mayor competencia posible en el mercado, “deben existir máximos y mínimos de almacenaje, así como permitir el acceso al estocaje que queda libre para pequeñas empresas, si no lo usan las propietarias del tancaje”. No obstante, es complicado para una comercializadora pequeña (unas 27 en Canarias) acceder a ese tancaje y poder importar su producto directamente, “ya que todo pertenece a las cuatro empresas que son comercializadoras y tienen sus propias estaciones”.

Disa, ¿un monopolio en las islas verdes?

Si Disa tiene el 40% del negocio en Canarias y es la única que controla la venta y el almacenaje del combustible en El Hierro y prácticamente en La Gomera y La Palma, ¿es la compañía un monopolio? Para Juan Luis Jiménez, profesor de Análisis Económico aplicado de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y autor de informes sobre los carburantes en las islas verdes, la respuesta es sí: “Disa actúa como monopolio”, subrayó en Informe Trópico.

“Hay un grave problema de competencias sobre los hidrocarburos en Canarias”, arrancó. La liberalización del mercado de carburantes “no necesariamente conlleva un resultado positivo para la sociedad, si ello no viene acompañado de una buena política de defensa de la competencia”, matizó.

Canarias ha sido siempre un mercado liberalizado, es decir, siempre ha habido diferentes empresas de carburantes operando en las islas. “Lo que ha sucedido en los últimos tiempos en algunas es que se ha pasado a un monopolio privado de Disa, al menos en La Gomera y El Hierro, y con un alto poder de mercado en el resto”, expuso Jiménez.

No lo ve así Bernabé Rodríguez, consejero delegado de la compañía, que apunta a un problema de volumen de negocio en estas islas para justificar la falta de competencia.

Según un informe elaborado por Jiménez, en el que se analizan datos de 2006 a 2019, antes no se argumentaba un problema de demanda. “Hay que tener en cuenta la capacidad de almacenamiento en cada una de las islas. Esa capacidad es del 100% de Disa en La Gomera y El Hierro. Si uno se va a los precios que cobra Disa a otros operadores por almacenar en sus tanques se da cuenta de que, en El Hierro, se les cobra entre cinco y seis veces por encima de lo que cuesta hacerlo en Lanzarote o Fuerteventura. Una única empresa es la dueña de ese activo, por lo que se dificulta la entrada de nuevos operadores”, explicó. 

Para Juan Luis Jiménez, la única solución pasa por mejorar la competencia en esos mercados y que aparezcan nuevos actores. “Cuando hay una competencia efectiva, los precios caen. Entre 2006 y 2019, en Tenerife aumentaron los precios un 30%, mientras que en El Hierro, el incremento fue del 68%”, sentenció.

En contraposición, el consejero delegado de Disa Retail, explicó que en Canarias “nunca ha habido monopolio”. “El sistema de monopolio acabó en 1927. Luego vinieron los precios máximos, hasta 1990, entonces no había problema, en aquella época había una compensación de las islas mayores con las menores. También había ayudas y subvenciones al transporte de combustibles, y era obligado que el que se quisiera instalar en Canarias, al menos lo tenía que hacer en cinco islas”, desveló.

Para Rodríguez, “Disa nace con la vocación de suministrar a todos los canarios. Llegamos a todas las islas y a todos los pueblos. Una compañía grande se va a los grandes mercados, no tiene interés por las estaciones que venden menos de 100.000 litros”, concluyó en Informe Trópico.

En el programa, la consejera de Economía, Empleo y Conocimiento, Elena Máñez, desveló que el Gobierno de Canarias ha pedido a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia un expediente de investigación para comprobar si Disa mantiene o no una posición dominante del mercado de hidrocarburos en las islas menores. 

Soluciones son subvenciones

Rodríguez apunta dos soluciones para el problema de los precios del combustible en las islas verdes: volver a las subvenciones y ayudas, y cambiar la ordenación de la fiscalidad sobre el impuesto de los carburantes. “De la misma forma que Canarias tiene una fiscalidad diferente a la península, y eso hace que Canarias pague el carburante más barato de toda España, de esa forma podría haber un segundo escalón para las islas verdes”.

Las pretensiones del consejero delegado de DISA Retail chocan con la realidad, y es que la Unión Europea prohíbe las ayudas a las empresas que se dedican a este sector. Además, explica Elena Máñez, cualquier ayuda al sector “resultará incompatible con las que ya está dando el estado”.

Las low cost en Canarias

En 2013, una gasolinera low cost irrumpió en Canarias: Océano, una estación de servicio que pretende competir con las multinacionales y expandirse. Esto, según la gerente de la compañía, Elsa Molina, se consigue “nadando contracorriente” y buscando diferenciarse del resto. “Nosotros tenemos un gran servicio en pista en todas nuestras gasolineras y, además, nuestro producto es el más rentable de Canarias”, afirma. 

Hoy Océano Combustible cuenta con ocho gasolineras propias y dos abanderadas, una de ellas en La Gomera. “En las islas menores no podemos tener almacenaje propio, porque lo tiene Disa”, se queja. Lo que viene a encarecer sus precios. No obstante, aún ofertando un servicio en pista mejor y pagando a la multinacional por almacenar su producto, Océano vende la gasolina más barata de la isla colombina. 

El futuro es de hidrogeno verde

“El hidrógeno verde es una solución global que nos va a permitir descarbonizar todos los sectores”, anunció Javier Brey, de la Asociación Española del Hidrógeno, en Informe Trópico

Así las cosas, este recurso natural renovable, que se produce por la electrólisis del agua, se plantea como solución al problema de la crisis de los hidrocarburos. Según Brey, “desde el punto de vista tecnológico, el hidrógeno verde ha llegado a su madurez tecnológica”.

En España, explicó el experto, “tenemos un excelente recurso natural para producir energía, gracias a la eólica y la solar, lo que va a permitir no solo producir energía eléctrica sino también convertirla en hidrogeno renovable”.

Sin embargo, Roque Calero, experto doctor en Ingeniería Mecánica de la ULPGC, afirmó en Informe Trópico que “el hidrógeno verde está en sus inicios, con un uso incipiente y en fase de investigación y desarrollo”. Mientras tanto, añadió, “hay que apostar por otros sistemas” .

 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats