La portada de mañana
Acceder
Transición Ecológica dinamita el negocio de los clubes náuticos
Trabajo plantea responsabilidades penales por no cumplir la Ley Rider
Opinión – Recúrreme otra vez..., por Elisa Beni

Julio ha sido el más seco y el segundo más cálido en 61 años en Cantabria y con récord de insolación

Pantano del Ebro.

El pasado mes de julio el más seco de los últimos 61 años en Cantabria y el segundo más cálido en la región, que ha registrado un récord de insolación, según el avance climatológico de la Delegación Territorial en Cantabria de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Así, julio ha sido muy cálido a escala regional, con una temperatura media mensual de 19,9 grados, que son 2,1 grados por encima del valor medio esperado. De hecho, ha sido el segundo julio más cálido de la serie 1961-2022 después del de 2006.

Las temperaturas máximas alcanzaron un valor medio mensual de 26,3 grados, 3,1 grados por encima del valor esperado de julio, el valor más alto de la serie 1961-2022.

Además, fue extremadamente seco en el conjunto de la región, donde se recogieron 11 litros por metro cuadrado de precipitación en el promedio regional, lo que equivale a un 22% del valor medio esperado en el mes. Algunas tormentas de efecto local suavizaron el calificativo de las comarcas del Ebro.

Este mes de julio ha sido el más seco en promedio regional del periodo 1961-2022, y el segundo más cálido registrado en ese mismo intervalo después de julio de 2006. Sin embargo, atendiendo a las temperaturas máximas, este mes ha alcanzado el registro más alto en ese mismo periodo: la media de las temperaturas máximas diarias se ha situado en 26,2 grados, tres grados por encima del valor medio esperado, lo que supera en 0,8 grados el récord anterior de julio de 2013.

La escasísima precipitación caída se recogió el día 3, principalmente asociada con tormentas, y a lo largo de la tercera decena, en cantidades muy pequeñas, con la llegada del extremo de algún frente muy debilitado.

Las temperaturas se mantuvieron en torno a los valores normales hasta el día siete, y subieron después de forma continuada hasta el día 17. A partir del día 10 se alcanzaron los 30 grados de temperatura máxima casi de forma generalizada en toda la región, salvo en la franja costera, repitiendo máximos por encima de ese valor varios días consecutivos hasta el 19. En la última decena las temperaturas se mantuvieron en torno a lo normal o ligeramente por encima.

En este periodo de altas temperaturas se han superado las máximas registradas hasta la fecha en Cantabria, que han llegado hasta 43,5 grados en la estación de Terán de Cabuérniga.

Otros valores récord para las respectivas series son los 43 grados de Tama; 42,9 de San Felices de Buelna-Tarriba; 42,4 de Ramales de la Victoria; 42,5 de Villacarriedo; y los 38,8 de Soba-Alto Miera, entre otras estaciones.

Aunque la duración del episodio de calor ha sido comparable al de agosto de 2003, el más largo hasta la fecha, el de este julio de 2022 ha superado los valores máximos que se registraron entonces.

El mes pasado se contabilizaron 286 horas de sol en Santander-Parayas, el valor más alto alcanzado en julio desde que se iniciaron los registros en 1976.

El viento sopló en torno a lo esperado según los datos registrados en Santander-Aeropuerto, donde recorrió 7.875 kilómetros. Sopló con especial intensidad el día 17, cuando superó los 90 kilómetros por hora en Tresviso.

Además se registraron 1,248 descargas procedentes de rayos en seis días de tormenta. El día 17 fue el que registró mayor actividad eléctrica, con 400 descargas.

Por lo que se refiere a los valores extremos en julio en Cantabria, la temperatura máxima más alta fueron los 43,5 grados en Terán el día 17; y la mínima más baja los 0,9 grados en Nestares el día 1.

La máxima precipitación recogida en 24 horas ascendió a 8,2 litros por metro cuadrado el día 3 en Fuente Dé; mientras que la racha máxima de viento alcanzó los 97 kilómetros por hora el día 17 en Tresviso.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats