elDiario.es Cantabria Opinión y blogs

Sobre este blog

Legado Cantabria es un proceso de construcción de la memoria oral a través de las historias de vida de las personas mayores. Tiene como objetivo poner en valor las experiencias, el éxito de la longevidad y el arraigo en el territorio. Participan personas mayores de 70 años que relatan su experiencia vital para ponerla a disposición de las generaciones actuales y venideras.

Este blog recoge en elDiario.es los testimonios audiovisuales que integran el Proyecto Legado Cantabria, impulsado por el Patronato Europeo de Mayores (PEM) y UNATE, La Universidad Permanente.

Helga Brückel: la alemana que nació en plena II Guerra Mundial y vio terminar la dictadura franquista

Sobre este blog

Legado Cantabria es un proceso de construcción de la memoria oral a través de las historias de vida de las personas mayores. Tiene como objetivo poner en valor las experiencias, el éxito de la longevidad y el arraigo en el territorio. Participan personas mayores de 70 años que relatan su experiencia vital para ponerla a disposición de las generaciones actuales y venideras.

Este blog recoge en elDiario.es los testimonios audiovisuales que integran el Proyecto Legado Cantabria, impulsado por el Patronato Europeo de Mayores (PEM) y UNATE, La Universidad Permanente.

Nacer en Berlín en enero de 1939 no es lo que se puede decir afortunado, pero escuchar a Helga Brückel Pesch casi que hace pensar lo contrario. Ella recuerda con bastante nitidez, quizá por lo traumático de los hechos para una niña, los bombardeos y las noches en un sótano de su ciudad. De hecho, tiene claro que su inconformismo infantil fue lo que le hizo a su madre enviarla a un refugio para niños “donde sí que se podía dormir toda la noche”.

Sin embargo, en cuanto cumplió los cinco años la situación comenzó a empeorar, y su progenitora decidió irse porque ya ni el refugio era garantía de seguridad en una Alemania en la que la violencia era algo habitual. Y huyeron a una casa antigua de su abuela, cerca de Frankfurt, aunque reconoce que su madre sí que iba “de vez en cuando” a Berlín a ver si el piso se mantenía aún en pie: “Tuvimos suerte”, afirma Helga antes de confirmar que su vivienda “aguantó” la guerra.

Descubre nuestras apps